pistonudos.com

Contacto: Suzuki Baleno 1.0 y 1.2 SHVS

El Baleno reemplaza al Swift. Los ingenieros han ganado espacio donde han podido, recortando en la parte delantera y ampliando en batalla y voladizo trasero. Es un dise√Īo con personalidad, sin estridencias, ni est√° recargado. Los grupos √≥pticos no son exagerados ni con formas rimbombantes, ni parece que las aristas van a seccionarnos las venas al rozar el coche en un aparcamiento estrecho. Tampoco tiene pinta de coche econ√≥mico.

En la toma de contacto he probado tanto el tricilíndrico (1.0 Boosterjet 111 CV) como el semihíbrido (1.2 Dualjet SHVS 90 CV), ambos de gasolina. El Baleno no tiene motores diésel, ni los necesita, los consumos son muy contenidos y no paga impuesto de matriculación en ninguna versión. En cuanto a equipamiento, ambos eran tope de gama, GLX.


Peque√Īo por fuera y grande por dentro

El Suzuki Baleno es m√°s peque√Īo que Clio, Corsa e i20, pero es el que tiene mayor longitud de cabina (2.635 mm), salvo el i20, que tiene 5 mm m√°s. Respecto al Swift, gana 18 mm de espacio en el habit√°culo. En cuanto al maletero, tiene el mejor del segmento: 355 litros incluyendo el hueco bajo la bandeja. Supera al Fabia por 25 litros, y empata con el Honda Jazz. Por eso es competitivo con coches de segmento C.

Encontraremos cinco cómodas plazas, donde cinco adultos pueden encajarse con mucha dignidad, ya que hay espacio para las piernas en abundancia, y está bien aprovechado en anchura. Eso sí, en las plazas traseras, considero que 1,8 metros de alto es el máximo para ir cómodo, y en la plaza central, alguien de 1,7 metros va en el límite (por la posición del reposacabezas). Más de lo que uno espera en este segmento. La plaza central trasera es más cómoda de lo normal al no tener un respaldo abatible.


El dise√Īo no parece excesivamente moderno, es un poco m√°s atemporal. Si bien tiene una calidad de acabados muy decente, y los pl√°sticos tienen buen aspecto, no termin√© de sentirme c√≥modo al volante. Me pareci√≥ que el reposapie y los pedales me quedaban muy cerca, y ten√≠a la necesidad de separar el asiento. Aunque el volante se ajusta en altura y profundidad (solo GLE), ten√≠a que elegir entre tener menos sitio para las piernas, o llevar los brazos m√°s estirados. Mi compa√Īero de prueba, de 1,8 metros, no tuvo esa sensaci√≥n. Depender√° de c√≥mo est√© hecho cada uno, supongo.

Compensar√© la falta de fotos propias del interior con las de prensa, que nos permiten ver las diferencias entre los distintos acabados, no es lo habitual. El modelo b√°sico, GL o GLE, tiene un interior un poco m√°s habitual de modelos de 2010, aunque existe uno a√ļn m√°s b√°sico que no veremos en Espa√Īa. El del GLE parece m√°s de esta √©poca, con una gran pantalla t√°ctil de 7″ a todo color. Es totalmente sim√©trico, no arriesga, pero tampoco hace falta.

El tablero de instrumentos puede ser de dos tipos en Espa√Īa. El ordenador de a bordo puede representar sus informaciones en una pantalla central monocroma de 4,2″ (GL, GLE), o a todo color (GLX). En pleno 2016 me choca que haya que manipular el ordenador, que tiene muchas funciones, con varillas que sobresalen de los instrumentos. Es el tipo de detalles que empeora el conjunto, pero que en costes tiene soluci√≥n r√°pida y barata.

Los botones no son excesivos, ni escasos, y casi todo se encuentra en un vistazo

En el modelo más equipado, el volante tiene mandos en la parte izquierda para el sistema de sonido, y en la parte derecha para limitador/regulador de velocidad, así como los controles del control de crucero activo por radar (sí, en un segmento B). El teléfono móvil se controla con tres botones situados a las 7, si imaginamos el volante como un reloj. Viene con cuero en todos los casos.


El climatizador monozona es muy fácil de utilizar, viene de serie en el modelo superior, los GL y GLE tienen aire acondicionado con controles manuales. También encontraremos en el alto de gama botones para la calefacción de los asientos delanteros, detrás del freno de mano, nada visibles en marcha. Bajo el climatizador tiene una toma de mechero, conector USB y auxiliar, y hay otra toma de mechero en la parte trasera, con su correspondiente portaobjetos.

La tableta integrada tiene conectividad ampliada con teléfonos iPhone, mediante Apple Carplay

Dispone de varios huecos para dejar objetos. Con tapa dispone de la guantera convencional, con poco espacio √ļtil si llevamos manuales y documentaci√≥n, y el cofre central, que sirve para unos pocos CD y dos paquetes de tabaco (aproximadamente). En frente del cambio tiene dos huecos, uno preparado para bebidas o tel√©fonos m√≥viles, y otro de uso m√°s general. No tienen mal aspecto ni a la vista, ni al tacto. A la altura de la rodilla del conductor hay otro hueco m√°s. En las puertas caben botellas de m√°s de un litro de capacidad.

Termino esta sección con el maletero. El Baleno tiene la boca de carga un poco elevada, y cuenta con mucho espacio. Por encima de la bandeja, que no está enrasada con la boca de carga, caben 320 litros, por lo que caben 35 litros debajo. En los laterales dispone de otros dos huecos, dispone de iluminación y de un gancho para bolsas. La bandeja superior del maletero es rígida y desmontable. Si abatimos los asientos, dispondremos de un máximo de 1.085 litros. No está mal para no llegar a 4 metros.


Unos motores sorprendentes, un comportamiento conservador

En primer lugar me puse al volante de un 1.2 Dualjet SHVS, que es el √ļnico semih√≠brido que existe en el mercado con cambio manual, despu√©s de que se fuese el Honda CR-Z. Se conduce exactamente igual que el 1.2 Dualjet, la potencia es la misma, y no hay que hacer nada en especial. El sistema h√≠brido reduce el consumo, pero no aporta nada a nivel de prestaciones (0-100 km/h en 12,3 s y 180 km/h de punta), y la potencia declarada es la misma. Ojo, el semih√≠brido es 10 mm m√°s bajito, y tiene 10 mm menos de altura libre.

Tiene un peque√Īo motor el√©ctrico que aporta 3,7 CV de potencia, el coche es un poco m√°s √°gil a baja velocidad, y siempre es asistencia del motor de gasolina, nunca mueve el coche por s√≠ mismo. La energ√≠a para alimentarlo se almacena en una compacta bater√≠a de litio bajo el asiento del conductor, donde caben 0,38 kWh. El peso que a√Īade el sistema h√≠brido es rid√≠culo, 12,3 kg. En los Honda IMA, las bater√≠as son m√°s grandes y pesadas, pero la capacidad √ļtil es muy similar.

En otras palabras, no me dicen que es semihíbrido, y solo me habría enterado por los gráficos del ordenador y el bajo consumo

El consumo mostrado por el ordenador se mostr√≥ por debajo de lo normal en todo momento, muy competitivo con un di√©sel, e incluso los semih√≠bridos que vend√≠a Honda o el Toyota Yaris Hybrid. Es m√°s, el Toyota usa una tecnolog√≠a que a√Īade m√°s peso, el beneficio neto es m√°s apreciable en el Baleno, obviando la posibilidad de rodar con consumo cero. Conduciendo «cuesta arriba» y tras haber subido el puerto de Galapagar con alegr√≠a, gast√≥ 4, 6 l/100 km de gasolina, muy poco a tenor de las circunstancias. Tras cogerlo mi compa√Īero y darle m√°s candela, 5,4 l/100 km. Este homotor homologa 4 l/100 km, dos d√©cimas menos que el atmosf√©rico normal (1.2 Dualjet).

En el segundo turno, cayó el tricilíndrico de gasolina, que es el modelo más prestacional de la gama al tener turbo: 0-100 km/h en 11,4 s y punta de 200 km/h. Se nota marchoso, sube de vueltas con alegría, y el consumo es también contenido. En un recorrido fundamentalmente por autovía, y haciendo uso del control de crucero activo, se conformo cón 4,5 l/100 km, exactamente lo que homologa. Tened en cuenta que el control de crucero está frenando y acelerando en función del tráfico, y eso aumenta el gasto.

Soy un anti-tricilíndrico empedernido, pero en el segmento B lo puedo entender y hasta justificar. El motor no está mal equilibrado, y tiene un sonido cachondo. Otra cosa es pasar lo mismo en un coche que cuesta el doble, ahí sí que ya no. El coche pesa muy poquito (no llega a 1.000 kg en orden de marcha en cualquier versión) y los 111 CV mueven el conjunto con marcha. El 1.0 SIDI del Opel Corsa me sigue pareciendo la referencia del segmento, pero este no se queda precisamente lejos. Con cambio automático anda un poquito más (0-100 km/h en 11 s) pero gasta 0,4 l/100 km adicionales.

El 1.2 Dualjet es un cuatro cilindros atmosférico con inyección multipunto, tecnología archiprobada

En cuanto al comportamiento, tiende a ser subvirador, balancea un poco, y no digiere bien las curvas «al ataque». Los neum√°ticos empiezan a ceder en agarre antes de lo esperado, y agradece un trote m√°s tranquilo. La direcci√≥n no es todo lo precisa que deber√≠a -aunque en este segmento es lo que hay- pero est√° en la media. En cuanto al tacto de los pedales, no not√© que el semih√≠brido frenase distinto aunque la bater√≠a estuviese a tope, s√≠ lo apreci√© en Honda Insight o Toyota Yaris HSD (aunque tardan m√°s en llenarlas).

Así queda la gama Baleno

El modelo b√°sico, GL, viene con llantas de chapa de 15″, sensor de luces, elevalunas el√©ctricos delanteros, retrovisores el√©ctricos calefactados, volante de cuero con mandos, Bluetooth, aire acondicionado, radio-CD/MP3 con seis altavoces, conexiones USB y auxiliar, luces diurnas LED, ordenador de a bordo, reposabrazos central y la dotaci√≥n est√°ndar de seguridad (seis airbags, TPMS, ESP, etc).

El GLE es lo mismo, pero con llantas de aleaci√≥n de 16″

El modelo GLX, el m√°s interesante, a√Īade cromados, faros antiniebla, lunas tintadas, elevalunas el√©ctricos traseros, ordenador con pantalla a color, pantalla t√°ctil de 7″, c√°mara trasera, navegador, arranque por bot√≥n, climatizador monozona, control de crucero con radar, frenada autom√°tica, calefacci√≥n en asientos y luces LED integradas en el faro. No hay opcionales, lo t√≠pico en marcas asi√°ticas, al menos hay nueve colores para elegir.

Hablemos de vil metal. El 1.2 GL está por 12.655 euros aplicando promoción. Por encima está el 1.0 GLE, por 13.755 euros. Los topes de gama, GLX, se quedan a tiro por 15.255 euros para el 1.2 SHVS, 15.555 euros para el tricilíndrico, y por 1.500 euros más lo mismo con cambio automático de seis velocidades. El resto de los Baleno son manuales de cinco, pero con las marchas bien escalonadas. Los precios bajan 1.000 euros más si se financia la operación, y otros 750 euros de rebaja si se cumplen las condiciones del Plan PIVE.

Audio vídeo Contacto: Suzuki Baleno 1.0 y 1.2 SHVS
A√Īade un comentario de Contacto: Suzuki Baleno 1.0 y 1.2 SHVS
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.