El Fiat 500 NO es un icono de estilo o diseño.

Los orígenes del Fiat 500

Para los más jóvenes nacidos en la era digital y el "todo y ahora" es difícil imaginar el escenario en el que nació lo que es, como el Coliseo y los canales de Venecia, un símbolo de Italia en el mundo.

Mientras que los monumentos a menudo tienden a ser construidos con la grandiosidad en mente, el 500 nació con propósitos muy diferentes. Este pequeño coche alcanzó la grandeza y la fama, podríamos decir, con el consentimiento de muchos.

El 500 nació en 1957, Italia acababa de salir de la fase de reconstrucción de la posguerra y el auge económico ni siquiera fue soñado por el economista más optimista.

Debido a la mala situación económica y a la falta de infraestructuras, los italianos se desplazaban principalmente sobre dos ruedas. La necesidad era la madre de otros iconos como la Vespa y la Lambretta. Dedicaremos un artículo a estos otros dos iconos italianos y por ahora nos concentraremos en un vehículo de cuatro ruedas.

Los italianos no necesitaban la grandeza, el lujo y la opulencia de los monumentos y edificios que poblaban sus ciudades. Lo que necesitaban era un medio sencillo para desplazarse al trabajo y viajar con su familia.

Este medio fue inventado por un tal Dante Giacosa que, sin haber diseñado coches, habría creado el Ikea italiano dada la simple eficiencia y parsimonia funcional presente en sus proyectos.

De un producto para las masas a un icono del estilo de Italia

Hoy en día mucha gente que mira a los 500 piensa en la Bella Vita, el diseño y el estilo de nuestra península. Los que aprecian los coches también desde un punto de vista conceptual/de ingeniería como productos en vez de como simples piezas de exhibición imaginan mucho más.


Lo que me viene a la mente es otra virtud itálica, la de la frugalidad y el ingenio. Desde todo punto de vista, el 500 expresa la capacidad de nuestra gente para saber cómo ingeniarse y ponerse a trabajar creando productos funcionales en condiciones dramáticas donde otros simplemente dirían: "No es posible".

Con este artículo queremos presentarles los 500 a 5 simples detalles que probablemente ninguna revista de automóviles o de diseño conoce o considera interesante compartir; prefiriendo en cambio la enésima cronología de modelos tan interesantes como irrelevantes para el éxito de este pequeño gran automóvil.

1- El techo

Cualquiera que se suba a un 500 primero se da cuenta de que hay un techo solar de lona y pregunta: "¡Genial! ¿Tienes la versión convertible?"

Tenemos que volver al contexto de pobreza económica industrial en el que nació el 500. En su opinión, ¿qué diseñador, por no hablar del genio Giacosa, habría propuesto una elección puramente estética para un coche popular?

Bueno, la razón por la que cada 500 (añada) que se ha producido tiene un techo solar es que la lona cuesta menos y pesa menos que el acero. En condiciones de escasez, el precio del acero se había disparado, impactando fuertemente en el costo de los autos nuevos.

Cada corte del precioso material permitió que el ahorro se transmitiera al cliente final. Además, como también había escasez de gasolina, menos peso significaba menos consumo y menos gastos de funcionamiento para las familias de la época.


2- La forma

Cuando pensamos en las curvas del icónico italiano, imaginamos a un diseñador con cuello de tortuga que pasa horas diseñándolo aspirando a ganar un concurso de belleza. La forma del 500, que desde arriba se parece a la de un huevo, sigue siendo dictada por la necesidad racional y no por el diseño.

La curvatura que recorre todos los lados actúa como un refuerzo de la carrocería porque, con las láminas de la época, una superficie perfectamente lisa habría sido débil.

La forma ovalada es, en cambio, un primer intento de incorporar la aerodinámica al coche de un pueblo, una característica que hace que el piloto de F1 gane y ahorre combustible para millones de conductores.

3- La explotación del espacio

Es fácil subirse a un vintage 500 y exclamar "¡Qué incómodo, no hay sitio!" cuando los coches pequeños modernos con el mismo número de pasajeros son el doble de grandes.

Podemos tomar uno de los coches modernos ya inteligentes, el Smart, como comparación. Junto a un viejo 500, de ser la migaja de la carretera el biplaza alemán parecerá un camión.

La dificultad de diseñar coches pequeños es que tienen que hacer todas las cosas que hace un coche más grande pero con menos potencia, menos espacio y menos gasto.

Al diseñar el 500, Giacosa tuvo que tener en cuenta que la familia italiana media de la época tenía 3 hijos.


El espacio ciertamente no faltaba. Por pequeño que parezca, este coche de los 50 alberga a 4 adultos, con una huella en la carretera más parecida a la de un quad que a la de un coche real.

4- "La" suspensión

Lo has leído bien, no nos equivocamos. En el diseño de la 500 Giacosa se ha recortado todo lo que no era necesario, incluyendo una de las suspensiones. ¿Por qué instalar una suspensión de ruedas cuando podrías instalar una sola entre las ruedas? Esto permitió un mayor ahorro de materias primas, un menor precio y peso.

Esta elección fue criticada en su momento como un déficit de diseño por muchos periodistas e ingenieros.

Uno de ellos, sin embargo, pensó que era una muy buena idea y la rehará en sus creaciones en los próximos años. Ese caballero era John Cooper, creador del Mini Cooper en 1959 (¡dos años después del lanzamiento de los primeros 500!).

5- Mantenimiento

Siguiendo el principio de que lo que no existe no puede romperse, el 500 demuestra una simplicidad automovilística que es inconcebible hoy en día. Varias funciones son realizadas por partes que irónicamente no existen.

Por ejemplo, la luz interior no existe como una pieza separada sino que está incorporada bajo el espejo retrovisor.

Cuando el compartimento del motor (en la parte trasera) está abierto, el propio motor parece aún más pequeño dado el espacio vacío que hay a su alrededor. Esto se debe a que cuanto más espacio libre haya, más fácilmente se podrá reparar el motor sin necesidad de reemplazarlo, desmontando directamente las piezas y reduciendo el número de horas de trabajo necesarias para el mantenimiento. Intenta hacer lo mismo con la misma versión moderna del 500 y luego hablaremos de nuevo.

6- Carisma

Hemos hablado con usted sobre la frugalidad, las dramáticas condiciones económicas y los ahorros. Entonces, ¿qué tiene que ver el carisma con esto? Giacosa seguía siendo italiano y, a diferencia de Ford o Porsche, tenía un sentido artístico digno de sus predecesores Da Vinci y Miguel Ángel.

El coche estaba destinado a una clientela popular, pero no tenía que parecer popular por esa razón. El diseño tuvo un éxito inmediato, ya sea por la simpatía que inspira o por las humildes exigencias de sus características. Quieres por el hecho de que se convirtió en el coche decasi todos los italianos y porque hizo malabares en el centro de la ciudad como una pequeña motocicleta.

Independientemente de lo que se quiera pensar del Fiat 500, su simplicidad sigue siendo capaz de sorprender a quienes tienen la curiosidad de descubrir lo que hay detrás del éxito de un producto primero de genio y luego de diseño.

  • Tamra B. Orr

    Pistonudos.com es creado por auténticos fanáticos del motor.Una web hecha para informar sobre las últimas novedades en coches, motos, eventos y también a nivel competitivo. Queremos compartir información de calidad y útil para todos los usuarios más apasionados, por eso hemos ampliado la web con distintos tips de mecánica.

Mira artículos relacionados!

¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.