Yamaha OX99-11, el primer coche con diapasones

Pero los nexos de unión de Yamaha con el mundo de las cuatro ruedas vienen de lejos, aunque no haya tenido productos con su propio logo. Para empezar, Yamaha está participada accionarialmente por Toyota, y ha colaborado en el desarrollo de motores atmosféricos de altas revoluciones para la marca nipona en numerosas ocasiones.

Bloques como el del 2000GT o el Hachiroku no habr√≠an sido posibles sin Yamaha dise√Īandolos. El motor del Lexus LFA tambi√©n recibi√≥ una buena dosis de I+D de la firma motocicl√≠stica, y hasta el programa de F√≥rmula 1 de Toyota recibi√≥ asesoramiento de ellos.



Yamaha lleva décadas colaborando en el desarrollo de motores para automóviles

Y no todo ha sido para Toyota. Yamaha tambi√©n vend√≠a motores «cliente» a la F√≥rmula 1, en una especie de respuesta a lo que Honda estaba logrando en el campeonato. De hecho, de ese banco de conocimientos de F1 es de donde bebi√≥ Toyota en su entrada en la categor√≠a.

Tambi√©n vendi√≥ Yamaha el dise√Īo del motor del XC90, el SUV de Volvo, cuyo V8, vital para las ventas en Estados Unidos, fue concebido por estos excepcionales nipones, famosos en el mundo de las dos ruedas por su saber hacer en chasis (qui√©n no conoce la palabra Deltabox entre los moteros), y tambi√©n por sus innovadores dise√Īos en el calado de los cig√ľe√Īales de sus motores de cuatro cilindros.

Pues bien, viajemos este fr√≠o s√°bado un poco al pasado. A finales de los a√Īos ochenta Honda dominaba el mundial de F1 con sus propulsores. Entre 1986 y 1991 la firma nipona lograr√≠a todos los t√≠tulos de constructores acompa√Īada de diversas escuder√≠as.

Yamaha tenía envidia. Quería dar luz a su nombre y demostrar su saber hacer. Así, ideo un programa completo como motorista de Fórmula 1. La idea pasaba por crear motores en Reino Unido, y para capitalizar esta inversión en el Gran Circo, hacer también un superdeportivo derivado completamente de tecnología de F1.


West Zakspeed Yamaha en «plena ebullici√≥n» en 1989

La primera temporada de Yamaha en F1 fue en 1989 con el motor OX88, con un resultado muy decepcionante: sólo en dos ocasiones los coches de Zakspeed con esta mecánica se lograron calificar. Tras un 1990 desaparecidos, en 1991 retomaban la competición en F1, y aprovechaban para relanzar su proyecto de superdeportivo empleando el nuevo motor OX99 de Fórmula 1 que equipaba entonces Brabham.

Hasta entonces, el tímido inicio de proyecto se había subcontratado a una firma alemana, que había propuesto un coche similar a un Grupo C, con chasis de aluminio remachado, pero la idea no entusiasmaba a Yamaha, que quería ver más tecnología de F1 en la máquina.

As√≠ se cambi√≥ al contratista, y se contrat√≥ a la firma de Milton Keynes IAD. Esta, tras diversas charlas con la gente de Yamaha, logr√≥ conceptualizar exactamente lo que quer√≠an: Un F√≥rmula 1 carrozado. En todo caso, a pesar de lo que cuenta la historia oficial, IAD no fue la √ļnica implicada. Y es que no es casualidad el parecido asombroso entre el Mazda 717C y el OX-99.

Yamaha, tras haber subcontratado a dos firmas europeas, tambi√©n decidi√≥ acudir a Mooncraft, el fabricante de coches de carreras que hab√≠a llevado a cabo los Mazda de Le Mans. All√≠ estaba Takuya Yura, que se encarg√≥ de perfilar el dise√Īo est√©tico y aerodin√°mico del coche, importando muchas de las ideas empleadas en el 717C de MazdaSpeed. En cierto modo, el OX-99 era un 717C «de calle», pero con motor de pistones en lugar de uno rotativo.


La idea del OX99-11 era crear un superdeportivo lo más próximo posible a un F1

As√≠ nac√≠an los primeros bocetos del OX99-11, un coche con un chasis en fibra de carbono y aramida, a diferencia del 717C (aluminio) con el conductor sentado en posici√≥n central, cual F1, y con el pasajero justo detr√°s de √©l, como copiar√≠a a√Īos despu√©s el Tramontana.

El motor, OX99 de Fórmula 1, se anclaba directamente al chasis, como elemento autoportante, usando la misma caja de cambios de seis relaciones transversal de la Fórmula 1 para dar la potencia a las ruedas posteriores.

El motor, de 3,5 litros, doce cilindros en uve a 72¬ļ con culata de cinco v√°lvulas (lo que Yamaha llama sistema Genesis), reduc√≠a su potencia hasta los 400 caballos para su uso civil, pero manten√≠a la capacidad de girar a m√°s de 10.000 rpm. En realidad, el motor no era origen Yamaha al 100%. Tal y como te contamos d√≠as atr√°s, en su inter√©s por entrar en la F√≥rmula 1, Yamaha adquiri√≥ el bloque de Judd para crear su propia culata de cinco v√°lvulas y venderlo como motor propio. Curiosamente, el mismo bloque ser√≠a empleado en el Mazda MX-R01 de Le Mans, por lo que la conexi√≥n entre OX-99 y Mazda iba desde la aerodin√°mica hasta el motor. Curioso, ¬Ņverdad?

La suspensi√≥n, tanto delantera como trasera, usaba soluciones de F1 tambi√©n, con dobles tri√°ngulos con brazos de perfil aerodin√°mico fabricados en acero al cromo molibdeno, soportando manguetas mecanizadas, y con conjuntos muelle-amortiguador «in-board» accionados por bieletas, para reducir tanto el arrastre aerodin√°mico como las masas no suspendidas.

Curiosamente, aunque el chasis era de materiales composite, la carrocería era de aluminio, trabajada a mano, lo que resulta especialmente elogiable dadas las complicadas formas de la misma.

Y es que todo el cuerpo del OX99-11 se había pensado por y para trabajar como un elemento aerodinámico, con un alerón delantero completamente funcional, y una trasera que cumplía funciones aerodinámicas también, extrayendo aire a alta velocidad del difusor posterior, y apretando el culo hacia abajo en su parte superior.

El interior parecía sacado de un caza de combate. El piloto quedaba cubierto por una carlinga, rodeado de relojes, todo con un toque muy racing.

¬ŅPrestaciones?

Yamaha prometía un 0 a 100 en menos de 3,5 segundos, camino de una velocidad punta de 350 km/h, y con pasos por curva por encima de 1G de aceleración centrípeta.

El coche se desarroll√≥ en apenas un a√Īo, entre 1991 y 1992, cuando fue presentado a la prensa. Para entonces se hab√≠an fabricado cuatro chasis. Tres de ellos se hab√≠an vestido con carrocer√≠as, uno para desarrollo, los otros dos para la presentaci√≥n a prensa. El cuarto chasis se hab√≠a dejado como unidad de muestra tecnol√≥gica (el de la foto de aqu√≠ abajo).

El fiasco del OX99-11 fue debido a la crisis económica de Japón de mediados de los noventa

La prensa se entusiasm√≥ con el OX99-11. Era lo m√°s parecido a montarse en un F1 hasta la fecha. Era r√°pido, cambiaba de direcci√≥n como si nada. Era ligero. El motor chillaba, literalmente, y era utilizable tambi√©n por debajo de lo que en la F1 se considera «el ralent√≠», las 6.000 vueltas en la √©poca.

Pero pronto las cosas comenzaron a torcerse. La firma encargada del desarrollo del coche, IAD, empezó a discutir por los costes del proyecto con Yamaha, y esta repatrió el proyecto a una de sus divisiones, que tenía que poner el coche en producción para 1993. Con el proyecto de F1 también en marcha, la división de competición no daba abasto para poder afrontar ambos desafíos tecnológicos al mismo tiempo.

Así, el proyecto sufrió un retraso, y ese retraso fue letal. La gran crisis económica de Japón pillaba a Yamaha con el proyecto a medias, y este quedaba congelado indefinidamente, hasta que la crisis pasara de largo. Pero para cuando eso fue una realidad, Yamaha había perdido el interés por hacer este coche.

Y as√≠ llegamos a 2013. De aquella experiencia nacieron contactos entre la gente de la firma de los tres diapasones y Gordon Murray, que dise√Īaba por entonces coches para McLaren. Murray tir√≥ de sus contactos para hablar con Yamaha, que se quiere meter tambi√©n en el mundo de la movilidad urbana sostenible.

As√≠ ha nacido el MOTIV. Es un proyecto radicalmente distinto al OX99-11, sin duda alguna. Pero tiene similitudes: est√° dise√Īado por un ingeniero brit√°nico, que hace uso de tecnolog√≠a derivada de la F√≥rmula 1, y equipar√° un motor de combusti√≥n interna (en su variante no el√©ctrica) de origen Yamaha y altas revoluciones para crear un producto espirituoso…

¬ŅLo mejor? A diferencia del OX99-11, planificado para costar lo que hoy ser√≠a m√°s de un mill√≥n de euros, el MOTIV promete costar menos de 10.000‚ā¨ si llega a los concesionarios. Eso s√≠ es democratizaci√≥n de la tecnolog√≠a de competici√≥n… Aunque qui√©n pudiera haberse quedado con uno de los tres √ļnicos OX99-11.

Artículo originalmente publicado en noviembre de 2013, recuperado para Pistonudos

Pistonudos.com es creado por aut√©nticos fan√°ticos del motor.Una web hecha para informar sobre las √ļltimas novedades en coches, motos, eventos y tambi√©n a nivel competitivo. Queremos compartir informaci√≥n de calidad y √ļtil para todos los usuarios m√°s apasionados, por eso hemos ampliado la web con distintos tips de mec√°nica.
Zastava Yugo, ¬Ņel peor mejor coche de la historia? ❯
A√Īade un comentario de Yamaha OX99-11, el primer coche con diapasones
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.