pistonudos.com

¿Son seguros los Rolls-Royce?

Antes de seguir adelante, quiero aclarar al lector despistado que para vender un coche en la Unión Europea ha de cumplir una normativa básica CEPE/ONU, donde se especifica -entre otras muchas cosas- qué nivel de seguridad debe tener. Eso es obligatorio, pasar EuroNCAP no lo es. ¿Qué es EuroNCAP? Un consorcio de autoclubes y empresas que publican calificaciones de seguridad para asesorar a la gente que quiera comprarse un coche, las siglas NCAP significan precisamente eso. No es un requisito, otra cosa es que le hayamos dado importancia durante los últimos 20 años.


Rolls-Royce es una marca perteneciente a BMW que construye en Inglaterra coches de los más lujosos del mundo. Esta marca puede hacer un coche totalmente al gusto de sus clientes, los únicos límites son la legalidad y la imaginación. Sí, se puede pedir un Rolls-Royce Ghost con un color de pintura que nadie haya usado jamás, tener cuero del mismo color que su ropa favorita de marca, portar un reloj que valga lo mismo que el coche, tener el techo decorado con una constelación de su gusto a base de LED, un minibar adaptado a botellas Moët Chandon, etc.

En otras palabras, Rolls-Royce fabrica obras de arte con forma de coche, se pueden conducir

Sin embargo, no todo el coche es arte único e irrepetible. Las carrocerías vienen hechas desde Alemania, a partir de las mismas planchas de acero, con soldadura hecha por robots y con algunos componentes estándar, como frenos o motor. Los artesanos se ocupan de todo lo que es el producto final, el look n’feel si nos ponemos pijos, pero su labor apenas influye en la seguridad o cuestiones de homologación. Existe un trabajo previo de certificación donde se han hecho pruebas por parte de laboratorios especializados, donde se genera material gráfico, telemetría de los dummies y la documentación necesaria para homologar.


Los Rolls-Royce se benefician de muchas de las tecnologías de BMW Group, aunque seguramente un Serie 7 disponga de más adelantos porque los ciclos de desarrollo y vida comercial no son los mismos. Es más, la Serie 7 de BMW se fabrica en números muchísimo más altos que los Rolls-Royce, aproximadamente se venden 10 Serie 7 por cada Rolls-Royce. Ambos vehículos son del segmento F, pero Rolls-Royce es un fabricante de lujo, BMW es más bien Premium, un escalón por debajo.

Debajo de estas líneas podemos ver un vídeo con pruebas de choque internas de BMW, las propias del desarrollo de un coche, que el fabricante hace para verificar que su ingeniería es la correcta y se logran los resultados esperados. Estos resultados están pensados para mejorar en mucho el mínimo legal exigido. Este metraje lo ofrece BMW porque quiere, nadie se lo exige, y forma parte de la comunicación a través de redes sociales. Hace 10-15 años solo se podía ver este material siendo periodista del motor, o si algún profesional del ramo lo hacía público. Posteriormente se hacen pruebas independientes para poderse vender, como ya he indicado previamente.

Ahora bien, si entramos en redes sociales de Rolls-Royce no vamos a encontrar nada remotamente parecido. Encontraremos vídeos de los artesanos trabajando, de cómo se cortan milimétricamente las secciones de piel de toro (que no tienen estrías ni imperfecciones) o de cómo encaja en el maletero un conjunto de picnic que vale varios miles de euros, con cubertería de plata y escudos heráldicos del dueño.

Los coches de Rolls-Royce tienen que pasar las mismas pruebas que la normativa exige, al igual que los Serie 7, pero no tienen por qué hacerse públicas. EuroNCAP no compra coches de Rolls-Royce para reventarlos en pruebas de choque, no tiene mucho sentido gastar -así a ojo- un millón de euros para dotar a estos coches de cuatro o cinco estrellas, más que nada porque muy pocos echan a rodar cada año por Europa. Son coches carísimos, de muy bajo volumen, y que no provocan una alarma social por su nivel de accidentalidad.


No, los fabricantes no están obligados a donar coches a EuroNCAP, el IIHS, ANCAP, etc.

A priori algunos datos son preocupantes: pesan más de dos toneladas y tienen motores de 12 cilindros con los que se puede ir a 200 km/h sin pestañear, con 500 CV de potencia de término medio. En otras palabras, pueden tener tanta potencia bajo el capó como un par de autobuses de la EMT. Sin embargo, salvo que veamos vídeos de la Gumball 3000, con algún retrasado millonario que tiene una bolsa llena de billetes para pagar multas en una «carrerita», estos coches no son un peligro objetivo para la sociedad.

Esta es la única forma de ver un Rolls-Royce reventado: en Wrecked Exotics o páginas Web similares. Este ejemplar de Wraith sufrió un vuelco a «alta velocidad», y se aprecian unos daños estructurales poco relevantes en el habitáculo. Estaría por decir que el Wraith es tan seguro como cabe esperar en un coche moderno y el saber hacer de una institución como es BMW. Insisto en que no me parece una marca que deba preocupar a las autoridades por su peligrosidad.

En cambio, las estadísticas nos dicen que habrá accidentes a patadas de Ibizas, Astras, C4 Picassos, Qashqais, Mondeos… por la simple razón de que se venden en cientos de miles de unidades, las carreteras están plagadas de ellos y, aunque tengan muchísima menos potencia, no son conducidos por chóferes profesionales trajeados con aprecio por su empleo. Seguramente la única forma de que un Rolls-Royce sea mínimamente peligroso es que un aparcacoches desee darse un homenaje previo a ser fulminantemente despedido al día siguiente.


Me preguntaban en Twitter un par de caballeros estas y otras preguntas. ¿Por qué es relativamente fácil encontrar datos de seguridad o fotos/vídeos de pruebas de choque de Audi A8, BMW Serie 7 o Mercedes-Benz Clase S? Se venden en números muy superiores y la clientela es distinta, puede ser relevante ofrecer esos datos por lo de la publicidad comparativa. A Rolls-Royce no le hace falta. Tampoco lo hace Bentley ni otros competidores. Son coches que se desean por su elevado nivel de lujo, refinamiento, exclusividad, carácter único… y la seguridad se da por sentada, como el «si comes mucho engordas» o que hoy se hará de noche en algún momento.

Existen datos sobre seguridad activa y pasiva de estos coches, pero no hay legislación que obligue a hacerlos públicos

Es más, a fabricantes como Rolls-Royce temas como la conducción autónoma no les preocupan excesivamente, ya que el cliente típico de coches de gran lujo puede permitirse un chófer (incluso a jornada completa) y ya disponen de la prestación «que el coche conduzca sin mi esfuerzo, y cuando me plazca». Puede que en 10-20 años eso cambie por reemplazo generacional de la clientela, y sí, se desee un coche de lujo que se conduzca solo. De momento no es el caso.

Volviendo a la pregunta inicial, sí, los Rolls-Royce son tan seguros como cualquier coche moderno de la misma categoría, en el caso concreto de esta marca, equiparable a la Serie 7 de BMW. La producción artesanal no se emplea en el corazón del coche, que es estándar, cumple la legislación aplicable y ahí no hay nada que reprocharle. Que Rolls-Royce no quiera exhibir coches con la menor mácula es totalmente respetable y comprensible. ¿En cuántos videojuegos podemos llevar un RR y provocarle daños? No en muchos, de hecho, no conozco ninguno (siempre hablando del juego original, no con mods, skins, etc).

Se le podrá reprochar a RR que no estén todos los sistemas de seguridad que ahora sí están disponibles en la Serie 7, de acuerdo, pero nada de eso es exigible legalmente. Es un detalle tan poco relevante como el hecho de que un Ghost Series II (2014) solo tenía un disco duro de 20,5 GB para almacenar música. Hay que ponerse en el pellejo de un tío que se puede gastar medio millón de euros en un coche contando con algunos extras, las preocupaciones no son las mismas.

Tampoco hay que irse al extremo contrario, el de alguien que piense que es invulnerable por ir en un Rolls-Royce. Ni este fabricante ni ninguno sobre la faz de la Tierra garantiza la supervivencia en colisiones a alta velocidad. Volvo tiene la visión de siniestralidad 0 en unos años, pero se sigue muriendo gente en Volvos (los números bajan, pero no son cero).

Son coches fuera de lo común en algunos aspectos, pero en otros no, son simples coches

En esta vida no se debería generalizar, y sí, podemos encontrar gente estúpida con dinero para comprarse un Rolls-Royce y que pueda ser peligros en su conducción, también lo sería con cualquier otro coche de masa y dimensiones equivalentes. Por lo general, son coches difíciles de ver, y desde luego es todo un avistamiento -tipo OVNI- encontrar un coche de estos parado en un arcén con la Guardia Civil pidiendo los papeles.

Podéis estar tranquilos, son coches seguros tanto para sus ocupantes, como para los demás; ni mucho más, ni mucho menos, lo que permite el «estado del arte». Puede que alguien se pregunte si esas calandras cuadradas y grandes son peligrosas en caso de atropello. No lo sé, en todo caso, me preocupa mucho más que me atropelle un SUV de cualquier marca generalista, más que nada por una simple cuestión de probabilidad.

Audio vídeo ¿Son seguros los Rolls-Royce?
Añade un comentario de ¿Son seguros los Rolls-Royce?
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.