close
    search Buscar

    Mercedes-Benz Clase A, lavado de cara para seguir vendiendo como churros

    Quien soy
    Pablo Mayo Sanz
    @pablomayosanz

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Con todo eso sobre la mesa, el Clase A renueva su oferta con sutiles cambios que le sientan bien, aunque a mi, a título personal, me siga fallando en alguna cuestión estética (no puedo con semejante voladizo y cabezón delantero respecto al corto trasero). Para gustos, ya sabéis, los colores.

    El frontal recibe, en opci√≥n, faros con tecnolog√≠a LED para todas sus funciones, al tiempo que los paragolpes se renuevan, siendo m√°s ¬Ņpoligonales? ¬Ņverticales en las formas de sus tomas de aire? No sabr√≠a describirlo, as√≠ que debajo de estas l√≠neas tienes una comparaci√≥n del antes (izquierda) y el despu√©s (derecha).


    Como puedes observar, cambia la graf√≠a de los faros, la toma de aire central del paragolpes es ahora «completa», en lugar de tener el elemento inferior como «flotante», y las tomas de aire falsas de los laterales que integraban las antinieblas desaparecen para dejar paso a unas finas tiras negras verticales, que tambi√©n tienen toda la pinta de ser falsas (aunque aerodin√°micamente bien dirigidas bien podr√≠an haber servido para hacer una cortina de aire con la que apantallar las llantas delanteras y mejorar el Cx).

    La calandra de todas las versiones, al menos de las que se ofrecen en las fotografías oficiales de Mercedes-Benz, pasa a ser la que integraba el acabado Sport en exclusiva hasta ahora, eliminando de la oferta la más simplona de dos lamas horizontales.

    En la vista lateral no encontramos cambio alguno, más allá de los nuevos juegos de llantas, mientras que el tres cuartos trasero recibe la visita de un nuevo paragolpes con las colas de escape integradas y nuevos pilotos posteriores con luz de posición conformada por tubos de luz alimentados por LED que quedan realmente bien.


    El kit de carrocería especial deportivo estilo AMG sí que cambia más, con unas tomas de aire en el frontal más orgánicas y armónicas (aunque las laterales sigan siendo falsas y cantando demasiado por el exceso), mientras que las faldillas laterales y las llantas se enmarcan tal vez algo mejor.

    ¬ŅCambios suficientes? Habida cuenta de c√≥mo est√° funcionando el modelo en el mercado, y teniendo tambi√©n en conocimiento que s√≥lo han pasado tres a√Īos desde su llegada al mercado, no cabe duda que afrontar m√°s cambios habr√≠a sido totalmente innecesario, y me atrever√≠a a decir que hasta peligroso.

    El acabado deportivo de carrocería está mejor compensado que antes, aunque las tomas laterales del frontal sigan siendo ciegas

    A nivel de habitáculo, se estrena una nueva pantalla de ocho pulgadas, más grande que antes, y un nuevo sistema de infoentretenimiento que incluye CarPlay de Apple y MirrorLink, a fin de permitir una mejor integración de teléfonos inteligentes en el coche, permitiendo emplear aplicaciones y otros servicios de manera más eficaz. El cuadro de relojes ha cambiado para pasar a ser el del GLA.

    Además, hay nuevos acabados, nuevas opciones en la tapicería, y nueva iluminación ambiental disponible, para terminar de apuntalar la oferta del Clase A.

     

    La gama de motorizaciones se actualiza, tanto en rendimiento como en sistema de denominaciones. Hay ocho¬†versiones de gasolina y cinco di√©sel. Novedades absolutas son el nuevo 160 de gasolina con 102 caballos, al tiempo que el 250 Sport recibe una inyecci√≥n de potencia respecto al A250 «normal», a base de siete caballos extra que lo llevan hasta los 218 caballos (el A250 se queda con los mismos 211 que ya ten√≠a antes).


    Aparece, entre los diésel, el A180 Blue Efficiency Edition, o BEE, que ofrece un consumo medio homologado de sólo 3,5 litros cada 100 kilómetros, 109 caballos de potencia.

    Los asientos, por cierto, son nuevos, y ahora integran banqueta con regulación de longitud, al tiempo que también se integra un nuevo sistema de selección de perfil de conducción, para optar por diversas programaciones de asistencia de la dirección, cuán directo es el pedal de acelerador, programaciones distintas para el cambio automático y también para la suspensión.

    Y si nos vamos al otro extremo de la gama, conocemos la actualización del A45 AMG. Sigue sin llamarse Mercedes-AMG A45 (parece que eso se reserva para la próxima generación del modelo), y mantiene por tanto su nombre de Mercedes-Benz A45 AMG. Donde si cambia, a mejor, es en sus características técnicas. Suma 21 caballos extra a su cuatro cilindros de dos litros de cilindrada, para llegar a los 381, repartidos magistralmente por el conocido sistema de tracción integral que, opcionalmente, puede contar con diferencial autoblocante mecánico en el eje frontal.


    Con ese autoblocante instalado, el coche hace ahora el 0 a 100 en 4,2 segundos, convirtiéndolo en el compacto de segmento C más rápido en lograr dicha cifra (el RS3 lo hace en 4,3 segundos, lo que sólo le da una décima de ventaja). Aerodinámicamente, el coche muestra nuevos aditamientos en los paragolpes, y Mercedes asegura haber retocado la programación electrónica del sistema de tracción integral, y también la geometría y tarados de la suspensión.

    La nueva generaci√≥n del modelo, que adem√°s incluye una variante conmemorativa de los √©xitos deportivos del equipo de F√≥rmula 1 de Mercedes-Benz (Motorsport Edition, con bordados y elementos decorativos), estar√° disponible para ser encargada a partir del 3 de julio, en cuesti√≥n de cinco d√≠as, vamos, y no se esperan grandes cambios en cuanto a la tarifa de precios para versiones equivalentes, aunque la llegada del A160 deber√≠a permitir contar con un pelda√Īo de acceso a gama sobre los 23.000 √≥ 24.000‚ā¨, que hasta ahora no se ten√≠a.

    Audio vídeo Mercedes-Benz Clase A, lavado de cara para seguir vendiendo como churros
    A√Īade un comentario de Mercedes-Benz Clase A, lavado de cara para seguir vendiendo como churros
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.