pistonudos.com

Mercedes 500E (W124)

BMW, con su M5 (E34) reinaba casi en maestro absoluto del segmento. Maserati se hab√≠a quedado sin Quattroporte (habr√≠a que esperar a 1994 para la nueva entrega) y se «conformaba» con una variante 4 puertas del Biturbo de 1983, mientras que Audi s√≥lo ten√≠a el primer S4 (derivado del Audi 100) para hacerle frente. Tanto el Audi como el Maserati se quedaban cortos frente al M5 y sus 340 CV de potencia de las ediciones posteriores a 1991 (320 CV de 1989 a 1990).


Los √ļnicos rivales de BMW eran el Lotus (Opel) Omega de 380 CV y sus 300 km/h de velocidad punta y las versiones preparadas por especialistas en Mercedes, como Brabus o AMG. Tanto las cifras de producci√≥n de Lotus como de los tuners no inquietaban a BMW, pues s√≥lo del -no muy popular- M5 Touring se fabricaron 891 unidades, frente a las 950 del Lotus Omega…

 

El Meccano de Stuttgart

Obviamente, Mercedes no iba a dejar BMW s√≥lo en el dominio de las Autobahn. Los ingenieros de la marca de la estrella ten√≠an listo lo que consideraban el arma definitiva, pero no ten√≠an sitio para fabricarla, as√≠ que pidieron ayuda a sus vecinos de Porsche. En Zuffenhausen, la l√≠nea de montaje del 959 se hab√≠a quedado vac√≠a, pues el coche ya no se fabricaba, por lo que aceptaron con los brazos abiertos. As√≠ es como Porsche fabric√≥ «su» primera carrocer√≠a de 4 puertas.

Todo el crédito del desarrollo del 500E recae sobre Mercedes, pero fue Porsche el encargado de hacer que todo lo que habían dispuesto en Mercedes se integrase correctamente en la carrocería del W124. Lo primero fue lograr que el V8 entrase en el vano motor, lo que supuso ensanchar y reforzar el vano, así como el suelo del coche. Ya que estaban, los técnicos de Porsche se encargaron de que el motor estuviese lo más atrás posible en el vano motor en pro del comportamiento dinámico.


Del mismo modo, reforzaron y redise√Īaron las suspensiones traseras, ensancharon el t√ļnel de transmisi√≥n y crearon una nueva l√≠nea de escape que segu√≠a otro camino debajo del coche. Las alas ensanchadas se montaban en Porsche antes de que el W124 volviese a Mercedes para la pintura y retornase, de nuevo, a Porsche para el ensamblaje final. Sin duda un proceso largo (18 d√≠as para un solo coche) y complicado que no ayudaba a contener los costes de fabricaci√≥n y el precio final.

El 500E equipaba el V8 de 4.973 cc 32 v√°lvulas de 326 CV y 430 Nm procedente del SL500. Iba exclusivamente asociado a un cambio autom√°tico de 4 relaciones. Del mismo modo, los discos de frenos de 300 mm y pinzas de 4 pistones, delante, proven√≠an del SL500 (discos de 320 mm del SL600 a partir de finales de 1993). El coche recib√≠a tambi√©n de serie un control de tracci√≥n que no se pod√≠a desconectar. Robar clientes al BMW M5 no iba a ser una tarea f√°cil, era preciso convencerles de que el 500E era algo m√°s que un taxi «tuneado» por Porsche, aunque fuese uno muy r√°pido.

 

Deportivo con traje de Hugo Boss

A nivel visual, el 500E es tan discreto como el RS2 es llamativo (el otro modelo «made in Porsche» de la misma √©poca). S√≥lo un ojo experto sabr√° ver los pasos de rueda ensanchados que diferencian el 500E de un simple 220E, por ejemplo. De hecho, es la √ļnica alteraci√≥n visual que Porsche oper√≥ sobre el 500E. El interior es lujoso y repleto de comodidades el√©ctricas, como los asientos, elevalunas, techo solar. Por supuesto, el salpicadero y las puertas reciben los cl√°sicos revestimientos de madera noble. En la consola central, el cl√°sico pomo del cambio autom√°tico con su rejilla en escalera.


El V8, en comparaci√≥n con los AMG actuales, es apenas audible en el ralent√≠. Una vez que ponemos la D y empezamos a rodar, queda claro que el 500E no tiene nada que ver con un deportivo. El coche es silencioso, se mueve sin esfuerzo, pero en la mayor√≠a de los casos la caja de cambios es muy lenta, el kick-down no se efect√ļa con la prontitud necesaria, hasta el punto de preguntarse si realmente Porsche tuvo algo que ver con este coche.

En realidad, el 500E juega en otra liga. Es infinitamente más refinado que el BMW M5 E34 o el RS2. El Mercedes está hecho para cruzar el continente a una velocidad de infarto en un sorprendente confort. Hundimos el pedal derecho, esperamos a que el cambio reduzca un par de marchas y el imponente Mercedes cobra vida. El V8 nos lleva hacia el horizonte en una adictiva combinación de potencia y par motor. Acelera de 0 a 100 km/h en 6,5 segundos y alcanza una velocidad máxima de 250 km/h (autolimitada).

El 500E es un coche competente, pero no destaca en un apartado en concreto, es muy homogéneo. Esto no significa que sea un chasis malo, al contrario, puede con casi todas las situaciones. La dirección no es un modelo de precisión, pero es suficientemente rápida y directa para su nivel de prestaciones. El balanceo no es muy marcado, gracias en parte a las suspensiones autonivelantes, y su estabilidad y aplomo son impresionantes para un coche de ese peso (1,7 toneladas) y prestaciones, gracias a las vías ensanchadas (+37 mm delante y +38 mm detrás).

A√ļn as√≠, no est√° hecho para las carreteras reviradas, donde la intrusi√≥n del ASR y las inercias le restan cierta agilidad. Su terreno de predilecci√≥n son las autopistas y v√≠as r√°pidas donde podremos sentir c√≥mo, a pesar de la elevada velocidad, el coche se pega al asfalto en las curvas r√°pidas y tracciona sin cesar (si no llueve), es decir, parece ir sobre ra√≠les. Literalmente.


Para muchos, este coche ser√° un desconocido e incluso ser√° dif√≠cil verlo en la calle, es tan discreto… Sin embargo, con su sencillez visual y su potente V8 es, para muchos otros, el coche ideal. En mi caso particular, resulta que es uno de los primeros coches que pude «probar». Era en Francia y el coche en cuesti√≥n ya ten√≠a sus a√Īos, pero parec√≠a indestructible. El 500E tiene un aura especial y pronto ser√° un cl√°sico muy buscado. Tanto que hay un par de compa√Īeros de profesi√≥n que tienen un uno y si bien no todos los usan como querr√≠an, ninguno piensa vender el suyo. Si veis uno por un precio asequible, que todav√≠a los hay, no dud√©is un instante.

 

E500 LIMITED y E60 AMG

A finales de 1994, Mercedes lanza una serie limitada del E500, que en un alarde de originalidad bautiza Limited. S√≥lo 500 unidades estar√≠an disponibles, √ļnicamente en negro o gris plata, y equipadas con llantas de 17» cuyo dise√Īo imita el de las llantas de los Mercedes 190 que corr√≠an en DTM. Las 500 unidades del E500 Limited se vendieron exclusivamente en Suiza (o casi), lo que nos da una idea de lo peculiar que es el mercado helv√©tico a pesar de su peque√Īo tama√Īo.

A lo largo de 1993 y 1994, AMG realiz√≥ 12 E60 sobre la base del 500E/E500. El V8 sub√≠a hasta los 6 litros y la potencia culminaba en 381 CV, lo que le permit√≠a abatir el 0 a 100 km/h en 5,5 segundos. Como AMG ya ten√≠a acuerdos de colaboraci√≥n con Mercedes, los E60 AMG aut√©nticos llevan el c√≥digo ¬ę957 AMG Package¬Ľ en su n√ļmero de identificaci√≥n VIN. Tras el cese de la producci√≥n del E500, AMG realiz√≥ otras conversiones, pero sobre coches usados y ya no sobre modelos nuevos. Ojo, no hay que confundir los E60 AMG con los m√≠ticos Hammer. √Čstos son anteriores al 500E y se caracter√≠zan por su kit carrocer√≠a de aletas ensanchadas.

 

 

 

Audio vídeo Mercedes 500E (W124)
Mercedes-AMG C63 Coupe ❯
A√Īade un comentario de Mercedes 500E (W124)
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.