Contacto: Toyota Auris 2015

Además de las modificaciones en materia de diseño, el compacto nipón renueva algunas de sus mecánicas y mejora en calidad de acabados y en equipamiento de seguridad. Sigue estando disponible en versión de cinco puertas y en carrocería familiar, denominada Touring Sports. En ambos casos dispone de una mecánica de gasolina totalmente nueva, dos diésel y la híbrida.

El éxito de esta última variante del Auris en nuestro continente es más que evidente, puesto que más de la mitad de las unidades vendidas del modelo incorporan esta tecnología. Tales cifras le han llevado a convertirse en el híbrido más vendido de Europa y, siguiendo esta línea, pretende crecer considerablemente en el mercado español.

Diseño

Como podéis ver, Toyota no ha optado por una metamorfosis del modelo en términos de apariencia. Y es que no hablamos de una nueva generación sino de un facelift del modelo que ya conocíamos. En el frontal se observan unas nuevas molduras cromadas en la zona del logotipo, que ahora es más prominente. Opcionalmente, el vehículo puede ahora incorporar grupos ópticos Full LED, que se añaden a las luces de iluminación diurna, también de tipo LED.

El rediseño del frontal le otorga más personalidad

Entre los cambios que afectan al aspecto del vehículo se encuentra también el nuevo paragolpes, que sobresale algo más que antes y le otorga al Auris una mayor presencia visual. Por su parte, la parrilla inferior ha crecido, y pasa a extenderse de lado a lado mientras que los faros antiniebla se han trasladado más hacia los extremos del coche. Al mirarlo de perfil es cuando mejor se aprecia el leve incremento de ambos voladizos, además de la presencia de la antena de techo en forma de aleta de tiburón. Los diseñadores de Toyota también han renovado las llantas de 16 y 17 pulgadas disponibles que, con variantes bicolor, le dan un vistoso y original toque estético al coche.


La zaga también ha recibido algunos cambios. Uno de ellos se halla en el paragolpes, más contundente que en el anterior Auris y con una nueva franja cromada que acentúa su anchura. Cierran las novedades en esta zona las luces traseras con tecnología LED y los reflectores inferiores situados en los extremos. Las posibilidades en cuanto a colores de carrocería aumentan con la llegada de los nuevos tonos Azul Denim y Azul Marino.

Interior

Al acomodarnos en el puesto de conducción se observa una simplificación de los mandos, lo que hace que su uso sea algo más fácil e intuitivo. En primer lugar cabe señalar el renovado panel de instrumentos, con un diseño más atractivo reforzado por la presencia de una nueva pantalla TFT a color de 4,2 pulgadas entre las esferas en función del acabado.

El salpicadero tiene una forma más curvada que antes y la columna central está presidida por una pantalla táctil de 7 pulgadas con botones capacitivos. Si bien el sistema de infoentretenimiento es sencillo de utilizar, la sensibilidad de la pantalla es mejorable, ya que no responde todo lo bien que debería cuando queremos movernos por el mapa durante la navegación. Además, la respuesta de los botones capacitivos es algo lenta. Por otro lado, se ha producido un avance en cuestión de acabados, que se nota sobre todo en el material empleado en los paneles del salpicadero, de tacto más blando y agradable que antes.

La nueva pantalla de 7 pulgadas protagoniza el tablero

La renovación también se observa en las rejillas de ventilación, la zona de la palanca de cambios, los tiradores de las puertas y en el diseño de la tapicería. En cuanto a espacio interior no se aprecian diferencias, por lo que dispone de unas plazas delanteras espaciosas, con un puesto de conducción que permite encontrar fácilmente la mejor postura al volante. En la fila trasera caben sin problemas dos adultos de altura considerable. La capacidad de carga es buena, con un volumen de 360 litros en la carrocería compacta que pueden crecer hasta 1.199 litros abatiendo los respaldos traseros. Si escogemos la versión familiar Touring Sports, este espacio crece hasta 530 y 1.658 litros, respectivamente.


Motores

Desde el punto de vista mecánico, la novedad más importante está protagonizada por la llegada del propulsor 1.2T de gasolina. Este motor de cuatro cilindros con turbocompresor y un sistema específico de inyección directa se estrena en el Auris y cuenta con una potencia de 116 CV y un par motor máximo de 185 Nm entre 1.500 y 4.000 rpm.

Con este propulsor, el renovado compacto de Toyota es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 10,1 segundos mientras que su recuperación de 80 a 120 km/h en quinta marcha es de 13,7 segundos. En cuanto a velocidad punta, puede alcanzar los 200 km/h. Los ingenieros del fabricante japonés han puesto especial interés en el ahorro de combustible y las bajas emisiones en toda la gama. Por este motivo, con el 1.2T han logrado una media homologada de 4,8 l/100 km y unas emisiones de CO2 de 112 g/km.

El nuevo 1.2T es ahorrador y ofrece buenos resultados

Los cambios también afectan a las variantes diésel. En este sentido, hay que destacar en primer lugar que el turbodiésel 2.0 del modelo predecesor deja su sitio al nuevo 1.6 D-4D. Con una potencia de 112 CV, este bloque entrega un par máximo de 270 Nm entre 1.750 y 2.250 rpm y pasa de 0 a 100 en 10,5 segundos. Su punta de velocidad es de 190 km/h. Pero donde se nota el avance con respecto a su predecesor es, sobre todo, en un consumo de 4,2 litros y unas emisiones de 108 g/km. Por su parte, el 1.4 D-4D de 90 CV, segunda alternativa diésel de la gama, entrega su máxima fuerza a menos revoluciones que antes (205 Nm entre 1.400 y 2.800 rpm) y ahora es más eficiente.


Toyota no ha aplicado cambios mecánicos a su variante híbrida, que continúa combinando un motor de gasolina VVT-i de 1.8 litros y otro eléctrico que alcanzan, conjuntamente, una potencia de 136 CV. Este caballaje lleva al Auris híbrido a completar el 0-100 km/h en 10,9 segundos y a obtener una velocidad máxima de 180 km/h. Sin duda, su punto fuerte es el ahorro de combustible, con una media de consumo de 3,5 litros y unas emisiones de 79 g/km de CO2. El motor eléctrico funciona desde parado hasta aproximadamente 50 km/h, cuando entra en funcionamiento el de gasolina.

La confianza de Toyota en esta alternativa mecánica es tan alta que prevé que suponga el 60% de las ventas del Auris en nuestro país. Una de las formas para ayudar a cumplir este ambicioso objetivo es su reposicionamiento de precios, ya que puede resultar incluso más barato que la versión de gasolina según el acabado escogido. Todos los motores se asocian a un cambio manual de seis velocidades excepto la versión híbrida, con cambio automático, alternativa también disponible junto al 1.2T. En relación a las versiones manuales, me resultó incómoda la posición del reposabrazos. Es muy habitual golpear con el codo al cambiar de marcha debido a que se encuentra demasiado adelantado.

Al volante

Para lograr una cierta evolución a nivel dinámico, la marca japonesa también ha revisado tanto la dirección como el sistema de suspensión. En este sentido, el tacto de dirección se muestra igual de preciso que antes pero levemente más suave, lo que hace más cómoda la conducción. Las diferencias con respecto a la suspensión se perciben en la absorción de las pequeñas irregularidades de la calzada, que se notan menos que en su predecesor gracias a un copiado más eficaz. Nuevamente, el objetivo era elevar el grado de confort de marcha y se ha conseguido aunque sin cambios radicales.

Durante la presentación del modelo, que tuvo lugar en las inmediaciones de Bruselas, pude probar dos motores. El primero fue el nuevo 1.2T de gasolina. Responde muy bien desde muy abajo en cuanto pisamos con ganas el acelerador y su entrega de fuerza más evidente se percibe desde las 1.600 vueltas, extendiéndose de forma muy progresiva hasta las 4.500. Es bastante silencioso en líneas generales aunque el silbido del turbo llega demasiado al habitáculo. Una vez finalizado el recorrido de unos 80 km que pude realizar, donde predominaron carreteras urbanas, interurbanas y autovía sin desniveles, la media registrada por el ordenador de a bordo fue de unos contenidos 6,2 litros.

El paquete Safety Sense aumenta su vertiente tecnológica

También tuve la oportunidad de conducir el Auris con motor 1.6 D-4D de 112 CV, que da unos buenos resultados a bajas revoluciones pero pierde algo de ímpetu en la zona alta. Aquí el consumo fue de 5,9 litros, algo inferior al de su compañero de gasolina. Por otra parte, hay que destacar que el sistema Stop&Start se ha revisado y el resultado es un arranque levemente más rápido que antes y de forma menos perceptible.

La gama española del Auris está integrada por cuatro terminaciones. La Business es la más básica y, según afirman desde la marca, está más orientada a flotas. La siguen los acabados Active, Feel! y Advance, que es el tope de gama. Los precios, sin contar plan PIVE, van de los 16.190 euros con motor 1.2T y acabado Active hasta los 22.800 euros con mecánica 1.6 D-4D y terminación Advance. Una de las principales novedades de equipamiento tecnológico la integra el nuevo paquete Safety Sense que, por 700 euros, incluye sistema precolisión (que puede frenar automáticamente el vehículo para evitar un impacto contra el coche que circula delante), alerta de cambio involuntario de carril, control inteligente de luces de carretera y reconocimiento de señales de tráfico.

  • Tamra B. Orr

    Pistonudos.com es creado por auténticos fanáticos del motor.Una web hecha para informar sobre las últimas novedades en coches, motos, eventos y también a nivel competitivo. Queremos compartir información de calidad y útil para todos los usuarios más apasionados, por eso hemos ampliado la web con distintos tips de mecánica.

Mira artículos relacionados!

¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.