close
    search Buscar

    Contacto: SsangYong Tivoli D16 T

    Quien soy
    Pablo Mayo Sanz
    @pablomayosanz

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Aunque SsangYong lleve 21 años en España y pueda contar con una red comercial de 65 concesionarios, hace falta un producto que marque la diferencia con el pasado. El primero de esa ofensiva es el Tivoli. Y siendo Europa adicta al diésel, el Tivoli D16T será el modelo más importante de la gama. Pudimos probarlo durante una muy breve toma de contacto.

    Técnicamente, el motor diésel, al igual que el chasis compuesto a más de 70 % por aceros de alta resistencia, ha sido desarrollado por SsangYong. Se acabó la época en la que se compraban los motores a otros fabricantes, como antaño Mercedes. Este propulsor de 4 cilindros de 1.597 cc cuenta con inyección directa por conducto común, turbo de geometría variable y distribución variable en admisión y escape. Desarrolla 115 CV a 3.400 rpm y entrega 300 Nm de par motor disponibles desde de 1.500 hasta 2.500 vueltas. Es suficiente para dar al Tivoli cierta elasticidad. En España, este motor podrá ir asociado a un cambio manual de 6 relaciones o a un clásico automático por convertidor de par de 6 relaciones. Además, ambas cajas de cambios serán combinables con la tracción delantera o una tracción integral tipo Haldex con bloqueo electrónico de diferencial hasta 40 km/h.


     

    Al volante

    A nivel dinámico, el Tivoli ha progresado considerablemente con respecto a los anteriores modelos de la marca. Tiene ahora una pisada «más europea», combinando confort con una cierta firmeza y una filtración correcta de las irregularidades del firme. Aún así, la puesta a punto no es del todo acertada. Tengo la sensación de que los amortiguadores son excesivamente duros para los muelles blandos que equipa. Moraleja: no puede evitar demostrar un marcado balanceo en las carreteras reviradas. Es verdad que en ellas se tumba menos que la versión gasolina, pero sigue estando un escalón por debajo de sus rivales europeos en este aspecto.


    El Tivoli D16T otorga una pisada muy europea y aunque va mejor que el gasolina sigue padeciendo de excesivos movimientos de carrocería.

    La dirección, da igual el modo seleccionado, es quizá excesivamente suave para el gusto europeo con una cierta vaguedad u holgura en el punto central. Aún así, es bastante precisa. Los frenos, por su parte, siguen con demasiada asistencia. Se mantiene ese tacto extraño que hace que tengas la sensación de frenar fuerte sin ejercer mucha fuerza, cuando en realidad has frenado tan sólo de forma correcta.

    El motor, por su parte, hace gala de elasticidad y gracias al par motor te da la sensación de estar al volante de un coche más potente. La entrega de par es decidida y a pesar del margen relativamente estrecho de entrega (entre 1.500 y 2.500 vueltas) casi siempre lo tienes a disposición. Digo casi siempre, porque la tercera marcha es excesivamente larga (o la segunda muy corta) y cuando cambias a tercera, las revoluciones caen demasiado. El cambio manual, por su parte, sigue ofreciendo un manejo agradable pero con un recorrido excesivo entre segunda y tercera.

     

    Diseño e interior

    Hace poco, Guille ya nos habló largo y tendido del Tivoli en su versión gasolina, por lo que volver a disertar sobre su estética sería redundante. Simplemente recordaremos que estamos ante un B-SUV de 4,20 m de largo y cuyo diseño es el campeón de la originalidad. No hay otro modelo en la producción mundial que se le parezca. Te gustará o no, pero ya sólo por ser diferente y pintón se merece unos puntos positivos.


    La tapicería de cuero negro/rojo está reservada para el tope de gama Red Edition ( 25.500 euros) únicamente disponible con la tracción integral, el cambio automático y la carrocería de color azul metalizada.

    El habitáculo es una de las bazas con las que puede contar el Tivoli para ganar adeptos. Primero por la calidad de sus acabados, próxima a la de los Hyundai de la generación anterior. Aquí, es muy superior a otros rivales, como el Renault Captur, donde abundan los plásticos duros. Y luego porque el espacio que ofrece es muy superior al de sus rivales, es una de las ventajas de ofrecer un diseño exterior algo cuadrado. Y no hablo sólo de las plazas delanteras, el espacio para los pasajeros de las plazas traseras se merece también un sobresaliente. Incluso el quinto pasajero, el de la plaza central posterior, tiene algo más de espacio que en otros modelos.

    El maletero también es generoso, sobre todo para un B-SUV, pues ofrece 423 litros de capacidad en su versión 2WD (en 4WD la capacidad se reduce a 323 litros). Los respaldos de los asientos traseros son abatibles asimétricamente (60/40). El único punto que podríamos criticar del maletero es el umbral de carga, bastante más elevado que en el resto de sus rivales. En un coche con vocación familiar y urbana como el Tivoli, es algo a tener en cuenta, especialmente si tienes que andar quitando o poniendo a menudo objetos pesados (carrito del niño, bici, etc) o simplemente las garrafas de agua.

     

    Equipamiento

    La relación precio-equipamiento de los SsangYong suele ser buena. El Tivoli D16T no es ninguna excepción. Desde el equipamiento de base Premium (19.000 euros) ya contamos con el climatizador bi-zona, una cámara de visión trasera, sistema audio con pantalla táctil de 7” (+USB y Bluetooth), llave inteligente, llantas de aleación de 16”, el sensor de parking trasero y 5 airbags (ABS, ESP y control de tracción son obligatorios en Europa). El acabado Limited (21.000 euros) añade la tapicería de cuero, el navegador a la pantalla táctil de 7 pulgadas, los asientos delanteros y el volante calefactables, llantas de aleación de 18 pulgadas y el airbag de rodillas para el conductor.


    La relación precio-habitabilidad-calidad-equipamiento del Tivoli es su principal baza

    Algunos clientes podrán echar en falta ayudas a la conducción más sofisticadas, como el asistente de cambio de carril o el detector de objetos en ángulos muertos que algunos de sus rivales europeos y asiáticos proponen. Pero esos equipamientos suelen estar disponibles en opción o en la versión más equipada, lo que encarece mucho su precio con respecto al SsangYong.

    Con el D16T, se puede personalizar el aspecto exterior del Tivoli mediante una serie de vinilos (3M) que tienen la misma garantía de 5 años que el coche, algunos puestos en fábrica y otros pocos a modo de accesorio en el concesionario. Entre los diferentes colores y motivos aplicables al techo, capó y retrovisores hay 66 combinaciones posibles. Y tienen un precio muy asequible, por lo que sería, una pena no aprovecharlos. Van desde 75 euros para unas franjas en el capó hasta los 425 euros para el completo (techo, capó, etc).

    Por último, cabe destacar que coincidiendo con el lanzamiento del Tivoli D16T, SsangYong propone para las versiones gasolina la conversión al uso del GLP por 1.750 euros. La conversión tiene los mismos 5 años de garantía/100.000 km que el coche, pero supone un maletero reducido a 326 litros por la presencia del segundo depósito. Frente al Tivoli diésel, el Tivoli GLP se amortizaría al cabo de tan sólo 25.000 km. Además de usar un carburante más barato, el GLP ofrece unas emisiones de NOx y partículas reducidas en 96 % y 99 %, respectivamente, con respecto al diésel.

     

    Conclusión

    El SsangYong Tivoli resulta ser una propuesta muy atractiva, si su diseño te atrae. Tradicionalmente, los SsangYong fueron coches con una relación precio/habitabilidad excelente y poco más. Sin embargo, el Tivoli es de la nueva escuela.

    Al precio contenido y la habitabilidad, el SsangYong Tivoli D16T añade una calidad percibida general, salvo por algunos detalles, que está a la altura o es superior a la de sus rivales. ( Y sí, en la unidad que me tocó, el pomo también giraba algo suelto). Y además combinada esas cualidades con una comportamiento dinámico más europeo.

    El SsangYong Tivoli D16T es una opción racional para quién necesite un coche compacto con una estética SUV. No despertará ninguna pasión, ni siquiera haciendo uso de sus posibilidades de personalización, pero será un objeto para desplazarse muy correcto y asequible. Y con 5 años de garantía.

    Audio vídeo Contacto: SsangYong Tivoli D16 T
    Añade un comentario de Contacto: SsangYong Tivoli D16 T
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.