pistonudos.com

Seguridad Vital, un programa necesario en la televisión

En la historia de TVE hay varios programas que han abordado la seguridad vial de forma encomiable, empezando por «Cuatro Tiempos», después vino «La Segunda Oportunidad» y a mediados de los 80 «Así fue, así lo cuenta». Como más de uno sabrá, el rostro más conocido de aquellos programas, y el que les puso cara, es un conocido periodista del motor del que soy nieto: Paco Costas. Sin ese nexo… de algunos de esos programas ni habría oído hablar.

Sé de primera mano que se ha intentado en más de una ocasión que un espacio así vuelva a la pequeña pantalla, pero los obstáculos han sido diversos, empezando por el de la rentabilidad. En «Seguridad Vital» no se destrozan coches ni se simulan accidentes, no hay presupuesto y la situación económica de RTVE hace eso totalmente inviable, pero también se puede hacer pedagogía con métodos menos impactantes.


El presupuesto necesario para hacer una «Segunda Oportunidad» moderna, en abierto, solo está al alcance del duopolio Atresmedia-Mediaset, y si no lo hacen, es porque no es rentable. Pim pam evidencia. RTVE acumula cientos de millones de euros de deuda, y hay que ser realistas

El programa se me ha hecho ameno -y corto- en el que se tocan los temas de acuerdo al tipo de espectador moderno: con su etiqueta para Twitter (#seguridadvital), contenidos cortos pero con potentes mensajes, cámaras subjetivas, un estilo dinámico al narrar y tratando de huir, en la medida de lo posible, de un soporífero mensaje moralista que canse al espectador. Algunos mensajes no nos entran en la cabeza si despreciamos al emisor y su forma de hacer las cosas, y todos lo sabéis.

Las primeras reacciones en redes sociales han sido muy positivas, el programa ha gustado, pero habrá que ver los índices de audiencia. Me consta que tanto Hirschfeld como Solano han promocionado el programa todo lo que han podido en radio y televisión, incluso en Internet. Es una lástima que una buena parte de medios digitales del motor no hayan considerado noticiable algo así.


No olvidemos que la oferta actual de motor en la televisión se orienta fundamentalmente al producto, no a la seguridad vial. Aunque las cifras de siniestralidad están muy lejos de las que había cuando se emitieron aquellos viejos programas (especialmente en relación al parque de vehículos) hay mensajes que no se pasan de moda. Los coches han mejorado, también las infraestructuras, pero la sociedad aún tiene que recorrer mucho camino.

Iniciativas que suman #SeguridadVial #DirectoraTráfico en presentación @seguridad_vital en la 1 de @rtve pic.twitter.com/2SDWU9VKTx

— Dir. Gral. Tráfico (@DGTes) junio 12, 2015

Especialmente acertado me ha parecido que uno de los primeros contenidos del programa se centrase en el uso de redes sociales mientras se conduce, y también se mencionó la estúpida moda de tirarse fotos o selfis en marcha. Salvo que seamos expertos en fotografía o contemos con los medios adecuados, la diferencia entre sacarse una foto aparcados o en una carretera está más bien en nuestro nivel de inconsciencia. En la foto no se va a notar ni merece la pena.

¿Acaso Instagram o Facebook compensan nuestra vanidad económicamente o algo que merezca la pena dicho riesgo? No, solo retroalimentan esa vanidad. Las fotos sacando morritos en el espejo o postureando pueden ser igualmente irrelevantes, pero al menos, no ponen en peligro a nadie

Solo espero que la dirección de RTVE, conocida por todas las veces que ha metido la pata en los últimos años, no sacrifique el programa. La audiencia importa, pero en una cadena sin publicidad, no, especialmente si hablamos de su vocación de servicio público. Contenidos como Masterchef están muy bien para cadenas comerciales, pero esto es más útil.


Igual el horario elegido no es el mejor, pero bueno, ya veremos. Los programas de motor se suelen emitir en fin de semana, y por la mañana. Ojalá el programa tenga una buena duración, y haya más temporadas, es algo necesario.

Me llamó la atención que uno de los invitados, Francis Lorenzo, se definía a sí mismo como un conductor tranquilo y prudente. El ojo bien entrenado se habrá dado cuenta de que metía la mano por dentro del aro del volante (mala costumbre heredada de los tiempos de la dirección resistida), que apoyaba el codo en la puerta, que miraba al presentador en el asiento derecho (¡no se mira a los pasajeros en marcha!) o que movía el volante con una sola mano teniendo la otra completamente libre (conducía un automático).


No es mi intención crucificar a Francis Lorenzo, su forma de conducir no es excesivamente diferente a la del resto de la población, y yo mismo me he visto apoyando el codo en la ventanilla o llevando la mano derecha soldada a la palanca de cambios. Mi profesor de autoescuela no me reprimió lo suficiente, pero lo intentó.

¿Qué quiero decir con esto? Que hábitos tan inocentes pueden acabar siendo peligrosos, pero primero hay que ser consciente de ello. Hay muchos conductores como Francis, considerados como prudentes, que tienen hábitos de conducción poco saludables. Y veremos más ejemplos con los siguientes invitados. Por cierto, agradezco el tipo de invitado que van a llevar al programa, un rostro conocido, pero no por sus escándalos, el tamaño de sus pechotes o los realities en los que han salido. Ya me entendéis.

Larga vida en la parrilla a «Seguridad Vital».

Los vídeos de la primera temporada (2009) pueden verse en la mediateca de RTVE (A la carta), aún no se ha subido el programa de hoy, pero no deberían tardar mucho.

Audio vídeo Seguridad Vital, un programa necesario en la televisión
Pistonudos.com es creado por auténticos fanáticos del motor.Una web hecha para informar sobre las últimas novedades en coches, motos, eventos y también a nivel competitivo. Queremos compartir información de calidad y útil para todos los usuarios más apasionados, por eso hemos ampliado la web con distintos tips de mecánica.
¿Será 2016 el año del SUV descapotable? ❯
Añade un comentario de Seguridad Vital, un programa necesario en la televisión
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.