Prueba: Mazda CX-5 2.2 SKYACTIV-D 150 CV 2WD

La din谩mica del mercado del autom贸vil ha impuesto que los modelos se actualizan en periodos medianamente cortos de tiempo y la firma japonesa con sede en Hiroshima no es una excepci贸n. Mazda CX-5 es un producto en constante evoluci贸n. El modelo analizado corresponde a un restyling de 2015 sobre el modelo original de 2012, con pocos cambios visuales y s铆 alguna que otra correcci贸n y subsanaci贸n de problemas.

Para esta prueba hemos elegido un recorrido de aproximadamente 380 km, con poca autov铆a, mucha carretera nacional, varios puertos de monta帽a y alg煤n kil贸metro de pista de tierra en buen estado y con pocos baches. La idea ha sido reflejar la t铆pica 鈥渆scapada鈥 de fin de semana que el propietario de este tipo de coches suele realizar. Adem谩s de este viaje se han hecho otros 360 km por ciudad y v铆as circundantes, con poco tr谩fico debido a que en agosto las ciudades del centro de la pen铆nsula se suelen vaciar, transform谩ndose en un espacio agradable por el que se disfruta conduciendo.



Dise帽o

Antes de entrar a se帽alar cambios y aspectos concretos del coche, os quiero trasladar la primera impresi贸n global que ofrece el Mazda CX-5. Respecto de las formas exteriores, hay zonas que recuerdan a soluciones de otros fabricantes. Esto es as铆 porque existen l铆neas maestras de tendencia que la industria sigue, como en la moda dentro del vestir; cuando se estilan los pantalones 鈥減itillo鈥, cuesta encontrar los de corte recto. No se trata de que se copien unos a otros, que tambi茅n, sino de que se imponen determinadas formas de hacer. En este sentido la carrocer铆a del Mazda CX-5 no es especialmente original, aunque su est茅tica global es agradable.


El Mazda CX-5 es un coche dise帽ado y construido con cari帽o

La sensaci贸n de estar en un 鈥渕谩s de lo mismo鈥 se empieza a diluir al acceder al interior y curiosear a tu alrededor. Adem谩s del agradable sonido de la puerta al cerrar, que denota buen hacer, los detalles empiezan a aflorar frente a los sentidos. Se nota que el Mazda CX-5 es un coche dise帽ado y construido con cari帽o. No se trata solo de calidades de terminaci贸n; al nivel de precio que se mueve este coche, el valor, como al soldado, se le supone. Hablo de detalles, de peque帽as sutilezas que tienen tras de s铆, probablemente, unas cuantas horas pensando. Me viene a la memoria la impresi贸n que me produjo abrir la guantera y encontrarme con un soberbio manual de usuario de 3,4 cm de grosor de lomo, perfectamente estructurado y encuadernado, junto a otros dos m谩s peque帽os. O el dise帽o de los huecos para contener botellas, que llevan un mecanismo de ajuste lateral mediante muelle, para que el objeto contenido no se mueva ni vibre durante la marcha, adem谩s de proveer de unas esponjas para disminuir la profundidad del hueco en el caso de botellas peque帽as. M谩s all谩 de esos toques al detalle, la disposici贸n de todos los mandos y elementos de control est谩 bien pensada (y mejor dispuesta que en el modelo original) adem谩s de haber cuidado la accesibilidad para poder operar sobre ellos sin apartar la vista de la carretera en la mayor铆a de los casos, destacando la facilidad de aprendizaje y uso.


Ahora vamos a particularizar. La actualizaci贸n de 2015 tiene un peso especial sobre la parte anterior del modelo. La primitiva parrilla frontal ten铆a un cierto aire a radiador con sus rejillas dispuestas como un panal, ofreciendo un aspecto algo crudo, sin terminar. Con la evoluci贸n del a帽o pasado, tal elemento pasa a disponer de cinco lamas horizontales, donde las tres superiores pasan a estar divididas en torno al logotipo de la marca, que queda visualmente m谩s integrado. Los nuevos grupos 贸pticos delanteros y traseros son de ledes y var铆an en funci贸n del nivel de equipamiento, estando disponibles a partir del acabado Style+. El modelo b谩sico est谩 equipado con faros hal贸genos y los antiniebla son de serie en toda la gama (de ledes en los equipamientos superiores).

Otro elemento que impacta visualmente son las nuevas llantas de 19 pulgadas con acabado bitono, tipo corte de diamante. Este dise帽o est谩 tambi茅n presente en las llantas de 17 pulgadas. Se a帽ade a la gama 2015, como novedad, un nuevo tono de carrocer铆a: Sonic Silver y el Titanium Flash, presente en otros productos de la marca, se incorpora a la familia CX-5. La forma de los espejos retrovisores exteriores se ha modificado para reducir el ruido aerodin谩mico, e integran el intermitente lateral.


El interior del Mazda CX-5 2015 tambi茅n incorpora novedades, entre las que destacan especialmente: la nueva pantalla superior (m谩s grande y ancha), la presencia del sistema MZD Connect y la supresi贸n del freno de mano convencional en favor de un freno de estacionamiento el茅ctrico (no presente en el modelo b谩sico). La supresi贸n de la palanca del freno de mano y la posici贸n m谩s adelanta de los controles de la pantalla, dan como resultado un dise帽o m谩s despejado y ha permitido a帽adir un segundo posavasos central. El freno de mano el茅ctrico cumple bien con su trabajo. Dispone de funci贸n autom谩tica si los cinturones de seguridad est谩n abrochados y en caso de accionamiento involuntario durante la marcha –no deja de ser un bot贸n m谩s– se desconecta de forma inmediata. Este punto lo hemos probado y el impacto sobre el comportamiento del veh铆culo fue pr谩cticamente nulo, solo disminuy贸 ligeramente la velocidad un instante.

Los asientos del Mazda CX-5 2015 tambi茅n han evolucionado a mejor. Los delanteros tienen mejor sujeci贸n, el confort es mayor en general y se ofrecen, como novedad, con una tapicer铆a de cuero blanca si se desea (en negro tambi茅n existe y ambas son opcionales). El modelo de la prueba, con nivel de equipamiento Luxury, tiene una tapicer铆a de tela que emana calidad y de aspecto agradable.

Como resumen de este apartado, el Mazda CX-5 evolucionado es un coche que visualmente no pasa desapercibido. La limpieza y sencillez de l铆neas no le restan presencia, y si echas un vistazo al interior no defrauda, est谩 en armon铆a con el exterior. Esta consideraci贸n, unida a esos peque帽os detalles que marcan la diferencia y son tan agradables, le otorgan la puntuaci贸n de 鈥渘otable alto鈥 que pod茅is ver al final de la prueba.


Habit谩culo

Como cabe esperar de un coche de estas dimensiones, que adem谩s est谩 bien dise帽ado, el habit谩culo del Mazda CX-5 es amplio y generoso. De las cinco plazas que homologa el coche, cuatro de ellas son realmente c贸modas, admitiendo sin dificultad a personas altas y de complexi贸n fuerte. Ajustando el asiento del conductor a mi estatura (1,70 m), al sentarme en la plaza trasera gemela, las rodillas estaban separadas del asiento delantero unos 20 cm. El techo tiene buena altura y tal vez el 煤nico inconveniente para personas muy altas es el rango m谩ximo al que se pueden subir los reposacabezas. La quinta plaza puede servir para una silla infantil, un ni帽o no muy grande, un masoquista o un faquir; es estrecha, dura e inc贸moda de verdad. Lo ideal para este coche son cuatro adultos, matrimonio con la parejita, y entonces s铆, los pasajeros traseros pueden viajar realmente c贸modos, pudiendo extraer de la plaza central un pr谩ctico reposabrazos, con dos huecos para llevar botellas. El maletero de 463 litros es suficiente para el equipaje de todos los pasajeros que admite el Mazda CX-5. Los asientos traseros se pueden abatir en un esquema 40/20/40 quedando una superficie casi plana. Los ingenieros responsables del modelo han aprovechado bien los espacios para incluir distintos elementos portaobjetos y huecos por doquier. La guantera es profunda y de proporciones generosas.

Otro aspecto a considerar es el aislamiento sonoro del Mazda CX-5, que ha mejorado, seg煤n el fabricante, hasta en un 13% en el redise帽o de 2015. Lo cierto es que en orden de marcha el ruido del motor es casi el justo para saber que est谩 ah铆, y los debidos a rodadura y aerodin谩mica son m谩s que aceptables. A 120 km/h el nivel de ruido interior pasa a segundo plano si hay una conversaci贸n o se escucha alguna melod铆a.

Por todas las consideraciones anteriores, La puntuaci贸n en el apartado 鈥渉abitabilidad鈥 queda comprometida, seg煤n la f贸rmula que empleamos, por la plaza central trasera, que no est谩 a la altura de las dem谩s. En cuanto al apartado 鈥渃onfort鈥, el recorrido algo justo para personas altas de los reposacabezas penaliza ligeramente la nota.

Analizado el contenedor, veamos en detalle el contenido. Empezamos por el puesto de conducci贸n, donde hay un buen n煤mero de controles a manejar con cada mano. Son todos los imprescindibles para llevar el coche a buen puerto son accesibles sin despegar la espalda del asiento y sin casi apartar la vista de lo importante. En la puerta delantera izquierda est谩n los mandos de apertura y cierre de ventanillas, bloqueo de las mismas y control de los espejos retrovisores. Ya sobre el salpicadero, la rejilla izquierda de ventilaci贸n es completamente accesible. Bajo 茅sta hay una serie de botones que no lo son tanto, como control de tracci贸n, aviso de cambio de carril, control de 谩ngulo muerto, i-stop y control de presi贸n de neum谩ticos. Que no sean f谩cilmente accesibles no es un problema, al rev茅s, estos elementos de seguridad est谩n activados por defecto y su desconexi贸n es cosa seria y no deber铆a hacerse nunca con el coche en movimiento. Que est茅n a mano, pero no en marcha, es bueno.

Tras el volante hay dos mandos sat茅lites: control de luces a la izquierda y limpiaparabrisas a la derecha. Sobre los radios principales del volante hay dos grupos de botones con funciones bien diferenciadas: en la izquierda hay controles multimedia como avance y retroceso, volumen del altavoz, manejo del tel茅fono m贸vil (si est谩 emparejado al sistema mediante BlueTooth), y cambio de funci贸n/pantalla del ordenador de a bordo. En el radio derecho del volante est谩n situados los mandos que act煤an sobre el control de velocidad. Todo sencillo, bien dispuesto y al alcance de casi cualquier tipo de manos, incluidas las tallas peque帽as.

La informaci贸n principal se muestra a trav茅s de tres circunferencias: tac贸metro a la izquierda, veloc铆metro en posici贸n central y ordenador de a bordo a la derecha. Los dos primeros salpicados de testigos luminosos de informaci贸n y advertencia, aunque alguno hay fuera de esos dos recintos. A destacar el indicador que sugiere el cambio de marcha, situado dentro del c铆rculo del tac贸metro y bien visible. El bot贸n de encendido y apagado del motor y otros servicios est谩 en una posici贸n algo m谩s baja que el grupo anterior, situado a la derecha del ordenador de a bordo.

La parte delantera del habit谩culo del Mazda CX-5 est谩 dividida en dos vol煤menes, gracias a la zona central del salpicadero y una consola horizontal que separa los dos asientos anteriores. Sobre el salpicadero est谩 la gran pantalla t谩ctil de 7 pulgadas del sistema de infoentretenimiento, en cuya zona superior est谩 situado el lector de CD. Bajo la pantalla est谩n las dos rejillas de ventilaci贸n centrales y el bot贸n de luces de emergencia. El siguiente grupo en orden descendente est谩 formado por los botones y controles del sistema de climatizaci贸n bi-zona. Bajo este, un grupo de luces de advertencia relacionadas con los cinturones de seguridad y airbag (por si se instala una silla infantil), adem谩s de alg煤n que otro bot贸n at铆pico que no se suele ver en modelos 鈥渘ormales鈥, como calefacci贸n de los asientos o un bot贸n para restablecer el sistema de navegaci贸n si la pantalla est谩 ocupada en otros menesteres.

Cuando la consola central abandona la parte vertical se transforma en un amplio y profundo hueco que puede servir de eventual portaobjetos peque帽os (como una cartera de mano para tener preparado efectivo o la tarjeta de cr茅dito para pagar un peaje), aunque lo ideal es colocar ah铆 el smartphone, ya que las dos tomas USB y la auxiliar est谩n colocadas al fondo de ese recinto. Despu茅s del hueco anterior est谩 el selector del cambio (manual o autom谩tico), tras este la rueda central que act煤a como cursor y selector de la pantalla t谩ctil, otra m谩s peque帽a para control de volumen (que adem谩s enciende y apaga el sistema de infoentretenimiento), otros controles relacionados con este sistema (home, retroceso, m煤sica, navegador y favoritos), y a la izquierda de este grupo el bot贸n del freno de mano el茅ctrico.

Parecen muchos controles, sistemas e informaci贸n, y de hecho as铆 es, pero tan bien dispuestos y pensados para facilitar la vida al conductor, que te acostumbras en poco tiempo y con una curva de aprendizaje muy benevolente.

El cap铆tulo infoentretenimiento suele merecer atenci贸n aparte, pero en el Mazda CX-5 especialmente por lo completo y 煤til que resulta, adem谩s de su calidad. Mazda ha denominado al sistema MZD Connect. La unidad de prueba, como suele ser habitual, est谩 equipada con lo m谩s granado de la casa, empezando por el sistema de sonido, equipado con nueve altavoces y amplificador digital firmados por BOSE (nivel de equipamiento Luxury), con tecnolog铆as de la firma como la envolvente denominada Certerpoint, o la de compensaci贸n de ruido Surround Stage AudioPilot 2, adem谩s de disponer de ocho canales de ecualizaci贸n personalizada. El sonido es excelente.

El receptor de radio sintoniza bien las emisoras. Se pueden conectar diversidad de dispositivos compatibles con USB. Mediante BlueTooth reproduce m煤sica almacenada en un smartphone. Dispone de lector de CD… En este aspecto quedan pr谩cticamente cubiertas las necesidades musicales de cualquier usuario. MZD Connect da un paso m谩s, ofreciendo reconocimiento de voz y manejo en modo manos libres. En conjunci贸n con un smartphone compatible, el sistema permite el acceso a Internet, redes sociales y aprovecha las grandes posibilidades que brinda la plataforma en la nube denominada aha庐, con m谩s de 100.000 contenidos entre emisoras de radio, podcasts y audiolibros, adem谩s de servicios personalizados basados en la ubicaci贸n y desarrollados espec铆ficamente para el Mazda CX-5. Entre las posibilidades que brinda est谩 el escuchar tuits o publicaciones聽de Facebook, contestar con un 鈥渕e gusta鈥 o publicar mensajes de audio mediante una funci贸n de voz. La pantalla t谩ctil de 7 pulgadas es tambi茅n la encargada de mostrar la informaci贸n que suministran las aplicaciones del sistema: consumos, estado del veh铆culo y programa de mantenimiento. La c谩mara de visi贸n trasera acapara la pantalla en cuanto insertamos la marcha atr谩s.

Otro peso pesado del sistema de infoentretenimiento es el sistema de navegaci贸n. La informaci贸n se proporciona en color, en 2D o 3D al gusto del consumidor y la calidad de la pantalla es excelente. Ahora bien, tiene algunos inconvenientes, m谩s o menos importantes. El primero, subsanable, es la cantidad de ajustes que admite la configuraci贸n del sistema, pudiendo elegir/suprimir peajes, ferry, autov铆as, etc. Hay que prestar atenci贸n a este aspecto porque, dependiendo de la configuraci贸n, la elecci贸n de ruta que hace el sistema puede ser surrealista y puedes terminar dando vueltas en la plaza de Col贸n, sin encontrar la estatua de D. Crist贸bal. La frase anterior es una exageraci贸n, obviamente, pero prob茅 a poner unas cuantas restricciones cerca de mi domicilio y la vuelta que di para llegar a casa fue importante.

El siguiente punto oscuro est谩 en las glorietas. El sistema cuenta las salidas un tanto ad libitum. En ocasiones cuenta como salida sitios por los que obviamente no puedes salir (por ser direcci贸n prohibida) y en otros no. En una glorieta grande con varios accesos te puede confundir, teniendo en cuenta adem谩s que el mapa rota en la pantalla con un retraso importante. Por otro lado, el asistente por voz apoya mucho la informaci贸n en el nombre de las calles o v铆as. Esto, en muchos sitios de Espa帽a, es un problema porque o bien los nombres de las calles no existen, o las tapa un 谩rbol, o son canijas, o en virtud de la Ley de Murphy llegas a la intersecci贸n en un 谩ngulo en el que es imposible leer el cartel aunque Ojo de 脕guila vaya de copiloto. Por 煤ltimo, la manera de indicar las salidas e incorporaciones a determinadas autov铆as y autopistas, como 鈥渃urvas鈥, cuando no lo son, tambi茅n induce a errores. Conozco sistemas de navegaci贸n asequibles y a la venta en grandes superficies que no tienen estos problemas. De cualquier modo, te llegas a acostumbrar a esta forma de suministrar la informaci贸n de ruta. Con independencia de lo anterior, la cartograf铆a del sistema es excelente.

T茅cnica

SKYACTIV es la palabra m谩gica. Bajo esta denominaci贸n de esconde, m谩s all谩 de una plataforma o un conjunto de tecnolog铆as, la visi贸n de Mazda sobre c贸mo se ha de construir un coche persiguiendo la eficiencia. El Mazda CX-5 fue el modelo que inici贸 la era SKYACTIV cuando debut贸 en el Sal贸n del Autom贸vil de Frankfurt en 2011. SKYACTIV significa motores, transmisiones, carrocer铆a y chasis. En cuanto a motores, la familia CX-5 dispone de cuatro propulsores distintos, dos de gasolina y dos di茅sel. Todos de cuatro cilindros en l铆nea, con doble 谩rbol de levas en cabeza (DOHC), 16 v谩lvulas e inyecci贸n directa.

El motor de menos cilindrada (1.998 cc), es de gasolina y est谩 disponible en dos potencias: 165 CV y 210 Nm de par, para los modelos equipados con tracci贸n delantera (FWD) y 160 CV y 208 Nm de par para los que montan tracci贸n integral permanente (AWD). En el extremo opuesto encontramos al propulsor m谩s potente (192 CV y 256 Nm de par) y de mayor cilindrada (2.488 cc), tambi茅n de gasolina, que se monta exclusivamente con tracci贸n AWD. En cuanto a los petroleros, hay dos versiones de id茅ntica cilindrada (2.191 cc): uno con 150 CV y 380 Nm de par m谩ximo, y otro con 175 CV y 420 Nm de par. El primero equipa indistintamente modelos de tracci贸n delantera o integral. El segundo es solo para modelos AWD. Los motores de gasolina se denominan SKYACTIV-G y los di茅sel SKYACTIV-D.

El motor di茅sel de 150 CV es el 煤nico que exime del pago del impuesto de matriculaci贸n

En cuanto a la transmisi贸n, Mazda suministra dos sistemas de seis velocidades: SKYACTIV-MT (manual) y SKYACTIV-DRIVE (autom谩tico). El manual va montado tanto en modelos de tracci贸n delantera como integral. El cambio autom谩tico va siempre ligado a la tracci贸n AWD. Las suspensiones tambi茅n han sufrido cambios en el restyling de 2015, con nuevos amortiguadores. Las delanteras son tipo McPherson, y multibrazo las traseras en todos los modelos. Igual ocurre con los discos de freno: ventilados los delanteros (297 mm de di谩metro), y macizos los traseros (303 mil铆metros de di谩metro), comunes para todas las versiones del Mazda CX-5. Las llantas pueden ser de 17 y 19 pulgadas, con tama帽os de neum谩tico que van desde 225/65 R17 para las primeras y 225/55 R19 para las segundas.

El Mazda CX-5 empleado en esta prueba lleva el propulsor 2.2 L. SKYACTIV-D de 150 CV, es tracci贸n delantera, monta la caja de cambio manual de seis velocidades y neum谩ticos Toyo 225/55 R19 sobre llantas de aleaci贸n de 19 pulgadas. Con esta conjunci贸n de caracter铆sticas el fabricante declara una velocidad m谩xima de 202 km/h con limitador. Los 119 g/km de emisiones de CO2 de este motor eximen del pago del impuesto de matriculaci贸n. Es el 煤nico, ya que los dem谩s propulsores superan el l铆mite de 120 g/km CO2 y necesariamente han de pasar por esa caja.

La seguridad es un aspecto en el que el fabricante japon茅s ha invertido tiempo y dinero. Bajo la denominaci贸n i-ACTIVSENSE se agrupan una serie de sistemas de seguridad activa basados en sensores que emplean radar, l谩ser y c谩maras para informar al conductor del entorno por el que circula. Por ejemplo, faros led adaptativos y direccionales, sistema de aviso (LKA) y prevenci贸n de cambio involuntario de carril (LDWS), control de 谩ngulo muerto, detector de fatiga, alerta de tr谩fico trasera, control de 谩ngulos muertos durante la maniobra de marcha atr谩s, asistencia a la frenada en ciudad delantera y trasera, asistente de arranque en pendiente, se帽al autom谩tica de parada de emergencia, y otros m谩s habituales (y de serie en toda la gama), como el ABS de cuatro v铆as con distribuci贸n electr贸nica de la fuerza de frenado (EBD) y asistencia a la frenada (EBA), el control de estabilidad (DSC) y el control de tracci贸n (TCS). Algunos de estos sistemas se han incorporado por primera vez en los modelos que se venden en Europa y dependen del nivel de equipamiento, aunque los m谩s importantes los encontramos en cualquier modelo CX-5. Los elementos de seguridad activa del modelo de la prueba son: alerta de tr谩fico trasera, asistente de arranque en cuesta, control de 谩ngulo muerto, sistema de asistencia a la frenada en ciudad y testigo de control de presi贸n de neum谩ticos.

Llama la atenci贸n el sistema de faros led adaptativos (ALH) y direccionales (AFLS), en terminolog铆a Mazda. El primer acr贸nimo alude a un sistema que combina luces led de carretera divididas en cuatro bloques independientes, luces de cruce de alcance m谩s ancho y funci贸n de autonivelaci贸n de faros en autopista. El objetivo es no deslumbrar al tr谩fico que viene de frente y a los que nos preceden. Cuando la c谩mara del sistema detecta otro veh铆culo, apaga de forma selectiva los grupos de ledes que pueden deslumbrar, manteniendo el resto.

La seguridad pasiva gira en torno al concepto SKYACTIV-Body, tecnolog铆a de construcci贸n que combina estructuras y materiales para la mayor absorci贸n de energ铆as de impacto, sin que ello suponga un aumento de peso; fortaleza combinada con ligereza. Los airbag frontales, laterales y de cortina, son de serie en toda la gama Mazda CX-5 2015. La familia CX-5 dispone de conexiones ISOFIX y de anclajes Top Tether, para la instalaci贸n sencilla y segura de sillas infantiles.

Conducci贸n

Cuando pones el motor en marcha por primera vez, se nota en el acto el trabajo de insonorizaci贸n que tiene tras de s铆 el Mazda CX-5, en particular con el propulsor di茅sel. El ruido del motor parece emerger de la profundidad de una cueva. Contundente, grave y apagado, como el sonido gutural de los grandes felinos. Pisas el embrague, insertas primera, y mientras sueltas de nuevo el pedal izquierdo, el coche se pone en movimiento con suavidad. Todo el accionar sobre palancas, pedales, volante y el propio movimiento del coche se inicia con la armon铆a de un ballet. En cuanto abandono las instalaciones de Mazda y una vez en plena calle, voy atento al indicador de cambio de marcha; en cuanto superas algo las 1.500 RPM te sugiere que utilices la siguiente. As铆 lo hago.

Aterrizo en una zona pr谩cticamente desierta de personas y tr谩fico, de grandes rectas, salpicada cada 500 metros, m谩s o menos, por glorietas. Cuando la tercera empieza a pedir reemplazo hay que reducir de nuevo. Glorieta a la vista. Vuelta a empezar. Tengo por delante este mismo panorama durante al menos 2,5 km. En el primer tramo que la distancia entre glorietas es un algo mayor, estiro la tercera. La caballer铆a saca la melena a relucir; el motor empuja con ganas y mueve la tonelada y media de peso del coche sin pereza. El Mazda CX-5 coge m谩s velocidad de lo razonable para el tramo, mientras la siguiente glorieta aumenta r谩pido de tama帽o ante mis ojos. Intento reducir con una maniobra suave y casi me la como. 隆Eh! Chaval, 鈥渃uidado con la inercia鈥, pens茅. Asumo la culpa y contin煤o. Tras una breve parada para recoger algunas cosas, abandono la ciudad por autov铆as de circunvalaci贸n. Es viernes. Fin de semana complicado este en el que terminan las vacaciones de julio e se inician las de agosto. Complicado por el tr谩fico y complicado por el calor. La previsi贸n del d铆a es estar cerca de los 40 潞C a la sombra en el centro del pa铆s. Con gente nerviosa por alcanzar la playa y el calor, lo mejor es ponerse a la derecha, guardar la distancia de seguridad y salir de la ciudad tranquilamente. Buen momento para disfrutar del equipo de sonido. Pont Des Arts de St. Germain es la melod铆a elegida.

Terminada la tranquilidad de las autov铆as r谩pidas, el nuevo tramo es similar al que viv铆 a la salida de Mazda: rectas interrumpidas por glorietas, pero a m谩s velocidad y mucho cristiano a mi alrededor. Manejas el cambio, que es suave en cualquier circunstancia, y siempre divertido. Todo va bien hasta que encuentro a uno de esos conductores que se cree que vive solo. No solo conduce mal, sino que de repente decide ir al contrario de lo que ha marcado con su intermitente. Vamos r谩pido. El rumbo de colisi贸n est谩 trazado. Intento reducir la velocidad sin brusquedad y de nuevo aparece el s铆ndrome de la glorieta-hamburguesa, pero con el pepino del intermitente al rev茅s. 隆Me los como! La situaci贸n no permite lindezas, as铆 que piso el freno sin contemplaciones, con alguna entrada en escena del ABS. Peligro no ha existido en ning煤n momento, pero brusquedad s铆, y eso no me gusta. Van dos veces con el mismo problema y no es por falta de experiencia. He conducido coches de estas caracter铆sticas m谩s pesados y con muchos m谩s caballos. Antes de que se presente la tercera oportunidad, en esa que va la vencida, decido probar sin glorieta ni tr谩fico en un tramo que as铆 lo permite. De nuevo los frenos. 隆No soy yo! El Mazda CX-5 frena 鈥渓argo鈥. La progresi贸n de la deceleraci贸n no es lineal; demasiado suave al principio, demasiado brusca al final. 驴Un problema en concreto de esta unidad? Puede ser. Kil贸metros no tiene muchos, m谩s de 13.000, pero eso, a veces, es un mundo para un coche por el que pasan 40 manos. Como no me van a dar otro a probar y al d铆a le quedan horas y kil贸metros, tomo nota. Por un lado para frenar al gusto del coche sin sufrir por ello y por otro para se帽alarlo en la prueba como 鈥減roblema鈥.

Llega el primer puerto de monta帽a. Hay doble carril para los que subimos. Sin tr谩fico pesado no se circula mal. Los veh铆culos lentos guardan disciplinados la derecha y el carril izquierdo est谩 despejado. Pasando un poco de las sugerencias de cambio de marcha, las revoluciones suben lo necesario para negociar el puerto con desparpajo. 隆Ojo con los l铆mites de velocidad! La m谩quina empuja mucho y llegas a ellos en un abrir y cerrar de ojos. La sensaci贸n en ese tramo es que conduces un turismo con el centro de gravedad elevado. La caballer铆a se come el peso, y la pendiente modera la inercia. La suspensi贸n controla sin concesiones el balanceo de la carrocer铆a. El cambio, aqu铆, se reduce a cuatro marchas que entran y salen sin dificultad, admitiendo sin problemas reducciones 4陋-2陋. No se queja. El Mazda CX-5 traza las curvas con docilidad y precisi贸n. Definitivamente te olvidas de que es un SUV. En las 鈥減isadas鈥 involuntarias –o voluntarias– de las l铆neas delimitadoras de carril, otra medida de seguridad entra en juego (LKA), y una suave vibraci贸n en el volante te recuerda que hay que ir por el centro.

Los siguientes dos puertos de monta帽a m谩s o menos igual, solo que cada vez hay menos tr谩fico por las caracter铆sticas de la ruta elegida. Se disfruta de conducir. El equipo Bose ha enmudecido y ahora escucho la orquesta de c谩mara (de combusti贸n), para cuatro bielas y un cig眉e帽al. Hay que ir poniendo cuidado para no venirse arriba y disparar el veloc铆metro. He de comprobar el consumo que har铆a un padre de familia con ella dentro. Tras sucumbir a la tentaci贸n lo justo 鈥損eca, pero no tengas vicios, dec铆a San Agust铆n– aterrizo en un largo valle a unos 1.100 metros de altitud. No lo puedo creer, 35 潞C a la 1 de la tarde a esa altitud. 隆Vivan las emisiones de CO2, el calentamiento global y los americanos y australianos, que no quisieron firmar el Protocolo de Kioto! Claro, que en el pecado va la penitencia: hurac谩n Katrina y agujero en la capa de ozono. Perdonad el desliz, pero si no lo digo, reviento.

Tras el valle otro ascenso hasta los algo m谩s de 1.500 metros de altitud. La temperatura no da tregua. El Mazda sin dar un ruido. Desde ese punto hasta el destino, m谩s o menos sobre la misma cota, hay que descender un puerto para subir el siguiente. Orograf铆a made in spain. 隆Qu茅 maravilla! En las bajadas se pone de manifiesto nuevamente el car谩cter perezoso de los frenos para actuar. Le he cogido el punto al sistema y me da igual. Con algo de samba en la palanca de cambio y frenando con antelaci贸n no pasa nada.

Llegamos al destino, un inmenso pinar que garantiza sombra y el sosegado discurrir del viento entre las ramas de los 谩rboles. Hay que negociar unos tres kil贸metros de pista de tierra. La dureza de la suspensi贸n apta para carretera, y las llantas de 19 pulgadas, que traducen con fidelidad las irregularidades del camino, aconsejan abordar el tramo con calma. El CX-5 no est谩 hecho para esto, como no lo est谩 cualquier turismo. Solo goza de la ventaja de la altura, que se traduce en tranquilidad pensando en que no vas a dejarte el c谩rter en una piedra. Caen las primeras fotograf铆as.

Despu茅s de la sesi贸n de fotos compruebo de nuevo el term贸metro: 31 潞C y obviamente estoy a la sombra. A esa altura y en ese sitio nunca hab铆a vivido algo as铆. Decido entonces someter los asientos a una completa prueba de estr茅s –que los asientos del CX-5 pasan sin problemas– consistente en una reparadora siesta. S铆, amigos, probar coches tiene estos 鈥渞iesgos e inconvenientes鈥.

Sabiendo la que est谩 cayendo en la capital, mientras gozo de la paz ofrecida por la naturaleza, decido quedarme all铆 hasta la noche. Quiero probar las delicias de la tecnolog铆a ALH y AFLS que os comentaba p谩rrafos arriba. La idea es conectar el modo 鈥渁uto鈥 en la palanca de control de luces y no volver a tocarlo durante el camino de vuelta, pase lo que pase. Los pinares al anochecer desbordan magia. Las potentes luces led dibujan figuras caprichosas a medida que avanzas. Del recuerdo de algunos cuentos de la infancia no te libra tecnolog铆a alguna. Paura…

Por fin sobre asfalto. En el encuentro con el primer veh铆culo de frente el instinto me hace bajar las luces a mano. 隆No! Hay que dejar funcionar el automatismo. Para el siguiente venzo la tentaci贸n y s铆, el sistema cambia r谩pidamente en cuanto detecta un contrario. Ya hab铆a tenido ocasi贸n de comprobar el tiempo de reacci贸n al entrar en los t煤neles: las luces se encienden tras un segundo, y si la transici贸n luz/oscuridad es m谩s progresiva, tarda dos. A medida que me cruzo con m谩s veh铆culos y alcanzo otros, m谩s conf铆o en el sistema de cambio autom谩tico de luces. Resulta curioso observar como act煤a el sistema anti-deslumbramiento con el juego de apagar un grupo de ledes. El espejo retrovisor tambi茅n est谩 habilitado para prevenir ataques lum铆nicos de los que llevamos detr谩s. Cuando este 煤ltimo sistema est谩 actuando, un testigo luminoso discreto situado en el retrovisor, de color verde, nos indica su funcionamiento.

De nuevo a las puertas de casa. Consulto el ordenador de a bordo: unos 380 km de viaje con un consumo de 4,7 litros/100 km. Muy buen dato, porque ha habido mucha subida y bajada, aire acondicionado de principio a fin y no en todos los tramos he hecho caso a la sugerencia de marcha del sistema. Todo tiene un por qu茅. La 5陋 y 6陋 velocidad son s煤per-directas. En 6陋 velocidad, a 1.500 RPM, el CX-5 alcanza 90 Km/h y a 2.000 RPM, 120 km/h. El motor funciona muy a gusto en el tramo 1.500-2.000 RPM, que si no se abandona, sea cual sea la relaci贸n de cambio insertada, arroja cifras de consumo muy contenidas para un coche de las caracter铆sticas del CX-5. Aqu铆, este Mazda puede sacar pecho frente a turismos puros, m谩s ligeros, que gastan bastante m谩s (como el m铆o, sin ir m谩s lejos).

El resto de la prueba se ha desarrollado en tr谩fico urbano, ligero durante el mes de agosto, pero con picos de intensidad a determinadas horas. En este escenario, ha entrado en juego con intensidad el sistema i-stop de Mazda. Es cierto que act煤a muy deprisa en el arranque, pero a veces es un inconveniente. Por un lado, y lo achaco a la necesidad de cumplir con la temperatura objetivo del climatizador, se activaba en paradas de m谩s de un minuto (aunque no siempre) sin que fuera el momento de hacerlo. Por otro, con tr谩fico muy fluido entre sem谩foros, deja el coche clavado en la salida y si no se hila fino, hasta puedes calar el motor. Se puede desactivar, obviamente, y tal vez sea m谩s aconsejable en momentos de atascos 鈥渄e verdad鈥. En el mismo escenario, el escalonamiento del cambio entre 1陋 y 4陋 velocidad obliga a jugar con la palanca de forma continua. Si el tramo a recorrer en la ciudad es largo, se echa de menos el cambio autom谩tico. Si a todo lo anterior unimos la falta de inmediatez de respuesta del freno y las continuas alertas de los sistemas de seguridad (los motoristas aparecen como las setas en oto帽o), lo que se ha concebido para facilitar el tr谩nsito se convierte en un foco de estr茅s. Esto invita a reflexionar sobre qu茅 interesa llevar activado seg煤n las circunstancias. Como es l贸gico, la forma de circular en ciudad aumenta el consumo de forma notable, pero nuevamente el Mazda CX-5 sorprende frente a otros veh铆culos. Tras 740 km de uso, en los t茅rminos que os he contado, a una velocidad media de 48 km/h, 5,6 l/100 km me parece un consumo bajo para las caracter铆sticas y prestaciones del coche (un turismo «1600» de la d茅cada anterior, gasta m谩s rodando solo por carretera).

Conclusiones

He de decir que el concepto SUV no me enamora. Las polivalencias conducen a productos que no destacan en nada y son mediocres en todo. Lo mejor es enemigo de lo bueno, dicen. Pero mis preferencias personales son irrelevantes a efectos de la prueba. Gusten o no, los conceptos crossover y SUV han llegado para quedarse una buena temporada. Es lo que demanda el consumidor o lo que los fabricantes han inducido en su gusto, seg煤n se mire. El caso es que circulan por miles. Bajo esta consideraci贸n y contemplado en el contexto de sus iguales, el Mazda CX-5 de la prueba es un coche que ha causado una impresi贸n grata. Anda bien, permite adelantar con contundencia, es c贸modo y espacioso, gasta poco y la est茅tica es agradable. Creo que tiene argumentos suficientes para brillar con luz propia. No me gustan los SUV, es verdad, pero este no me importar铆a nada volver a conducirlo. Tal vez con otro motor, tal vez tambi茅n para Pistonudos鈥 Qui茅n sabe.



Pistonudos.com es creado por aut茅nticos fan谩ticos del motor.Una web hecha para informar sobre las 煤ltimas novedades en coches, motos, eventos y tambi茅n a nivel competitivo. Queremos compartir informaci贸n de calidad y 煤til para todos los usuarios m谩s apasionados, por eso hemos ampliado la web con distintos tips de mec谩nica.
Prueba: Mazda MX-5 1.5 ❯
A帽ade un comentario de Prueba: Mazda CX-5 2.2 SKYACTIV-D 150 CV 2WD
隆Comentario enviado con 茅xito! Lo revisaremos en las pr贸ximas horas.