General Motors plantea vender Opel al Grupo PSA

Sigamos con los hechos. La última vez que Opel dio beneficios a General Motors fue en 1999. Desde entonces, se han perdido 15.000 millones de dólares americanos en esta zona del mundo, compensada por los beneficios que se obtienen en el mercado norteamericano y chino, claramente más lucrativos. Además, en 2009, en medio del proceso de reestructuración de General Motors Corp., faltó el canto de un euro para que Opel/Vauxhall acabase en manos de Magna/Sberbank, el grupo inversor RHJ o incluso el fabricante chino BAIC.


Después de meses de especulaciones y noticias difusas, GM decidió quedarse con lo que quería vender, las condiciones y previsiones habían mejorado

Opel intentó meter la puntita en el mercado ruso, pero no salió bien por el cambio de las condiciones políticas y económicas, salió pitando en 2015. Invadir Rusia es una empresa jodida si actúa el General Invierno Económico. Debido a las consecuencias de haber metido los rusos las narices en la cuestión ucraniana y Crimea, por no hablar del machoalfismo de Vladimir Putin, llegaron las sanciones. Los rusos se han empobrecido y compran menos coches. El rublo se desplomó. Tormenta perfecta.

2016: Una odisea en el espacio europeo

El año anterior iba a ser el año de «break even», es decir, de acabar con los números rojos. Era el resultado de años de carrera de fondo por parte del ejecutivo Karl-Thomas Neumann (ex Volkswagen) y su equipo, en el que Opel ha elevado su posicionamiento de mercado con coches claramente mejores y en el que las versiones más equipadas han ganado protagonismo. Hubo que lamentar el cierre de la fábrica de Amberes (Bélgica) y la de Bochum (Alemania), y se han tenido que optimizar los costes de forma más o menos dolorosa.


Pero la votación del «Brexit» tuvo consecuencias

La libra perdió mucho valor y eso afectó mucho a la división europea de General Motors. Se anunció inicialmente una posible pérdida de 400 millones de dólares por este motivo, aunque finalmente «solo» han sido 300. Esa pérdida ha sido suficiente para tirar por tierra el beneficio, se declararon 257 millones de dólares en pérdidas. En otras palabras, si los británicos no se hubiesen vuelto locos (poco más del 50%, todo sea dicho) Opel habría dado dinero. Y estaría en vías de ganar más con el tiempo. Por cierto, GM ganó 12.000 millones de dólares en Norteamérica, no es un problema de pasta.

Ahora las previsiones apuntan a que Opel no dará beneficios hasta 2018. Eso implica no ganar dinero durante 18 años, mucho tiempo en términos empresariales. General Motors se plantea salir del mercado europeo, y pienso que va a ser una monumental cagada. Sí, con esas palabras. General Motors prefiere focalizar su negocio en los mercados que dan más pasta, cuando los principales grupos automovilísticos no paran de buscar expandir su negocio al mundo en vías de desarrollo -el desarrollado se da por sentado- e incluso países que ahora conforman el llamado tercer mundo, o subdesarrollados, que queda más fino.

En 2008 General Motors dejó de ser el fabricante líder, pasó a serlo Toyota. Ahora lo es Volkswagen, General Motors ha caído a la tercera posición, ya que la alianza entre Renault, Nissan y Mitsubishi no ha logrado todavía combinar más vehículos vendidos, pero puede que lo logre en 2017. Paradójicamente, ahora que GM es una empresa rentable y que ha dejado atrás el fantasma del rescate del Gobierno de Estados Unidos y Canadá -el famoso Chapter 11 o declaración de concurso de acreedores- quiere seguir implosionando y dejando su tarta en el plato para que otros se la coman.


¿Y qué decir de los franceses?

PSA empezó a tener unas dificultades de aúpa a partir de 2012, y acabó siendo necesaria la intervención del papá Estado francés y el grupo chino Dongfeng. PSA ha hecho muchos cambios en pocos años, especialmente acelerados desde que el ex número 2 de Renault, Carlos Tavares, dio un par de puñetazos en la mesa. Primero llegó el plan «Back to race» (vuelta a la carrera) y ahora está el «Push to pass» (presionar para adelantar). PSA está buscando expandirse en mercados prometedores como el norteafricano, el iraní y el indio, por no hablar de China, Sudamérica, etc. América del Norte sigue siendo un terreno poco amistoso para los franceses tras una aventura comercial que no salió bien, como otras tantas en las que se embarcaron.

Si el Grupo PSA se queda finalmente con Opel y Vauxhall, no vaticino nada positivo. Veamos:

  • Opel y Vauxhall tienen sobrecapacidad, y se van a unir a otro fabricante que tiene el mismo problema
  • Eso implica que sobran, literalmente, miles de empleos y más de una fábrica (suman 21)
  • PSA tendrá marcas compitiendo entre ellas, con mayor o menor grado de solapamiento
  • Los chinos tienen algo que decir, Dongfeng respalda a PSA, SAIC es socio de General Motors en China, y son rivales entre ellos
  • Dudo bastante de que el Grupo PSA tenga la fortaleza económica como para asumir un fabricante en pérdidas tan grande, sobre todo si no salen los planes bien

Desde 2012, tanto PSA como General Motors han colaborado en varios proyectos y en parte están desarrollando modelos conjuntos. Una cosa es que dos fabricantes colaboren a nivel de ingeniería, y otra que acaben peleando por los mismos clientes. Ahora mismo se ha conseguido resolver más o menos el anterior solape entre Citroën y Peugeot, y DS ya es marca independiente. Si se mete en cartera a Opel, en algunos segmentos habrá colisión frontal.


La hipotética PSA con Opel y Vauxhall representa casi el 16% del mercado europeo, es decir, la segunda posición detrás del Grupo Volkswagen

Sí, el acuerdo no está firmado ni mucho menos, pero si fuese empleado de PSA o de Opel, los tendría puestos de corbata. Los sindicatos en Francia y Alemania ya están limpiando las armas y afilando los cuchillos por si hay que protestar -amablemente- por una decisión en la que no parece que se les vaya a tener en cuenta. Por otro lado, Alemania tiene un pedacito de Opel, Francia tiene otro de PSA, y no descartaría que la Unión Europea se posicionase en contra de bendecir ese acuerdo.

Señores de PSA y de GM, están a tiempo de evitar cometer un gravísimo error

Más de uno pensará que soy un osado, que quién soy yo para decir nada en este tema. Solo soy un periodista con memoria. Si General Motors se quedó con Opel en prácticamente el peor momento de su historia moderna, y PSA estaba hace cinco años al borde del abismo, este no es el momento. Opel está encaminada para lograr beneficios, y el «Brexit» les ha tocado más que a otros porque tiene fábricas a ambos lados del Canal de la Mancha y hay intercambio de piecerío y coches de un lado al otro.

Si se consolida el «Brexit», adiós al mercado único y vuelta a la imposición de un 10% de arancel estándar entre el archipiélago británico y el continente. Los de PSA deben estar fumados si, ante semejante incertidumbre, se lían a comprar un fabricante que va a quedar rajado en dos durante una temporada. Casi me parece menos animalada cerrar a medio plazo las fábricas británicas, concentrar todo en el continente, y vender a los ingleses, escoceses y galeses Opel remarcados y punto. Total, a los australianos ya se lo han hecho, los Holden son coches fabricados ya fuera de Australia en su práctica totalidad, y solo tienen de «Holden» las insignias.

PSA no tiene exposición británica en cuanto a fábricas, todo se produce en el continente

Esperad, que no he terminado. Si PSA se queda finalmente con Opel y con Vauxhall habrá un impacto muy alto en el sector de la distribución, porque hay dos redes comerciales, y, obviamente, más de una sobrará. Más pérdidas de empleo, más impacto en las economías europeas. Al menos hay que decir que PSA, por lo normal, no vende sus marcas en el mismo espacio físico y separa concesiones. Total, aspira a llegar a gente distinta, pero ya era así cuando Citroën (con y sin DS) y Peugeot se quitaban clientes entre ellas.

A medio plazo, General Motors ya no trabajará en el desarrollo de motores, plataformas y etcétera con los franceses, ¿para qué? Los franceses perderán un socio ingenieril importante, y los americanos perderán otro. Recordemos que algunos modelos Buick son en realidad Opel con algo de tuning de marca, y se venden en Estados Unidos. Cuando las plataformas ya desarrolladas o a punto de salir sean totalmente renovadas, será a un mayor coste para unos y para otros. Puede que sigan trabajando en común, puede que General Motors mantenga un cacho de Opel por si acaso, incluso puede que General Motors se vea con vía libre para comprar FCA y que en Estados Unidos pase a haber dos fabricantes nacionales gordos.

Lo vuelvo a decir, será una cagada

Ford ha tenido mucha paciencia y se ha esforzado no solo en evitar el rescate -al final no lo necesitó- sino en volver su unidad europea rentable. El Grupo Volkswagen ha tolerado pérdidas en SEAT durante varios ejercicios hasta que la gama de producto correcta ha llegado a las calles y por fin la marca da dinero. Opel dará dinero en dos puñeteros años, General Motors no tiene ninguna necesidad de deshacerse de Opel. Si General Motors sigue adelgazando en el mismo plan que quiere hacerlo una anoréxica, seguirá perdiendo protagonismo en esta industria, es de sentido común.

Puede que, como en otras ocasiones, me equivoque en mi pronóstico, y que General Motors se deshaga de Opel es lo más cojonudo que le podría haber pasado tanto a los americanos como a los franceses, aunque tengan que fastidiarse miles o decenas de miles de europeos. Con o sin Opel, General Motors puede seguir viviendo de la teta china y la norteamericana, y más vale que esa apuesta les salga bien.

Opel tiene sobrecapacidad y unos costes por encima de competidores como Hyundai o Skoda. Fantástico, se tienen que seguir optimizando los procesos y dar a los europeos los coches que quieren. Por cierto, hablando de ese tema, el hipotético retorno de modelos como el Calibra se van a quedar no ya en el aire, sino en el éter metafísico o el boulevard of broken dreams (canción de Green Day). Venga, meto el videoclip, me parece profético.

Por su parte, PSA es un fabricante en pleno proceso de consolidación, que está asumiendo unos riesgos cada vez más altos para abrirse paso aunque sea a empujones. Las decisiones que está tomando Carlos Tavares de momento son acertadas, a nivel de producto, de posicionamiento, financieras… Torres más altas han caído. Que no se nos olvide que General Motors dominó sin nadie que le tosiese el mercado mundial -principalmente en EEUU- durante décadas, desde los años posteriores a la Gran Depresión. Opel forma parte de ese imperio desde 1929, ¿coincidencia?

Ahora no es el momento para que eso se vaya a hacer puñetas.



Pistonudos.com es creado por auténticos fanáticos del motor.Una web hecha para informar sobre las últimas novedades en coches, motos, eventos y también a nivel competitivo. Queremos compartir información de calidad y útil para todos los usuarios más apasionados, por eso hemos ampliado la web con distintos tips de mecánica.
Siguiente ❯
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.