Apple CarPlay, a fondo

Sin embargo, las novedades respecto a CarPlay han sido más bien escasas en comparación. CarPlay tampoco tuvo mucho protagonismo durante la ceremonia de apertura de la WWDC o Worldwide Developer’s Conference. Y en las sesiones para los desarrolladores, no indagaron mucho sobre los cambios anunciados. En lugar de eso, ofrecieron unas sesiones dedicadas al funcionamiento interno de CarPlay, lo cual es extraño en Apple. Pero dada la oportunidad, repasaremos el estado actual de CarPlay con algunos detalles de su funcionamiento interno y luego veremos cuáles son los cambios que está preparando la marca de la manzana mordida.


Estado Actual

Empezando por el concepto, cabe preguntarse “¿qué es CarPlay?” Es un método ingeniado por Apple para extender el sistema operativo de sus dispositivos móviles, iOS, al sistema de infoentretenimiento de nuestros coches. Su premisa es muy similar a la de Android Auto; no en vano, CarPlay fue presentado 11 meses antes (junio de 2013). Los verdaderos orígenes de CarPlay se remontan al año 2010, cuando Apple y BMW anunciaron un acuerdo de colaboración cuyo fruto fue “iPod Out”, una funcionalidad que permitía a determinados coches de la marca bávara mostrar la interfaz de un iPhone o iPod en su sistema de infoentretenimiento. A través de ella los conductores de BMW podían acceder a la librería de música de su dispositivo iOS y navegar por ella desde la pantalla de su coche utilizando los mandos del propio vehículo. iPod Out saldría al mercado en 2011, y al extenderse a vehículos de la marca Mini, pasaría a llamarse “PlugIn”.

Hoy día en CarPlay está disponible en más de 100 modelos de 40 fabricantes distintos, incluido Ferrari, debido a que Eddie Cue, Vicepresidente Ejecutivo de Software y Servicios de Internet para Apple, pertenece a la junta directiva de la marca del cavallino rampante desde 2012. En cualquier caso la creciente disponibilidad de CarPlay en vehículos nuevos, como la de Android Auto, viene respaldada por el hecho de que la mayoría de fabricantes está optando por tener ambos sistemas disponibles en sus coches, no vaya a ser que alguien no se compre un Honda NSX por tener un Samsung en vez de un iPhone. Ferrari, debido a sus lazos directivos, es un ejemplo de fabricante que sí ha apostado únicamente por un sistema.


¿Cómo funciona?

Cuando entramos en nuestro coche y nos sentamos, si conectamos nuestro iPhone a través de un cable USB veremos la interfaz de CarPlay tomar el control del sistema de infoentretenimiento de nuestro vehículo. Esto no significa que cada vez que conectemos nuestro iPhone tengamos que utilizar CarPlay necesariamente; si salimos de CarPlay con el teléfono conectado y no volvemos, la próxima vez que conectemos nuestro iPhone CarPlay respetará nuestra preferencia de utilizar el sistema de infoentretenimiento de nuestro coche. Si por el contrario, la última vez que nuestro iPhone estuvo conectado CarPlay tenía el control de la pantalla de nuestro sistema de infoentretenimiento, volverá al re-conectar el iPhone.

Este comportamiento se extiende también al uso de los altavoces; si la última vez que nuestro iPhone estaba conectado escuchábamos música a través de CarPlay, al conectarlo se resume la reproducción. Si por el contrario aún con el iPhone conectado escuchábamos música a través del sistema de infoentretenimiento del coche, al conectar el iPhone de nuevo la reproducción no se verá afectada. Por tanto, CarPlay comparte con el sistema de infoentretenimiento de nuestro coche el control de la pantalla,de los altavoces y del micrófono, respetando en todo momento nuestras preferencias de uso. Es decir, podemos escuchar música de CarPlay pero mantener el sistema de infoentretenimiento de nuestro coche en pantalla, y viceversa.

Software

A nivel de aplicaciones, CarPlay cumple con las necesidades básicas: llamadas, acceso al calendario, mensajería a través del servicio iMessage de Apple, navegación por turnos paso a paso con Apple Maps y música a través de Apple Music o de aplicaciones de terceros. A través de su sistema de reconocimiento de voz, podremos escribir mensajes sin despegar los ojos del asfalto, y el propio asistente de voz de Apple se encargará de leernos los mensajes entrantes. En lo que respecta a funcionalidad básica, CarPlay y Android Auto están a la par.


Lo curioso ocurre cuando decidimos arrimar la cortina que es la interfaz de usuario, y mirar lo que hay por detrás. Servidor ha sido programador profesional tanto de aplicaciones de Android como de iPhone, por lo que mi visión de ambos sistemas va más allá de las simples diferencias a nivel de usuario. Y desde este punto de vista, ambos sistemas operativos móviles tienen muchísimo en común: implementan los mismos conceptos, lo que implica que prácticamente todo lo que se puede hacer con uno se puede hacer en el otro. Cuando uno se adelanta con una mejor implementación o una nueva funcionalidad, al cabo de uno ó dos años como muy tarde, aparece en la otra. CarPlay y Android Auto son ejemplos de esto: primero lo anunció Apple, un año más tarde lo hizo Google.

¿Y por qué os cuento esto? Porque las diferencias internas que veo entre CarPlay y Android Auto son aún más reducidas. Al igual que en Android Auto, en CarPlay todo el vídeo y audio emana del iPhone, con lo cual se mantiene la premisa de que para actualizar CarPlay no es necesario actualizar nuestro coche, sino el sistema operativo iOS de nuestro teléfono. Y respecto a las aplicaciones de terceros, resulta que Apple y Google han decidido restringirlas de la misma forma: ninguna aplicación de terceros puede diseñar su propia interfaz de usuario. Y las únicas aplicaciones que son permitidas por ahora, son reproductores de audio como los que utilizaríamos para música, radio y podcasts.

¿Esto qué significa? Que un reproductor de audio que quiera aparecer en la pantalla de CarPlay simplemente se limita a enviarle la lista de contenidos posibles a reproducir, y una vez el usuario elige una canción, CarPlay le pedirá a esa aplicación que reproduzca dicho contenido, pero nada de diseños de interfaz específicos. ¿El resultado? Mayor seguridad, como ya analizamos en el caso de Android Auto, pero para el usuario todas las aplicaciones acaban teniendo el mismo aspecto.


Mención aparte reciben las aplicaciones de los propios fabricantes, que sí están concebidas dentro de CarPlay; pero no son aplicaciones de terceros, así que las analizaremos más abajo.

Requisitos fundamentales

Apple declara una serie de mínimos que ha de cumplir el sistema de infoentretenimiento de los coches que cualquier fabricante desee hacer compatible con CarPlay. Dichos requisitos se engloban en cinco categorías: pantalla, altavoces y micrófonos, métodos de interacción de usuario, sensores y conexión a un iPhone.  Las dos primeras categorías son muy lógicas; para poder mostrar la interfaz de CarPlay es necesario que el coche disponga de una pantalla táctil de buena resolución (la mínima soportada es 800×480 y la máxima 1920×1080 o Full HD).

Respecto a los altavoces, es necesario también que el vehículo disponga de al menos dos canales de audio, uno principal y otro para notificaciones, para que por ejemplo el usuario pueda escuchar música y a la vez recibir instrucciones del navegador para seguir la ruta deseada. El micrófono es imprescindible para poder realizar tareas mediante reconocimiento de voz. Y como la conexión física al iPhone es obvia, nos centraremos en lo más interesante: los métodos de interacción del usuario y los sensores.

CarPlay soporta tres métodos de interacción de usuario: la pantalla táctil, los propios mandos y controles incorporados en el coche, y el reconocimiento por voz. El reconocimiento por voz, como no podía ser de otra forma, es realizado por el asistente de Apple, Siri. Siri, como todo buen asistente digital en el año 2016, no sólo se limita a leernos nuestros mensajes entrantes y ayudarnos a responder por voz mientras conducimos, sino que puede realizar acciones como cambiar de emisora de radio, ponernos música de un artista determinado, buscarnos rutas hacia nuestro destino, llamar a un contacto, mostrarnos la agenda del día y demás.

Apple requiere que Siri tenga un botón físico en el volante para que el usuario pueda acceder en cualquier momento a este asistente, explicando que el acceso a Siri es el equivalente en el coche del botón que nos lleva a la pantalla de inicio en nuestros smartphones. En el caso de que el sistema de infoentretenimiento del coche tenga su propio sistema de reconocimiento de voz, Siri podrá ser accionado mediante una pulsación larga de dicho botón (unos 600 milisegundos), por lo que el usuario podrá acceder a los dos sistemas cuando un iPhone esté conectado al coche.

Respecto a los sensores, CarPlay necesita conocer en todo momento la velocidad del coche; no se especifica el por qué ni los usos que se le dan a esta información. No es difícil imaginar que con ella CarPlay pueda enviar un mensaje de SOS en el caso de detectar una colisión mediante un brusco descenso de la velocidad, pero no tenemos más información al respecto. Si el coche dispone de sistemas de localización vía satélite como el GPS, es un requisito que CarPlay disponga de acceso a esta información. Es más, de haber sistemas de localización en el coche, CarPlay requiere del uso de tanto GPS (sistema americano) como de GLONASS (sistema ruso), recomendando además el uso del sistema de localización Galileo (sistema europeo).

Modo inalámbrico

El primer cambio significativo que Apple introducirá en CarPlay será la posibilidad de utilizar este sistema sin cables. Es decir, podremos dejar nuestro iPhone en el bolsillo o en la guantera del coche y ver cómo se habilita CarPlay en nuestro coche tras desbloquearlo y sentarnos en él sin hacer absolutamente nada. Independientemente de si conectamos el iPhone de forma inalámbrica o con cable, CarPlay respetará nuestra decisión sobre el control de la pantalla del sistema de infoentretenimiento y de la fuente de sonido. Eso sí, seguramente el coche tardará más en detectar la presencia del iPhone de forma inalámbrica que cuando lo conectemos mediante un cable.

¿Cómo se hace dicha conexión? Si recordáis nuestro extenso artículo sobre Android Auto, os explicamos por qué optábamos porque Google implementase el modo inalámbrico  de Android Auto a través de Wi-Fi y no Bluetooth. En aquel caso Google no detalló cómo se implementaría dicha función. Apple en cambio, sí ha explicado cómo lo hará: y es mediante una combinación de Bluetooth y de Wi-Fi. Bluetooth se utilizará para iniciar las comunicaciones entre el coche y el teléfono, y una vez estas son establecidas, se pasará a una conexión basada en Wi-Fi para transmitir los datos en sí, cortando el enlace Bluetooth.

Recordemos que el iPhone debe transmitir al sistema de infoentretenimiento del coche todo el vídeo y el audio, donde el vídeo requiere de una gran cantidad de datos para mostrar todos y cada uno de los píxeles en pantalla. Además, es fundamental que la latencia o retraso entre la interacción del usuario, ya sea a través de la pantalla o de uno de los mandos, con el coche sea lo menor posible, porque sino el usuario notará de forma inmediata esta espera. Y como todos sabemos, si hay algo que nos frustra a todos al utilizar cualquier tipo de sistema informático, es introducir una orden y ver que esta no se ejecuta inmediatamente.

Además de Wi-Fi y Bluetooth, Apple señala que como requisito para el modo inalámbrico es necesario que el coche disponga de sistema de localización por satélite propio. Esto es porque, según Apple, en modo inalámbrico las posibilidades de que el iPhone se encuentre en un bolsillo o en un bolso son muy altas, por lo que el teléfono tendrá problemas para detectar su posición. Para que el usuario siempre pueda contar con el correcto funcionamiento de los mapas, es necesario que el coche cumpla con este requisito. En el caso de una conexión vía cable, CarPlay utilizará los sensores de geolocalización del iPhone si el vehículo no dispone de ellos.

Dado este requisito, es posible que a pesar de tener CarPlay en nuestro coche, si no tenemos el kit de navegación no podamos disfrutar del modo inalámbrico. Y aún teniéndolo, está por ver si el requisito de sistemas de geolocalización por satélite se aplica de forma retroactiva a todos los coches en el mercado con CarPlay; si sale a la luz en unos meses una incompatibilidad para coches que ya están en la calle, no me quedaré sorprendido en absoluto.

Navegación paso a paso en el cuadro de instrumentos

Este es un punto donde Apple apenas ha querido dar detalles. Como CarPlay es parte del sistema operativo iOS y esta mejora ha sido presentada junto a la nueva versión iOS 10, es posible que tengamos más detalles llegado su lanzamiento alrededor de septiembre. Pero por ahora, lo que sabemos es que Apple está mejorando el modo navegación en su aplicación Apple Maps para iOS y que estos cambios se verán reflejados en CarPlay.

En iOS 10, la navegación ofrece una mejor visión de la ruta a seguir, haciendo “zoom” cuando nos aproximamos a un giro y alejándose cuando llegamos a una recta o una carretera/autopista de la que no tenemos que salir pronto. También podremos desplazarnos a lo largo de la ruta para tener una idea de esta y a la vez ver cuáles son las zonas de mayor y menor densidad de tráfico. Por último, CarPlay nos ofrecerá rutas alternativas (más rápidas) si tras escoger una el sistema encuentra una más óptima.

En el coche, y según se ve en la foto superior, se añade que CarPlay será capaz de mostrar las instrucciones de la ruta a seguir en la pantalla auxiliar del cuadro de instrumentos. Entendemos que esta novedad puede que no sea posible en modelos existentes tras la actualización, a menos que el uso de dicho recurso del coche estuviese previsto desde la primera versión de CarPlay. El acceso a un nuevo recurso del vehículo involucra el uso de protocolos de comunicación con el coche para decidir quién hace uso de esa pantalla, de forma similar a cómo el sistema de infoentretenimiento y el iPhone se comunican para decidir quién obtiene el control de la pantalla situada en medio del salpicadero.

En cualquier caso, parece que Apple, al contrario que Google, aún no está preparada para tomar todo el control del cuadro de instrumentos, o que haya decidido no seguir por esa vía, por lo que CarPlay se limitará, según lo que hemos visto, a ayudarnos a seguir nuestra ruta sin mirar al salpicadero sino al cuadro de instrumentos.

Mensajería a través de Siri y Aplicaciones del Fabricante

En el apartado “Software” de la sección “Estado Actual” mencionamos que CarPlay sólo permite aplicaciones de terceros que sean reproductores de audio, mientras que Android Auto añade la posibilidad de tener apps de mensajería de terceros, como WhatsApp y Telegram. Aparte, en nuestro extenso artículo sobre Android Auto también mencionamos que Google está trabajando en incorporar aplicaciones hechas a medida para cada vehículo.

El problema de permitir aplicaciones de mensajería de terceros en CarPlay reside en Siri, quien se encarga tanto del reconocimiento de voz como de la transcripción del mensaje del usuario para su envío sin la necesidad de que el usuario aparte las manos del volante. Siri es un problema porque hasta la conferencia de desarrolladores celebrada recientemente, no había API o interfaz de programación para que otras aplicaciones pudiesen enseñar a Siri a realizar acciones con ellas. Por ejemplo: si le decimos a Siri “escríbele un mensaje a Javier”, siempre utilizará la aplicación de mensajería de Apple, iMessage. Ahora, con la API que acaba de anunciarse para la próxima versión de iOS, una aplicación como Telegram puede enseñarle a Siri para que podamos decir “envíale un mensaje a Javier a través de Telegram” y que el comando sea reconocido correctamente.

Esta API hace posible que ahora sí pueda haber aplicaciones de mensajería de terceros para CarPlay. Recordemos que tanto Apple como Google controlan en todo momento la interfaz de usuario, tanto para las apps preinstaladas como para las de terceros, así que el pegamento que permite que utilicemos otras aplicaciones para enviar mensajes manteniendo la interfaz estándar es el reconocimiento de voz, un problema que Apple acaba de solucionar para la próxima versión de CarPlay. Por tanto, Apple ha anunciado que oficialmente las apps de mensajería de terceros sí estarán soportadas en la próxima versión.

En lo que respecta a las aplicaciones realizadas por el fabricante del vehículo, estas han estado permitidas por parte de Apple desde el lanzamiento de CarPlay, y son publicadas por los fabricantes como apps para el iPhone en la App Store y tras ser instaladas en nuestro teléfono aparecen como una más en la pantalla principal de CarPlay. Es probable, aunque no lo sabemos con seguridad, que posean privilegios dentro del sistema operativo para acceder a APIs no permitidas para aplicaciones de terceros. ¿Por qué pienso esto? Porque para empezar estas aplicaciones podrán dibujar en la pantalla sus propias interfaces de usuario, algo que las aplicaciones de terceros no pueden hacer. Por ello también es factible que estas aplicaciones tengan acceso a todos los datos del coche que conoce CarPlay, como la velocidad del vehículo y la información de localización.

Lo que sí os puedo decir es que a partir de ahora las aplicaciones de fabricantes tendrán acceso a Siri, abriendo la posibilidad de pedirle realizar tareas relacionadas con el coche. Por ejemplo, si dicha información es accesible a CarPlay (porque la centralita correspondiente del coche se la envía), podríamos preguntarle a Siri sobre el estado de presión de nuestros neumáticos, o que nos indique la media de consumo de combustible durante el viaje. Son detalles pequeños que, nuevamente, pueden evitarnos alejar la vista del asfalto aunque sólo sea durante unos segundos. Y si la interfaz entre el coche y CarPlay lo permite, puede que en un futuro podamos pedirle a Siri que baje todos los cristales del coche, o que los suba y conecte el climatizador a una determinada temperatura, por dar ejemplos.

Claro que, a más integración, más cuidado deben tener los fabricantes  y los desarrolladores (en este caso Apple y Google) con la seguridad. Y si algo hemos aprendido hasta ahora, es que cualquiera puede tiene un despiste (o dos), y por consiguiente, siempre tendremos hackers para descubrirlos.

Conclusiones

Para aquellos que lo hayáis pensado leyendo estas líneas, CarPlay no funciona con un iPad, así que ya podéis dejar de pensar en cómo vais a conectar vuestro iPad al coche y dejarlo ahí para no tener que utilizar el iPhone. Tampoco podréis anclar vuestro iPad Mini o iPhone 6/6s Plus al salpicadero y tener CarPlay junto al cuadro de instrumentos porque no existe dicha funcionalidad; esto es algo que servidor no ve a Apple añadiendo, pero ¿quién sabe?

Personalmente, el mensaje que me llevo de esta conferencia de desarrolladores de Apple es que no se le ha prestado mucha atención a CarPlay. Se ha hablado mucho en los últimos años de que Apple cuenta con un equipo de desarrollo de software muy limitado en comparación con otros gigantes de Silicon Valley, y de que estos equipos a veces son arrancados de su trabajo diario para apoyar a otro equipo más importante. Dudo mucho, visto lo visto, que CarPlay tenga su propio equipo de trabajo; más bien opino que es una funcionalidad extra de iOS que en su lanzamiento fue muy importante, y que ahora están centrándose en otras cosas.

Quién sabe si andan ocupados trabajando más en el sistema de infoentretenimiento de su coche. También es cierto que Apple no suele hablar de sus planes hasta que están terminados, por lo que quizás hablemos dentro de unos meses de cambios que no fueron anunciados en la conferencia de desarrolladores pero que han llegado a la versión final. hasta entonces, estaremos atentos hasta que estos cambios anunciados vean la luz con el lanzamiento de iOS 10 y el nuevo iPhone alrededor del mes de Septiembre.



Pistonudos.com es creado por auténticos fanáticos del motor.Una web hecha para informar sobre las últimas novedades en coches, motos, eventos y también a nivel competitivo. Queremos compartir información de calidad y útil para todos los usuarios más apasionados, por eso hemos ampliado la web con distintos tips de mecánica.
Siguiente ❯
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.