¿A dónde van y de dónde vienen los descapotables de techo rígido?

¿Queréis repasar conmigo su historia?

Ellerbeck, el abuelo de los Coupés Cabrio

Aunque bastante desconocidos, los prototipos diseñados y patentados por Ben B. Ellerbeck a principios de los años veinte muy probablemente sean los primeros CC de la historia. Fue en la primera exibición de carroceros de automóbiles organizada en 1922 en Nueva York donde el bueno de Ellerbeck presentó su prototipo Cavalier. Extrañamente, y a pesar de lo interesante y avanzado de la idea, ni Packard, ni Ford, ni ningún otro gran fabricante mostró interés en la idea. A pesar de ello, Ellerbeck siguió desarrollando maquetas y prototipos, llegando a perfeccionar la idea hasta un nivel realmente sorprendente. ¿No te parece increíble que -en una época en la que la mayoría de coches se carrozaban “a medida”- la idea cayera en el olvido?


Si te apetece saber más sobre la historia de Ellerbeck y sus Coupés Cabrio, te recomiendo el interesante artículo de W.E. Gosden publicado en 1979, y recuperado por Hemmings.

Peugeot 402 Eclipse, el primero fabricado en serie

Diez años despues -en 1932-, Georges Paulin (un genial dentista francés) patentó un sistema muy similar, y en colaboración con los parisinos Émile Darl’mat -distribuidor de Peugeot- y el carrocero Marcel Pourtout fabricaron primero unos pocos Peugeot 301, 401 y 601 con el sistema de techo ideado por Paulin, para después fabricar -ya en serie- 508 unidades del famoso Peugeot 402 Eclipse, al que ya dedicamos un artículo.

Chrysler Thunderbolt concept car

Después de la Segunda Guerra Mundial, fue Chrysler la primera que volvió a demostrar en 1941 interés por la idea, proponiendo el futurista Chrysler Thunderbolt, un concept-car muy futurista con un techo escamoteable muy simple. Si se analiza objetivamente, no parece que los ingenieros de Chrysler se estrujaran demasiado las meninges, pues el biplaza necesitaba un tercer volumen enorme para alojar su poco sofisticado techo. De todas formas, hay que reconocer a Chrysler el interés en recuperar la idea, y a mi me encanta su diseño tan horizontal, muy personal y tan minimalista.


Ford Fairlane 500 Skyliner de 1957

Después de invertir mucho dinero en el diseño y desarrollo del Continental Mark II de techo rígido escamoteable, Ford canceló el proyecto. Pero poco después aprovechó parte de lo invertido y desarrolló el Ford Fairlane Slyliner, un gran descapotable de techo rígido que apareció en 1957 y del que se fabricaron 48.395 unidades. El sistema del techo del Skyliner era realmente espectacular y avanzado para su época -una lástima que no pueda decirse lo mismo de su estilo, que no ha envejecido nada bien-. El espectacular descapotable dejó de fabricarse solamente dos años después de su aparición, y tuvieron que pasar muchos años hasta que volviera a venderse otro descapotable de techo rígido…

Toyota Soarer Aerocabin

En 1989, es decir, 30 años después de que cesara la fabricación del Skyliner de Ford, Toyota presentaba el curioso Soarer Aerocabin, un coche a medio camino entre el auténtico descapotable y el coupé de techo panorámico del que se fabricaron solamente 500 unidades, y que anunciaba tímidamente la vuelta a la carga de los descapotables de techo duro…

Mitsubishi-ASC GTO Spyder

En 1995, y un año antes de que apareciera el famoso Mercedes SLK, Mitsubishi colaboró con el carrocero americano ASC para ofrecer en el mercado estadounidense el GTO Spyder, del que se vendieron 1.034 unidades. Se trata de un modelo poco conocido, pero que bien merece el título de primer descapotable de techo rígido -como Dios manda- de la época moderna.


Mercedes SLK

Era en 1996 cuando Mercedes sorprendió a todo el mundo con su SLK, un roadster compacto y dirigido a la clase media que representaría todo un éxito comercial. La clave del coche y lo que supuso su éxito fue su techo rígido escamoteable. Al contrario que en modelos precendentes, su silueta era muy compacta, gracias a un ingenioso techo que no necesitaba demasiado espacio para replegarse, y que permitía unas proporciones muy agraciadas, tanto con el techo puesto como replegado. Esta primera versión del SLK estuvo en producción hasta el 2004, año en el que fue sustituido por la segunda generación, modelo que con profundas modificaciones -y cambio de nombre- todavía se sigue fabricando.

Peugeot 206 CC, el primer cabrio realmente popular

De la misma forma que Peugeot fue el primer fabricante en comercializar un descapotable con el techo rígido, también hay que agradecerle que haya sido el primero en popularizarlo con el 206 CC. Presentado en septiembre del 2000, el 206 CC representó una autentica revolución al ofrecer por primera vez un descapotable accesible, razonablemente práctico y de estética muy agradable. Hasta la aparición del 206 CC, eran muchos -y muchas- los que soñaban con un descapotable, pero que o bien no se lo podían permitir, o bien recelaban de lo delicado de las capotas de lona y -por que no decirlo- de lo expuesta que una capota de lona está al vandalismo.

Personalmente encuentro muy conseguido el diseño del 206 CC, y resulta admirable como sus diseñadores consiguieron encajar un habitáculo de 2+2 plazas -cierto, las de atrás diminutas- y su capota dura en un coche tan pequeño. De la misma forma, resulta meritorio como un diseño que partía de unas proporciones -a priori- un tanto extrañas llegó a ser tan acertado.


La época dorada de los Coupé Cabrio

El gran éxito comercial del 206 CC animó a muchos fabricantes a lanzar este tipo de modelos, y así aparecieron enseguida el Renault Megane CC y Peugeot 307 CC, modelos de 4 plazas que prometían una gran polivalencia, pero que presentaban algunos inconvenientes: En primer lugar, y aunque el espacio para las plazas traseras era más o menos razonable, el respaldo de las mismas era demasiado vertical -condicionado por la cinemática y espacio necesario para guardar el techo-, de forma que no resultaba cómodo viajar en las plazas traseras.

En segundo lugar, las turbulencias -viajando descapotado- en las plazas traseras de un descapotable de 4 plazas son insufribles y como pocos clientes compraban e instalaban el cortavientos, la mayoría de ellos acababa descapotando su precioso CC muy poquitas veces… Por si fuera poco, y para reducir en la medida de lo posible las dimensiones del techo, el parabrisas se estiraba hasta muy atrás, prácticamente hasta alcanzar la vertical de la cabeza del conductor, lo que provocaba cierta perdida de esa “sensación” de ir a cielo descubierto de los convertibles tradicionales.

Para solucionar o paliar estos problemas, aparecieron descapotables de 4 plazas -léase Astra o Eos- con complejos techos que se replegaban en múltiples secciones, permitiendo parabrisas menos intrusivos y algo más de comodidad en las plazas traseras. El Eos resultaba especialmente bien diseñado, tenía unas plazas traseras razonables y además, su estética resultaba muy acertada, pero a costa de un diseño de techo realmente complejo.

Luego vinieron modelos de categorías superiores, algunos ellos como la Serie 3 Cabrio (ahora Serie 4) de BMW con un diseño impecable y que siguen en producción, y muchos otros. Algunos roadsters -como el Z4- se pasaron al techo duro… Durante la época de oro del techo duro plegable, incluso se llegó a vender el Chevrolet SSR, un curioso Pick-up de diseño retromoderno con techo duro escamoteable, o el simpático -me encanaría tener uno- Daihatsu Copen, un diminuto -entra dentro de la categoría de los kei-cars japoneses- biplaza de diseño retro, del que ya hay segunda generación, aunque ahora con un diseño muy contemporaneo.

Mención aparte merece el Mazda MX-5 RC (por Roadster Coupé), porque además de que Mazda decidió ofrecer la tercera generación de su roadster en dos variantes: el habitual y sencillo techo de lona manual, y una variante CC de material sintético. Pero lo que hacia verdaderamente especial al MX-5 RC es que su silueta -especialmente descapotado-, apenas variaba con respecto a la de la variante de techo de lona, y además, replegaba su techo en un hueco independiente del maletero -que era idéntico en formas y volumen al de la variante de techo blando-, por lo que la capacidad de carga no se veía afectado cuando se descapota.

Ventajas Desventajas
  • Mejor insonorización
  • Ligero aumento de seguridad pasiva (capotados)
  • Sin envejecimiento de la lona
  • No es necesario un hardtop (en zonas con inviernos muy crudos)
  • Unificación de variantes coupé y cabrio en un solo modelo
  • Mejor visibilidad (en algunos modelos)
  • Mayor pérdida de capacidad de maletero cuando se repliega (mayoría de modelos)
  • Mayor peso
  • Centro de gravedad más elevado
  • Mayor complejidad mecánica y riesgo de averías
  • Riesgo de entrada de agua por las juntas

Los CC: presente y futuro

Una vez pasada la moda de los CC, ha desaparecido la mayoría de descapotables -tanto de techo rígido, como de techo blanco- derivados de coches “normales”. En este sentido, resulta significativo que el sucesor del Z4 vuelva a la capota de lona, y un poco triste que incluso el SLC -precursor de los modernos CC- no tenga su futuro asegurado…

El porqué de la desaparición de la mayoría de CCs -y de muchos descapotables- se debe a varios motivos. En primer lugar y como comentaba más arriba, los CC compactos de cuatro plazas no tienen unas plazas traseras muy utilizables, en segundo, son coches caros de desarrollar, por lo que no se justifican si no hay cierto nivel de ventas, y en tercero -y tal vez más importante-, el mercado es caprichoso, y ahora lo que mola es un SUV «coupé» con llantas de 20 pulgadas.

Sin embargo, algunas marcas siguen confiando en la idea, Mazda por ejemplo ha lanzado la versión RF (por Roadster Fastback) de su nuevo MX-5, que aunque de estética targa, sigue teniendo mucho de roadster, ya que incluso el cristal trasero se repliega. Tampoco parece probable que Ferrari o McLaren (que no fabrican coches con techo de lona) vuelvan atrás. Daihatsu sigue ofreciendo el Copen, y parece que Mercedes seguirá adelante con su SL…

Ciertamente, los descapotables de techo duro están en horas bajas, pero después de haber tenido roadsters con techo de lona, y de conducir actualmente -porque se me puso a tiro- un Roadster Coupé, diría que para uso habitual, las ventajas -para un biplaza- de un techo rígido escamoteable bien diseñado, son muy superiores a sus desventajas.



Pistonudos.com es creado por auténticos fanáticos del motor.Una web hecha para informar sobre las últimas novedades en coches, motos, eventos y también a nivel competitivo. Queremos compartir información de calidad y útil para todos los usuarios más apasionados, por eso hemos ampliado la web con distintos tips de mecánica.
Siguiente ❯
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.