¿Tan peligrosos son los Dodge SRT Hellcat?


Más de 700 CV para un turismo son muchísimos caballos, lo miremos como lo miremos. Es una cantidad bestial de potencia, y excesiva se mire como se mire para conducir legalmente. No se me ocurren muchas situaciones en las que sean justificables tantos corceles mecánicos para circular por vías públicas. Pensé en que sería deseable que contasen con una llave para limitar las prestaciones en uso corriente, pero eso ya existe, con unas llaves se limita la potencia a 500 CV. Me siguen pareciendo demasiados.


La fábrica que sirve estos coches no alcanza el ritmo que demanda el mercado, y se han dado casos de excesos de pedidos, o como decir overbooking (en inglés todo es más fino). En otras palabras, se fabrican menos SRT Hellcat de los que se podrían vender, por lo que el fabricante se puede permitir el lujo de limitar un poco su venta a gente que esté un poco mejor de la cabeza de lo normal. No parece que estén por la labor.


Una de las novedades recientes en Nueva York fue el Jeep Grand Cherokee Trackhawk, o lo que es lo mismo, el motor del SRT Hellcat transplantado en un «SUV de carreras». Una de las notas de prensa de Dodge hacía una comparativa entre la aceleración de grandes superdeportivos y la de este trasto. La comparación deja de ser acertada a la primera curva, donde la física pone a cada uno en su sitio, o fuera de la vía. El plan de márquetin de estos coches, la verdad, podría ser un poquito más responsable.

Os comento brevemente unos recortes de prensa (las fotos están en orden):

  • A finales de 2014 un Challenger SRT Hellcat verde se dio un porrazo en el Estado de Colorado. El conductor, de 34 años, perdió el control a eso de las 20:00, acabando contra un árbol. No llevaba en sus manos ni una hora, acababa de salir de un concesionario.
  • Cuatro niñatos de Kansas City (16-19 años) robaron unos Charger SRT Hellcat y Challenger SRT Hellcat. En menos de un kilómetro y medio ya habían reventado tres coches, pillaron a tres de los ladronzuelos y uno se escapó. Dos de los coches están siniestro total.
  • Se encuentra a la venta un Challenger SRT Hellcat que sin haber llegado a los 30 kilómetros necesita una reconstrucción bastante intensiva. El vendedor no da detalles de qué ha ocurrido, y es probable que el coche no haya sufrido esos daños en marcha (sino aparcado/en transporte).

El único patrón común que sacamos es que estos coches han sufrido accidentes muy rápidamente, pero no se puede extrapolar la conclusión de que los SRT Hellcat vayan dándose tortazos por todas partes. Sí, son más peligrosos de lo normal, pero hay coches más peligrosos sueltos por ahí. Si realmente Dodge (o FCA por extensión) puede elegir a sus clientes, puede ser el momento de hacerlo. Con un poco menos de mala prensa seguro que los dueños responsables pueden disfrutar de primas de seguro más bajas.


Evidentemente ni la mejor elección de clientes puede evitar que unos ladrones se lleven los coches fuera del concesionario, pero el resultado podría haber sido exactamente el mismo si esos chavales tienen la suerte de contar con más de 65.000 dólares en sus bolsillos (cada uno). Son caros, pero no inalcanzables, de hecho ¿cuántos coches hay con esa potencia por ese dinero? No muchos, la verdad.



Pistonudos.com es creado por auténticos fanáticos del motor.Una web hecha para informar sobre las últimas novedades en coches, motos, eventos y también a nivel competitivo. Queremos compartir información de calidad y útil para todos los usuarios más apasionados, por eso hemos ampliado la web con distintos tips de mecánica.
Teaser final del Mazzanti Evantra Millecavalli, el nuevo rey de Italia ❯
Añade un comentario de ¿Tan peligrosos son los Dodge SRT Hellcat?
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.