El caso del Hyundai Genesis o por qué no basta con ser un buen coche

La única versión disponible tiene un motor 3.8 V6 con 315 CV, obviamente a gasolina, con un sistema de tracción total. Mide prácticamente 5 metros. Lo tiene todo para triunfar… o para fracasar

Para empezar es un gasolina potente, 270 gramos de CO2 por kilómetro, por lo que paga mucho en impuestos (35,75% en la mayoría de las autonomías españolas), es un sedán, es asiático, es un Hyundai de más de 50.000 eurazos. En Estados Unidos estas debilidades son fortalezas, y por eso allí este coche se comercializa como Genesis G90 (marca aparte). Hasta las marcas francesas se han dado cuenta de que es una odisea entrar a pelear en el segmento E.


Cuenta Autocar que en Reino Unido lo descatalogan porque desde 2015 solo han conseguido vender medio centenar de coches. Ojo, es un mercado muy competitivo donde no es imprescindible ser alemán para triunfar, pero es un volumen de ventas ridículo. Peor es en España, en la primera mitad del año solo se han matriculado cuatro (cinco en el primer semestre de 2016) y es con mucha distancia el coche que peor se vende de Hyundai. No, no es el típico coche que aparece fácilmente en una exposición. En dos famosos portales de compraventa he encontrado ¡tres! Hay Ferraris menos exclusivos.


Desde su lanzamiento en 2014 se han vendido en toda Europa poco más de 500 unidades en total

Con semejante panorama no tiene mucho sentido introducir la marca Genesis a este lado del Atlántico si no quiere sufrir Hyundai un batacazo comercial. Eso sí, de disponer más adelante de algo más atractivo, como un SUV, y con motorizaciones distintas a un gasolina gordo, sí podría cuajar más. El Genesis, con el 2.2 Diesel de 200 CV, podría mordisquear algo a las monarquías Premium, pero con la que está cayendo no merece la pena gastarse dinero en semejante desarrollo por trivial que parezca y cumplir Euro 6c en adelante.


En cierto modo el Hyundai Genesis ha llegado a Europa como un experimento, un a ver qué pasa. Mucha gente de a pie cree que quien se gasta más de 50.000 euros en un coche el consumo le da igual. Nuevamente aquí tenemos la prueba de que no es así, sobre todo teniendo en cuenta que en el segmento E viene a venderse un gasolina cada nueve petroleros. El consumo cuenta, los impuestos también, sobre todo para clientes de flotas, renting, etc.

No basta con tener un buen producto, hay que comercializarlo como un producto superior, y ahí es necesaria una insignia en el capó nueva -vale, en este caso sería Genesis- y que el público considere que ese carácter Premium es creíble. Esperemos que el Kia Stinger tenga más fortuna arañando ventas a los Premium, aunque lo hará en el segmento D en el nicho de las berlinas de rasgos coupé, por debajo del Genesis.



Pistonudos.com es creado por auténticos fanáticos del motor.Una web hecha para informar sobre las últimas novedades en coches, motos, eventos y también a nivel competitivo. Queremos compartir información de calidad y útil para todos los usuarios más apasionados, por eso hemos ampliado la web con distintos tips de mecánica.
El Circuito del Jarama publica su calendario de eventos ❯
Añade un comentario de El caso del Hyundai Genesis o por qué no basta con ser un buen coche
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.