¿Sueñas con un Nissan GT-R? Ojo, piénsatelo mucho


Me he topado con un vídeo del «youtuber» Marchettino, muy conocido (supera los 346.000 suscriptores), que ha tenido durante cuatro meses un GT-R gracias al patrocinio de una empresa que vende neumáticos. Tras haber hecho 12.000 kilómetros, nos relata su experiencia y el dolor que supone tener un coche así. El coche lo consiguió usado, nada de nuevo, y le está suponiendo la ruina.

En el caso de los italianos, este coche paga 6.000 euros al año de seguro (solo hay que ver cómo conducen por allí para explicar ese precio) y otros 6.000 euros en impuestos (4.500 solo por «exceso de potencia»). Y sin hacer un solo kilómetro. En España sería mucho menos, mi amable aseguradora me lo dejaría con 33 años y 12 de carné en 2.350 euros a todo riesgo, 1.600 con una franquicia de 200, o a 670 si solo quiero la cobertura ultrabásica para que me dejen circular con él (es solo el doble de lo que me pedirían por el Prius). Al año solo hay que pagar el IVTM, 112 euros en mi ayuntamiento, de los más baratos de la Comunidad de Madrid. El presupuesto lo he hecho con un GT-R usado del 2009, de los primeros que llegaron, de 485 CV.


Consumo, otra parte que mola. Marchettino habla de una media según ordenador de 17,5 l/100 km, que a 1,2 euros/litro de 98 octanos, son «solo» 21 euros cada 100 km. Es doloroso, pero soportable. En Italia está a 1,5 el litro, así que nos habla de 3.000 euros en gasolina en cuatro meses, aunque en ese país la 98 ha superado los 2 euros/litro, podría ser muchísimo peor.

Los neumáticos son otra parte graciosa, ya que duran entre 3.000 y 10.000 kilómetros, y reemplazarlos cuesta entre 1.250 y 1.750 euros. Claro que se pueden usar marcas más económicas, uno puede elegir la modalidad de suicidio que le parezca más conveniente, que vivimos en un país libre. ¿Y los frenos? Es un coche pesado y potente, y los revienta, cada 4.000-8.000 kilómetros se come las pastillas, 600 euros; y los discos son otros 3.000 euros. Lo de la conducción eficiente y no usar el freno salvo para chocar se convierte en algo muy atractivo.


Las revisiones también nos van a desangrar, él habla de 450 euros cada 10.000 km, y eso sin meterse a circuito. En España lo podemos cifrar en 300 euros la revisión sencilla y 1.000 la completa, eso si lo hacemos en un centro autorizado Nissan. Seguramente en Norauto o Feuvert saldrá más barato, pero si consideramos que Nissan tiene a mecánicos formados exclusivamente para ese coche, y lo comparamos con marcas como Porsche, nos parecerá hasta una ganga.

A lo tonto, a fin de año, son varios miles de euros. Mientras tanto, si lo hemos adquirido por unos 50.000 euros, observaremos cómo el paso del tiempo y la depreciación hacen que hayamos tirado otros tantos miles cuando nos deshagamos de él. Es de esos coches que te hacen el hombre más feliz del mundo en dos ocasiones, cuando lo compras, y cuando lo vendes. Entre un día y otro habrá algunos días de éxtasis, y el resto serán de tormento.

Si no he sido suficientemente deprimente, podéis consultar el USPI del Nissan GT-R, publicado en la antigua Autoblog Spain, que seguramente os termine de quitar las ganas de tener este coche. A escala 1:18 sale muy barato, y solo hay que hacer un pago, salvo si se cae al suelo. Si un día recibo una amable invitación de un patrocinador para hacer una prueba de cuatro meses con este coche, seguramente me encuentren al cabo de unos días en el barranco más profundo, con el cinturón de seguridad, y clínicamente muerto. Me habré quitado de enmedio con estilo.




Pistonudos.com es creado por auténticos fanáticos del motor.Una web hecha para informar sobre las últimas novedades en coches, motos, eventos y también a nivel competitivo. Queremos compartir información de calidad y útil para todos los usuarios más apasionados, por eso hemos ampliado la web con distintos tips de mecánica.

Mira artículos relacionados!

¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.