Jeep Grand Cherokee Trackhawk, el apocalipsis hecho 4×4

El Jeep Grand Cherokee Trackhawk es el tercer vehículo de FCA que tiene el V8 6.2 supercharged de 707 CV bajo el capó. Sin embargo, a diferencia de sus «hermanos», este contará con tracción a las cuatro ruedas, evitando así enormes pérdidas de motricidad y haciéndolo un coche más polivalente en distintas superficies. Que tenga sentido o no, es lo de menos.

Jeep afirma que puede alcanzar 100 km/h en 3,5 segundos y alcanzar los 290 km/h

Con más tracción que cualquier Hellcat, el Trackhawk añade 249 CV al actual SRT que, con un V8 6.4 atmosférico, rinde una nada desdeñable cifra de 468 CV. La transmisión Torqueflite de ocho marchas también ha sido revisada para soportar los 875 Nm de par motor. Para conseguir este reto sin comprometer la fiabilidad, Jeep ha utilizado componentes reforzados en la caja de transferencia como eslabones de cadena de acero forjados y una cadena más ancha de lo habitual. También, como buen coche norteamericano, el nuevo Trackhawk tiene que hacer un buen tiempo en el cuarto de milla. Lo cubre en 11,6 segundos, nada mal para un bicho que rondará las dos toneladas y media de peso.


Para poder controlar toda esta descomunal potencia es necesario un buen equipo de frenado. Los discos de freno ventilados de 40 cm delante con pinzas de seis pistones y 35 cm detrás, corren a cargo de Brembo y son capaces de detener al Trackhawk de 100 a 0 km/h en 35 metros. Sirva de referencia que coches del segmento B de serie frenan en ese espacio, pesando menos de la mitad. Los frenos se encuentran alojados en el interior de unas llantas de 20″ de diseño específico calzadas con unos neumáticos Pirelli P Zero Scorpion 295/45.


Dispone de cuatro modos de conducción: Sport, Track, Tow y Snow. Cada uno de estos modos actúa sobre el comportamiento de la transmisión, la respuesta sobre las levas, la suspensión o la asistencia a la dirección eléctrica

Estéticamente no es muy diferente de un Jeep Grand Cherokee SRT, aunque, si uno se fija bien, se puede ver como en el paragolpes se han eliminado las luces inferiores para dar cobijo a unas nuevas entradas de aire muy útiles para refrigerar tanta caballería. Además, en su zaga hay cuatro salidas de escape en vez de dos.


¿Lo veremos en este lado del charco? Ojalá que sí. Sería extraño, pero el SRT sí que se vende en nuestro país desde 100.200 euros. Ha llegado un duro rival para los Porsche Cayenne Turbo S, BMW X5 M y Mercedes-Benz GLE AMG.



Pistonudos.com es creado por auténticos fanáticos del motor.Una web hecha para informar sobre las últimas novedades en coches, motos, eventos y también a nivel competitivo. Queremos compartir información de calidad y útil para todos los usuarios más apasionados, por eso hemos ampliado la web con distintos tips de mecánica.
2018 Lincoln Navigator ❯
Añade un comentario de Jeep Grand Cherokee Trackhawk, el apocalipsis hecho 4×4
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.