Standard Range Plus, más eficiente y con 328 km de autonomía real

Standard Range Plus, más eficiente y con 328 km de autonomía real

Recién aterrizado en Europa, en el verano de 2019, el Tesla modelo 3 de largo alcance Awd inmediatamente fue sometido a nuestras evaluaciones instrumentales. Ahora, dado el éxito comercial del vehículo eléctrico de Elon Musk, también hemos decidido probar la versión básica del sedán con solo tracción en dos ruedas y baterías de menor capacidad. En comparación con su hermana, la Gama Estándar Plus Se renuncia al motor delantero y la batería tiene más de una cuarta parte menos de energía: de 75 a 55 kWh. Por tanto, por un coste inferior de 8.420 euros, según los datos declarados, la autonomía baja de 560 a 409 kilómetros y se reducen las prestaciones (un segundo más para acelerar de 0 a 100 km/h).



Por dentro es siempre lo mismo. En definitiva, el Tesla más económico es también el más conveniente, dado que el rendimiento siempre es muy alto (solo 5,5 segundos para el 0-100) y la autonomía sigue siendo interesante. Luego, por lo demás, es idéntico a las versiones más caras, tanto por fuera como por dentro: así encontramos el ambiente que combina minimalismo y alta tecnología, con el salpicadero libre de instrumentos y mandos, todo concentrado en la gran pantalla 15- centro de pulgadas. Los únicos controles físicos siguen siendo el selector de marchas a la derecha de la columna (que también sirve para el control de crucero), la palanca a la izquierda para luces, indicadores y limpiaparabrisas, el botón de peligro (incómodo porque es demasiado pequeño y está camuflado en el pabellón, cerca de la luz del techo) y las dos pequeñas ruedas en el volante que, de vez en cuando, ajustan una función diferente, seleccionada entre las miles disponibles en la pantalla, incluida incluso la regulación de los retrovisores exteriores.


Standard Range Plus, más eficiente y con 328 km de autonomía real

Hermoso, pero poco práctico.. Precisamente esta abundancia de menús y opciones corre el riesgo de distraer la atención de la conducción, también porque los gráficos son elegantes, pero no especialmente visibles: también se han utilizado pequeños caracteres para la información principal, como la velocidad y la autonomía residual. Y, sobre todo, hay que llevar la mirada no sólo hacia abajo, como se hace para leer los instrumentos en una posición convencional (que, además, equipan los demás Tesla), sino también hacia la derecha. Todo ello, en cualquier caso, no compromete el juicio sobre la conducción del Model 3, que es positivo. Como en todos los coches eléctricos, pisar el pedal del acelerador corresponde a la entrega inmediata de par, que no tiene comparación en el mundo de los motores tradicionales. Y luego, desde el punto de vista del chasis, en el caso del Model 3 están todos los fundamentos para un comportamiento nivelado, dado que la dirección es muy directa y las sofisticadas suspensiones tienen una calibración que presta más atención al manejo que al comodidad. Y, hablando todavía de comodidad, el silencio del habitáculo no rompe récords: el motor apenas produce un zumbido bajo, pero el rodar de los neumáticos es claramente perceptible.


Ágil, pero desequilibrada. Volviendo a la conducción, el bajo centro de gravedad y los 230 kilos menos que la Gama Estándar, combinados con las calidades de la puesta a punto y de la dirección (pero que tiene un feedback un tanto artificial), son las premisas de un comportamiento ágil y seguro. La ausencia del motor delantero, sin embargo, desequilibra la distribución del peso hacia la parte trasera, lo que se traduce en una tendencia al sobreviraje, que el ESP mantiene bajo control con marcadas intervenciones. Los frenos rara vez se usan, ya que el frenado regenerativo al nivel más enérgico permite, si no exagerado, conducir con un solo pedal. Si por el contrario hay que recurrir a los discos, el Model 3 frena en espacios reducidos, pero se alarga un poco en superficies con agarre diferenciado. Y los embellecedores aerodinámicos de las ruedas no favorecen la refrigeración con un uso intensivo.


Bajos costos. En definitiva, esta versión de entrada al mundo Tesla tiene lo necesario para ser considerada por aquellos que quizás piensen en un Giulia, un A4 o un Serie 3, tengan disponible un garaje o una plaza de aparcamiento en la que instalar un wallbox para recarga, planifica cuidadosamente los viajes largos y es sensible a los problemas ambientales. Pero, haciendo bien las cuentas, también puede convencer a quienes poseen un coche de categoría inferior. La compra, incluso teniendo en cuenta los incentivos, es ciertamente más costosa, pero el mantenimiento es menos costoso, principalmente (pero no solo) por el bajo costo de la energía: con energía doméstica, este Model 3 solo necesita 3,30, 100 euros cada XNUMX. kilómetros, un valor que no tiene igual entre los coches tradicionales, aunque sean de metano. Lo justo para despertar el interés de quienes cuidan su cartera.



Standard Range Plus, más eficiente y con 328 km de autonomía real
TESLA Modelo 3

Audio vídeo Standard Range Plus, más eficiente y con 328 km de autonomía real

Pablo Mayo Sanz


Reemplazo del filtro de cabina Tesla Model 3 ❯
Añade un comentario de Standard Range Plus, más eficiente y con 328 km de autonomía real
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.