Los 7 síntomas definitivos de la fricción quemada


¿Qué es el embrague del coche?

El embrague es una de las partes más importantes del coche. Su tarea es conectar el volante al cigüeñal. Por lo tanto, actúa como un separador entre el motor y las ruedas.

De esta manera el motor puede permanecer encendido y girar incluso cuando el coche está parado.

De hecho, el embrague no es un componente único, sino el disco, el plato de presión y el cojinete del plato de presión.


La parte más característica, el disco, está cubierto a ambos lados por un material de fricción.

Cuando presionamos el pedal del embrague, levantamos el plato de presión, que al dejar de presionar el embrague, libera el movimiento del motor del de las ruedas.

Al separar temporalmente los dos discos obtenemos un cambio de marcha más suave sin "tirones".

Embrague quemado: ¿Qué significa eso?

Con "embrague quemado" nos referimos al problema de que el material abrasivo de ambos lados del disco de embrague está excesivamente desgastado.

Cuando este material se desgasta rápidamente, se crea el desagradable olor a plástico quemado, de ahí el término "embrague quemado".

Este olor acre e intenso se puede percibir incluso después de un cambio de marcha mal ejecutado. Otra de las condiciones que causan este desagradable olor es el sobrecalentamiento del embrague cuesta arriba.

Si se nota el olor cuando se apaga el motor, entonces el embrague se quema completamente y hay que cambiar los componentes del embrague.

¿Por qué está quemado el embrague del coche?

Como se explicó anteriormente, el embrague del coche consiste en un disco que normalmente se presiona entre el volante y el cigüeñal.


Al hacerlo, el disco obliga a los otros dos componentes a moverse al unísono y esto asegura la transmisión de la energía del motor a las ruedas.

Mientras el disco se mantenga firmemente presionado o completamente desprendido (durante los cambios de marcha) el desgaste permanece controlado.

Si, por otro lado, tenemos el mal hábito de "rascar" el embrague o mantener el pie en el pedal del embrague mientras conducimos, el desgaste aumenta enormemente.

Esto se debe a que en ambos casos el disco de embrague permanece levantado lo suficiente como para desgastar el material abrasivo muy rápidamente. El material abrasivo se convierte prácticamente en papel de lija que desgasta los otros componentes con el tiempo.

Cuando la capa abrasiva se desgasta rápidamente o ha alcanzado el límite mínimo, se empieza a percibir ese olor acre, llamado "hedor a fricción quemada".

1er. síntoma del embrague quemado: el pedal del embrague está demasiado blando.

Al final del día el embrague es un disco de hierro en el que se empujan varios muelles de acero.

Levantar el embrague y separar la transmisión debería entonces requerir una cierta cantidad de fuerza al presionar el pedal.

En la práctica debería sentirse como si estuvieras aplastando una máquina de metal, no tan fuerte como el pedal de freno, sino abajo.

Si no notas ninguna resistencia mecánica al pisar el pedal de embrague de tu coche o sientes que estás pisando un cojín, entonces hay un problema.

Esto es un claro indicador de que el embrague de nuestro coche se ha desgastado casi por completo y tenemos que conseguir que lo sustituyan.


El pedal de embrague suave es uno de los síntomas más fáciles de notar y por lo tanto no debe ser ignorado.

2º síntoma de embrague quemado: dificultad para engranar la marcha atrás

Cuando activamos la marcha atrás forzamos al cigüeñal a transmitir energía en la dirección opuesta para la que fue diseñado.

Nada peligroso o imposible, sin embargo, engranar la marcha atrás debería requerir un poco más de fuerza y presión que engranar los otros engranajes.

No es una coincidencia que cuando se pone la marcha atrás a menudo se oiga un fuerte ruido metálico o, en el caso de algunos vehículos, una vibración en todo el coche.

Poner la marcha atrás es una de las tareas más difíciles para el eje de transmisión y requiere mucha fuerza, especialmente del embrague.

Por esta razón, cuando el embrague se quema o está casi completamente desgastado, puede ser difícil "encontrar la marcha atrás" y engancharlo.

No engranar la marcha atrás es, por lo tanto, una clara señal de un embrague quemado.

3er. síntoma del embrague quemado: el embrague se desliza

Otro claro síntoma de fricción quemada es la sensación de que el embrague resbala o se desliza cuando se presiona. En la práctica no parece encajar adecuadamente con los demás componentes mecánicos.

En la práctica, cuando se pisa el pedal de embrague no se engancha correctamente o cuando se suelta el pedal de embrague, no se sale del todo.

Esta condición se denomina "embrague deslizante" porque parece que los engranajes cambian de manera "mantecosa" y no firme y mecánica como de costumbre.


Además de sentir el pedal del embrague suave (ver síntoma 1) notará un aumento de las revoluciones del motor sin un aumento aparente de la potencia. En otras palabras, las revoluciones del motor aumentan pero la velocidad del coche no aumenta, como si estuvieras en punto muerto.

Si el embrague resbala, lo notará sobre todo al conducir cuesta arriba o en la autopista. Intenta cambiar de marcha, pisa el acelerador pero en lugar de potencia obtienes un ruido metálico del motor. ¡No es bueno!

Para aquellos menos familiarizados con el coche que no pueden saber si el embrague se está deslizando, hay una prueba muy simple. Arranca el coche, cambia inmediatamente de punto muerto a 3ª o 4ª marcha y echa un poco de gasolina. Si el coche se cierra y se apaga (como cuando aprendiste a conducir) el embrague está bien. Si, por otro lado, empiezas a oír ese ruido metálico y las revoluciones del motor aumentan, tienes un embrague completamente quemado. ¡Hora de ir al mecánico!

4º síntoma de fricción quemada: olor acre y molesto

Hasta ahora hemos analizado algunos síntomas relacionados con el rendimiento del coche. De hecho, un embrague quemado también nos envía señales mucho más sutiles e implícitas.

Uno de estos síntomas, quizás el más claro, es el olor a plástico o metal quemado. Este es un fuerte olor acre que difícilmente pasará desapercibido incluso para los menos experimentados. Como se ha explicado antes, puede estar relacionado con un cambio de marcha poco fluido. Pero si permanece presente incluso con el motor apagado, el embrague definitivamente desaparece.

5º síntoma del embrague quemado: vibraciones del pedal del embrague

Además de que el pedal del embrague es demasiado suave, nuestro pie puede percibir otros síntomas de un embrague quemado o del final de la vida.

Si mientras conducimos apoyamos el pie suavemente en el embrague, preferiblemente sin usar botas militares o suelas de goma, y sentimos una vibración, entonces hay un problema.

En este caso, el embrague prácticamente ha llegado a su muerte y, al estar desgastado, no puede bloquear decisivamente el volante y el cigüeñal.

6º síntoma de embrague quemado: dificultad para cambiar de marcha

Piénsalo, el único propósito del embrague es facilitar el cambio de marchas sin tener que bloquear el motor completamente.

Si comienza a tener dificultades para hacer su único trabajo, entonces probablemente sea el momento de cambiarlo.

Este síntoma es fácilmente reconocible si tenemos dificultad para cambiar de marcha mientras presionamos el pedal de embrague hasta el fondo.

En pocas palabras, si sientes que necesitas más espacio para el pedal de embrague, es hora de encontrar un buen mecánico. ¡Simple!

7º Síntoma de fricción quemada: sonido de roce metálico

Además del pie, también podemos usar las orejas para ver si el embrague se ha ido o se ha quemado.

Si oímos un ruido metálico de roce al engranar los engranajes, como si estuviéramos arrastrando hierros sobre el asfalto, entonces el embrague probablemente ha desaparecido.

En este caso, sin embargo, el problema podría estar relacionado con los cojinetes demasiado desgastados (cuya sustitución es mucho más barata que el conjunto del kit de embrague). Entender dónde está el problema no es fácil y nos hace comprender aún más la importancia de un buen mecánico.

Lo más probable es que no tengas ni idea de lo que son los cojinetes de los coches. Por eso hemos escrito otro artículo en el que describimos qué son los cojinetes de los coches y cuánto cuesta reemplazarlos.

¿Qué es el olor de la fricción quemada?

El olor de la fricción quemada se identifica a menudo como un olor "metálico" o "de plástico quemado".

Lo que realmente se percibe por nuestra nariz es el olor que emite la pasta abrasiva del disco del embrague cuando se sobrecalienta.

Este sobrecalentamiento se produce cuando, al no insertar el embrague de forma firme y suave, el disco roza el volante de inercia y la almohadilla de presión durante unos segundos.

¿Cuáles son los síntomas de una fricción desgastada?

Cuando hablamos de un embrague desgastado nos referimos a una condición muy similar a la de un embrague quemado. Los síntomas de una fricción desgastada son, de hecho, casi idénticos a los de una fricción quemada.

El factor que más determina el desgaste del embrague es el estilo de conducción. Los malos hábitos como dejar el pie apoyado en el pedal del embrague mientras se conduce o cambiar de marcha bruscamente son cruciales para la vida del embrague.

Por lo tanto, un buen "examen de conciencia al volante" es útil para determinar si su embrague se utiliza correctamente o de manera que sea perjudicial para su vida útil.

El embrague desgastado mostrará entonces los mismos síntomas que un embrague quemado.

¿Por qué es importante reemplazar un embrague quemado o desgastado inmediatamente?

Seguir conduciendo con un embrague quemado o desgastado no sólo causará un desgaste adicional de los componentes de su coche, sino que podría convertirse en un peligro para su seguridad.

El hecho de no cambiar de marcha de manera efectiva puede convertirse en una fuente de distracción al conducir o hacer que el coche sea incontrolable. ¡No es bueno!

¿Qué hacer con el embrague quemado?

Si te das cuenta de que tienes un embrague quemado, la única opción es ir a un mecánico y pedir un recambio de embrague.

para prevenir más daños y asegurar la manejabilidad del auto.

Una vez retirado del coche, el mecánico podrá diagnosticar cuál es el problema y decidir qué componentes deben ser cambiados. Sin embargo, en una operación de reemplazo de embrague el costo de las piezas de repuesto tiene muy poco efecto. Lo que hace que el precio suba es la cantidad de horas de trabajo necesarias para llegar al embrague. De hecho, se trata de un componente situado en el interior del coche que es difícil de alcanzar sin desmontar muchas piezas.

Cuando se sustituye el embrague, en Pistonudos siempre recomendamos sustituir todos los componentes (disco, plato de presión y cojinetes del plato de presión) para evitar tener que volver a abrir todo en el futuro para sustituir una nueva pieza defectuosa. Es mejor tratar con un embrague que se ha desgastado una vez que tener que tocarlo de nuevo después.



Audio vídeo Los 7 síntomas definitivos de la fricción quemada
Pistonudos.com es creado por auténticos fanáticos del motor.Una web hecha para informar sobre las últimas novedades en coches, motos, eventos y también a nivel competitivo. Queremos compartir información de calidad y útil para todos los usuarios más apasionados, por eso hemos ampliado la web con distintos tips de mecánica.
¿Abrazadera deslizante? Aquí están las causas y lo que hay que hacer. ❯
Añade un comentario de Los 7 síntomas definitivos de la fricción quemada
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.