Shinichiro Sakurai, Naganori Ito, Kozo Watanabe y Kazutoshi Mizuno, los padres del Skyline y el GT-R

by Guille on 2 junio, 2015
Los hombres tras los productos

Después del atracón de ayer del mega-reportaje sobre el GT-R LM Nismo, hoy nos toca echar la vista atrás y viajar en el tiempo para rendir sentido homenaje a las dos figuras más importantes de la historia del Skyline, y por ende del GT-R. Dos personas que delinearon las líneas maestras sobre las que se ha levantado esta familia de productos desde sus orígenes hasta donde están hoy.

Aunque días atrás ya te contamos la historia deportiva del GT-R y sus orígenes (puedes recapturarla aquí), no tratamos en profundidad los orígenes del Skyline como modelo, ni tampoco los perfiles y figuras que lo «cocinaron», así que vamos a ello.

Tras la segunda guerra mundial, los países aliados obligaron a las industrias niponas fabricantes de armas a reconvertirse a otras tareas productivas. Entre ellas estaban Nakajima y Tachikawa, sendas fabricantes de aviones de combate. De sus restos nacerían varias industrias con diferentes intereses, incluyendo Fuji Precision Industries y Tokyo Electric Car Company. A través de varios cambios internos de Tokyo Electric Car Company, la compañía pasaría a denominarse en 1952 «Prince Motor Company», en honor al heredero del trono de Japón, y para 1954 se fusionaría con Fuji Precision Industries, que ofrecía servicios de ingeniería a la Prince en muchos aspectos.

Dentro de la Prince Motor Company se crearon dos exitosas líneas de producto. Prince tenía como objetivo crear sedanes de cierto lujo, y los dividía en los Skyline y Gloria, contando el primero con motores de cuatro cilindros y el segundo con seis. Para confeccionar lo que sería el Skyline, Prince fichó a un prometedor ingeniero, Shinichiro Sakurai, que venía entonces de trabajar en Shimizu Corporation, una compañía de ingeniería civil.

1317619912119089977

Sakurai (imagen superior) ayudó a la concepción de todos los Skyline hasta el R31, incluido, este es el de primera generación

Sakurai llegó a Prince en 1952, al poco del cambio de nombre de la compañía, e inmediatamente se puso a trabajar en el sedán compacto con motor de cuatro cilindros. El nombre, «Skyline» u horizonte en castellano, surgió de la observación del horizonte montañoso de Shiga Kogen que Sakurai veía desde la ventana de su casa de campo.

Sakurai tenía claro que quería hacer un coche superior al de la competencia del momento, y delineó un sedán de motor longitudinal delantero (por detrás del eje frontal) con una elaborada suspensión trasera por puente De Dion, muy superior al típico eje rígido trasero de la época. No era la única novedad en el mercado nipón de los sedanes. El Skyline asentaba dicha suspensión en un chasis monocasco, en lugar de emplear un diseño de carrocería y chasis por separado, lo que permitía crear un coche más ligero y rígido.

Así, en 1957 llegaba al mercado el Skyline ALSID, que con todas sus novedades técnicas se convertía inmediatemente en un éxito tanto a nivel comercial como a nivel de crítica. Para 1960 la familia Skyline recibía su primera variante deportiva, en la forma del Skyline Sports, carrozado con un elegante y deportivo diseño firmado por Giovanni Michelotti, siendo presentado en el Salón de Turín.

1317114544592064202

Michelotti vestiría el Skyline Sports de 1960, la primera variante deportiva del sedán

Sakurai seguiría trabajando por largo tiempo dirigiendo las operaciones de Prince en aspectos deportivos, siendo además uno de los diseñadores principales de la familia del R380 y sus sucesores deportivos, tal y como ya te contamos tiempo atrás aquí, pero manteniendo siempre cuidada la familia Skyline, con la evolución generacional progresiva de los S50, S54 y S57, estrenándose en este último el motor de seis cilindros en línea que se convertiría en un aspecto característico del modelo de cara al futuro.

1317112179983037012

Los primeros éxitos deportivos del nombre llegaron con el 2000 GT y su motor de seis cilindros

Sakurai siguió innovando, introduciendo conceptos como las cuatro ruedas directrices y empezando a trabajar en sistemas de tracción integral, al tiempo que formaba a un pequeño equipo de potenciales sucesores, entre los que se encontraba Naganori Ito. Ito contaba cómo Sakurai desafiaba a sus pupilos y los ponía a trabajar al límite para quedarse sólo con los mejores, prescindiendo de los que no daban la talla, que automáticamente salían del equipo de desarrollo del Skyline.

Para 1984 Sakurai se ponía muy enfermo. Tenía con su equipo desarrollado ya el Skyline R31, que incorporaba la citada dirección a las cuatro ruedas y la nueva familia de motores «RB» de seis cilindros y sobrealimentación en ciertos modelos, propulsores que a la postre darían a luz a los míticos RB26DETT de los GT-R de los noventa.

1317092562619065242

El Skyline R31 tuvo mala crítica, pero supuso el relevo generacional entre Sakurai e Ito al mando de los proyectos

Sakurai nombraba a Ito como sucesor y responsable de lanzamiento del Skyline R31. Ito afrontaba el desafío, y en 1985 se ponía a la venta el nuevo modelo, pero la crítica no lo acompañaba demasiado, molesta por un coche que se había convertido en un buen paquete tecnológico, pero que había perdido parte de la dinámica de conducción, a pesar de contar con la no poco rápida variante GTS-R.

Ante esta tesitura, y con Sakurai ya recuperado, pero con sus responsabilidades delegadas a favor de Ito, éste se conjuró con su equipo para hacer del Skyline R32 un coche digno de su denominación «Skyline». El coche resultó todo un éxito, especialmente gracias al retorno de la variante GT-R, cuya puesta a punto definitiva y desarrollo final sería llevada a cabo por Kozo Watanabe.

Nissan_Skyline_GT-R_R32_

Kozo Watanabe junto al R32

Watanabe llevaba años también en el equipo de Sakurai, y había diseñado partes de la suspensión de los coches de carreras R381 y R382, pero no sería hasta el R32 cuando tomaría un rol tan importante. Ante su éxito (especialmente tras el impacto mediático del récord en Nürburgring del GT-R, proyecto propio suyo), Watanabe promocionó en el seno de la compañía para convertirse en el director de los proyectos R33 y R34 del Skyline, incluyendo las variantes GT-R, logrando dos sonados éxitos comerciales y mediáticos más. Ito se quedaba como responsable máximo de Nismo entre tanto.

Pero la industria del automóvil cambia rápido, y Nissan, con Carlos Ghosn a la cabeza, decidió hacer del GT-R un producto independiente de la gama Skyline, y convertirlo en un producto global.

La realidad es que internamente el GT-R sigue empleando a día de hoy la misma platafoma del Skyline (que se comercializa internacionalmente como Infiniti G). Watanabe, tras el R34, pasó a dirigir Nismo, siguiendo los pasos que una década larga antes había recorrido Ito, y dejando a Kazutishi Mizuno la responsabilidad de crear el nuevo GT-R «global». El GT-R R35, emparentado como te decimos con el Skyline con el que seguía compartiendo plataforma, pero no nombre, se convirtió en otro hito global.

Mizuno prometió la renovación anual del coche para mantener su ritmo de mejora, y hoy en día, aunque sólo le queden un par de años antes de estrenar una nueva generación, el R35 sigue siendo una máquina terriblemente competitiva, que ha alcanzado cotas de reconocimiento en todo el planeta que Sakurai probablemente no habría soñado cuando delineó el primer Skyline.

Nissan-Concept-2020-Vision-Gran-Turismo-2

El próximo R36 será gestado por una nueva generación de ingenieros de Nissan, con aprendizaje del GT-R LM Nismo de Le Mans

Mizuno ha cumplido ya su edad de jubilación, y dejará el desarrollo del R36 a una nueva generación de talentos. Entre tanto, Watanabe se retiró de Nismo, y ahora dirige el museo de los Prince Gloria y Skyline en Japón, donde recuerda con cariño todo el recorrido de un nombre mítico.

En su poco más de medio siglo de historia, Skyline y su derivada perfecta, GT-R, han pasado de decorar la trasera de un sedán nipón a estar luchando ahora mismo en las 24 Horas de Le Mans.

 

 

 

 

 

LOAD MORE
End of the line!
comments
Leave a reply

You must log in to post a comment

Fonts by Google Fonts. Icons by Fontello. Full Credits here »