Mazda en las carreras en la actualidad

by Guille on 17 agosto, 2015
Un breve vistazo a las actividades deportivas post-Le Mans 1992

Nos toca cerrar el especial Mazda. Lo vamos a hacer con un breve repaso a las actividades deportivas de la firma tras el cierre de su proyecto en Le Mans con el abandono del MX-R01 del que te hablamos semanas atrás.

Mazda RX792-P

autowp.ru_mazda_rx-792p_4

Cuando el 787B venció Le Mans en 1991, se sabía que no iba a poder continuar su carrera deportiva, por el cambio reglamentario acometido por la FIA y el ACO. Pero era una pena tirar todo el trabajo desarrollado con el motor de cuatro rotores.

Así, Mazda de los Estados Unidos decidió apostar por desarrollar su propio coche para el campeonato estadounidense IMSA GTP, con la idea de re-aprovechar el motor, desarrollar una aerodinámica avanzada y ganar todas las pruebas.

autowp.ru_mazda_rx-792p_2

Desgraciadamente, la falta de presupuesto y las intenciones de la IMSA de matar el campeonato en 1993 hicieron que el RX792-P se quedara en un proyecto sin apenas tiempo para exhibirse. En 1992 completaron algunas pruebas con resultados muy discretos al inicio de su curva evolutiva, pero las dos unidades producidas, con chasis de fibra de carbono producido por Crawford Composites, acabaron almacenadas sin tiempo para brillar.

Muchos de los implicados en el proyecto se lamentaron, ya que aspiraban a mucho más de cara a 1993, con un motor que erogaba ya más de 750 caballos de manera fiable, pero el RX792-P nunca tuvo tiempo de cumplir las expectativas generadas.

Copas mono-marca con el Miata

mazda_mx-5_cup_concept_8

Nada más aparecer en el mercado estadounidense el Miata, rápidamente los aficionados a conducir rápido en Estados Unidos se dieron cuenta de que suponía el perfecto elemento de base para un coche de carreras de club. Así surgió un movimiento en el seno de la SCCA para montar copas monomarca con el Miata de serie.

Tal fue la evolución del fenómeno y la cantidad de participantes que se fueron sumando que finalmente Mazda decidió apoyar oficialmente el campeonato, que además acabaría siendo integrado desde 2003 en las carreras “profesionales” de la SCCA, con coches preparados oficialmente por la firma.

Actualmente el campeonato está dividido en la MX5-Cup y la Skip Barber Challenge, dedicándose cada campeonato a una mitad de Estados Unidos, a fin de reducir los costes logísticos.

El nuevo Mazda MX-5 ND cuenta ya con su versión de copa monomarca, mientras las carreras de clubs locales siguen tirando de viejas generaciones del modelo para competir con coches de carreras desde los 8.000 dólares, o incluso menos.

Mazda en la resistencia en Estados Unidos

El cierre del campeonato IMSA GTP supuso el final de la conexión entre Mazda y las carreras de resistencia de manera “oficial” en Estados Unidos.

Pero pasaron los años, y Mazda retornó a la competición. Lo hizo primero con el RX-8 prototipo del Grand-Am. Se trataba de un coche con chasis tubular y una silueta muy similar a la del RX-8 de calle, con el que no compartía prácticamente nada. Bajo su capó delantero se encontraba un motor de tres rotores de carreras derivado del 20B de los Cosmo Sport nipones.

Los éxitos del Grand-Am en su categoría fueron muchos y muy variados, con pilotos con nombres tan reconocibles como el de Patrick Dempsey (sí, el de Anatomía de Grey). Pero cuando el RX-8 abandonó la comercialización en Estados Unidos hubo que buscarle un sucesor.

mazdaspeed_rx-8_grand_am_gt_3

Mazda decidió apostar por un camino extraño y poco transitado, y creó un Mazda6 SkyActivD diésel para sorprender en Estados Unidos, en las carreras, con un coche competitivo con este combustible, algo que más allá de Audi con sus LMP1, nadie había logrado al otro lado del charco.

El SkyActivD de Mazda logró grandes resultados a pesar de tener más de la mitad de sus piezas y componentes de esztricta serie, mezclando victorias con resultados más discretos, sorprendiendo a propios y extraños. De estos éxitos Mazda se contagió rápidamente, y la división estadounidense decidió apostar más alto y comprar un chasis Lola LMP2 (viejo, todo sea dicho) para motorizarlo con el mismo SkyActivD y competir por el campeonato Tudor de resistencia.

00mazda6gxg-am

Pero los resultados no han llegado. La mezcla de un chasis ya superado por sus rivales con un motor que, si bien se ajustaba bien al Mazda6, le faltaba chicha para competir entre los prototipos ha hecho que el programa haya sufrido muchos altibajos, con carreras a las que ni tan siquiera ha asistido.

Ahora Mazda Estados Unidos trabaja en un nuevo motor SkyActivG de gasolina (un motor que poco tendrá que ver con el de producción) para competir en mejores condiciones en el campeonato Tudor. El problema es que Mazda necesita un chasis más competitivo, y habrá que ver si la filial norteamericana tiene los recursos necesarios para adquirirlo y desarrollarlo.

SM_6342

Entre tanto, la gran esperanza para los aficionados sigue siendo esperar a que Mazda se anime con un programa internacional más ambicioso en resistencia.

ProMazda Championship

41bk0049

Mazda apoya también en Estados Unidos una fórmula de promoción de monoplazas conocida como ProMazda Championship o ProMazda Series.

Este campeonato emplea un chasis Star de fibra de carbono monocasco con aerodinámica avanzada, motorizado con un Renesis rotativo de 1,3 litros y 250 caballos muy similar al motor de serie empleado en el RX-8.

Este campeonato está reconocido como uno de los “feeder” de las IndyCar Series. Vamos, que es un campeonato reconocido dentro de la pirámide de formación de pilotos para llegar al campeonato de monoplazas más importante de Estados Unidos donde, por cierto, Mazda no tiene presencia.

Mazda en Japón

StaiFSW8h_077

En el periodo 2005-2010, Mazda se sumó al SuperGT nipón de manera oficial con un RX-7 FD para la categoría GT300, operado por RE Amemiya, el preparador nipón más conocido de la esfera Wankel.

El coche logró el campeonato de 2006, brillando en muchas otras carreras. El problema para Mazda a partir de 2010 fue la apertura del campeonato, en esta categoría, a los GT3 europeos, lo que hizo que los de Hiroshima decidieran salirse del campeonato.

Desde entonces, Mazda sigue apoyando actividades en Japón como los campeonatos de Drifting, con el RX-7 (y algún RX-8), y también copas de club como el Super Taikyu Series, donde se citan competidores que corren con coches casi de serie, incluyendo entre los protagonistas los Demio (Mazda2) y los MX-5.

Mazda no destina presupuesto a tratar de competir en SuperGT al más alto nivel, donde los prototipos de Toyota y Nissan luchan por las victorias con presupuestos muy elevados corriendo con un reglamento prácticamente idéntico ya al del DTM alemán, con el que está convergiendo el campeonato.

¿Un futuro deportivo?

El glorioso pasado del motor Wankel en competiciones internacionales, especialmente en resistencia, sigue siendo tema de debate en los círculos de aficionados de la marca, que siguen esperando que Mazda vuelva a las carreras.

La firma siempre ha cuidado bien su legado, y está orgullosa de sus éxitos, especialmente la victoria en Le Mans, la única que ha logrado una marca nipona hasta el momento, y no será porque Toyota y Nissan no lo hayan intentado con enormes presupuestos en numerosas ocasiones.

El problema es que un fabricante del tamaño de Mazda, con su presupuesto de marketing, tan centrado en la rentabilidad y en sacar el máximo partido posible a cada euro invertido, lo tiene muy complicado para afrontar un proyecto a escala global.

Le Mans siempre ha tenido una puerta abierta para el retorno de Mazda, y no habría problema en que el ACO dejase correr a un coche con motor Wankel hibridado en LMP1 si Mazda se lo propusiera. Pero en un ambiente tan competitivo, donde Porsche, Audi y Toyota se gastan tanto dinero para lograr la victoria, llegar con una mecánica alternativa y hacerlo de manera competitiva sería algo muy complicado para la firma de Hiroshima que, además, si ha de volver, lo haría con un programa a medio plazo, con un objetivo claro.

Así las cosas, parece complicado que a corto plazo volvamos a ver un retorno a máximo nivel de Mazda a las carreras. Pero el mundo da muchas vueltas. Nosotros sólo podemos animar a estos “locos japoneses” seguir apostando por su manera “distinta” de hacer las cosas, tanto en coches de calle como en competición, y esperar que algún día se den las circunstancias adecuadas para que un programa de resistencia o de turismos, sea DTM, GT3 o Le Mans, vuelva a caber en los presupuestos de la compañía.

No te pierdas nada del Súperespecial Mazda
Todos los reportajes del súperespecial Mazda
 
Nombre del documento-0181

 
mazda_mx-5_cup_concept_5

 
Mazda_MXR-01_front-left_2014_WEC_Fuji

 
L6_sMazda787B

 
DM_mazda767_FOS_02

LOAD MORE
End of the line!
  • Matt

    Gracias por este especial tan completo y didáctico sobre la marca posiblemente más carismática del panorama automovilístico

  • Albert Ferrer

    Una pregunta me surge ¿no le dedicareis una entrada a la participación de Mazda en los rallyes?

    • Guille Garcia Alfonsin

      Nos hemos centrado en circuitos, ya lo has visto. Por el camino se han quedado algunos temas, pero tendrán cabida más pronto que tarde en otros especiales que vendrán. Si seguíamos extendiéndonos, hubiéramos completado más de 35 entregas, y nos habríamos pasado del objetivo.

      • Albert Ferrer

        Lo entiendo.

        Por cierto, aprovecho ¿cuán de serie era el 6 SkyActiv-D de carreras? ¿tenemos las especificaciones técnicas?

        • Guille Garcia Alfonsin

          La mitad de las piezas del motor eran de serie. El chasis de base también, pero la jaula de seguridad, la suspensión, los frenos, la aerodinámica… Eran de carreras.

  • Ander Arribillaga

    me encantan los mx-5 de la copa monomarca. me encantaría tener uno para track days…
    PD: gracias por estos especiales que, yo al menos, devoro con ganas.

    • nuevoenesto

      Ya somos dos.

  • Carlos Andres Diaz Campo

    los RX-8 son preciosos, lastima que el mercado no respondió de buena manera

  • http://www.naburean.tk/ NaBUru38

    El equipo Dyson corrió en la ALMS con prototipos Lola-Mazda semioficiales desde 2009 hasta 2013. Chris Dyson, Guy Smith, Butch Leitzinger, Marino Franchitti y Steven Kane fueron algunos de los pilotos.

Fonts by Google Fonts. Icons by Fontello. Full Credits here »