Kode 0, un one-off de ensueño

by José Antonio Aranda García on 28 agosto, 2017
EL HOMENAJE DE KEN OKUYAMA AL WEDGE DESIGN

Antes de nada, confesaré que soy un auténtico enamorado del diseño en cuña o “Wedge Design” (me verás posando de la forma más friki posible junto al Stratos Zero), aquel estilo de los ’70 que marcó el diseño de muchísimos concept car y de muchos deportivos como el Lotus Esprit (Giugiaro) o Lamborghini Countach (Gandini). Cierto, aquel estilo pasó de moda -es lo que tienen las modas-, pero gracias a Lamborghini, el Wedge Design nunca llegó a desaparecer del todo: Murciélago, Gallardo, Aventador, Huracán…

Pues bien, diría que Ken Okuyama (CEO de Okuyama design, y creador del Kode 0) también debe de ser un poco fan de aquella época y es que él mismo reveló que su última creación se inspira en los Stratos Zero, Lamborghini Countach o Ferrari Módulo. No me cabe ninguna duda de que el bueno de Okuyama ha pretendido volver atrás en el tiempo con su Kode 0, y no crea que soy el único que se alegra de ello.

Ken Okuyama

¿Quien es Ken Okuyama?

Para los que no le conozcan, Okuyama es un diseñador industrial japonés nacido en 1959 que ha trabajado en General Motors, Porsche y Pininfarina, llegando a ocupar en la firma turinesa el cargo de director creativo, y siendo responsable de coches como el Ferrari Enzo, Maserati Quattroporte, Ferrari 599, del fantástico one-off Ferrari P4/5 (encargado por Glickenhaus), y de concept cars realmente destacables, como el Maserati Birdcage 75th, Ferrari Rossa o Pininfarina Metrocubo.

En 2006 abandonó Pininfarina y desde entonces regenta su propia empresa de diseño industrial, con una división especializada en series muy cortas de coches y one-offs, habiendo lanzado desde entonces los Kode 7, Kode 9, Kode 57, y este reciente Kode 0.

Kode 0

Kode 0: ¿one-off o concept car?

Las empresas de diseño suelen presentar periódicamente concept cars (ya sabéis, esos modelos únicos que se presentan en los salones del automóvil y que les sirven para promocionarse), y que a menudo, o no funcionan (pueden carecer de motor), o solo se mueven a velocidades limitadas. Por supuesto, raramente llegan a matricularse. Estos concept cars suponen una importante inversión para las empresas de diseño, inversión que no se recupera directamente, ya que no suelen venderse… Ken Okuyama aborda el tema de forma radicalmente diferente; pragmático -como buen japonés-, diseña y construye sus coches como series ultra cortas o como coches únicos con la esperanza de venderlos y recuperar la inversión, y aunque ello parezca una buena idea desde el punto de vista económico -probablemente el Kode 0 ya tenga dueño-, lo cierto es que supone un considerable desafío a nivel de diseño y construcción, pues no debe de ser nada fácil diseñar, fabricar, poner a punto, hacer que funcione y homologar un one-off

Okuyama habla del Kode 0 como one-off, pero para ser tal, Okuyama ha arriesgado muchísimo con el diseño, y se ha esforzado de forma increíble en respetar su idea original, con sus formas y lenguajes realmente bizarros… Solo hay que verlo detenidamente para entender que el diseñador no estaba dispuesto a aceptar muchos compromisos a la hora de adaptar su idea inicial a un coche real. Es por eso que este Kode 0 me parece un coche a medio camino entre el one-off -que normalmente se diseña para satisfacer el ego de su rico propietario-, y el concept car -que normalmente busca satisfacer los sueños y ego de su diseñador-, no sé, tal vez el Kode 0 sea más que nada un auténtico coche de ensueño.

A nivel técnico probablemente ya habréis deducido viendo las fotos que -aunque no se publicite-, el Kode 0 toma la base del Lamborghini Aventador, del que aprovecha mecánica, interior y suponemos que todo “lo que no se ve”. Desde luego, ello simplifica mucho el trabajo técnico, pero dificulta sobremanera el diseño, pues todo el lenguaje, formas y proporciones deben de ajustarse a un empaquetamiento ya existente.

Diseño e inspiración

Mi amigo Matteo Licata (diseñador profesional de coches) me dice que el Kode 0 le recuerda al fabuloso -y no suficientemente reconocido- Abarth 2000 Pininfarina Scorpione diseñado por Filippo Sapino para Pininfarina, y viendo el corte superior de las puertas, no puedo llevarle la contraria, aunque a mi me recuerda un poco más al Lancia Stratos Zero. Sea como sea, te adelanto que a los dos nos encanta este Kode 0.

En mi opinión, la vista que define mejor al Kode 0 es la lateral. Okuyama ha elegido un diseño casi minimalista, con una silueta absolutamente simple, lineas aparentemente básicas, formas rotundas y superficies casi planas. Unas superficies que interactuan de forma dramática y brutal, realmente descarado es el recorte superior de las ventanillas laterales y el ángulo que forma con la apertura de la puerta… Por supuesto, se busca la espectacularidad, pero se consigue de una forma maravillosa, a base de un diseño tan simple como rotundo, y a pesar del homenaje a otros coches, no falta una enorme dosis de creatividad. Nada de nervios o lineas de carácter innecesarias, no sobra -ni falta- nada en la vista lateral del Kode 0, puro carácter.

El frontal es simple, muy simple, solo un par de pequeñas -y casi disimuladas- entradas de aire laterales rompen un diseño absolutamente sencillo ¡a eso se le llama funcionalidad!, y unos faros casi camuflados e integrados en la cuña negra que integra el acristalamiento lateral. Las entradas de aire principales quedan casi ocultas bajo las ventanillas laterales -aquí coincide con el último y estupendo McLaren-, pasando casi desapercibidas… “Back to basics” (de vuelta a lo básico) que dicen los angloparlantes.

La forma en que la superficie de las ventanillas laterales “se cuela” bajo el panel B no es nueva, pero aquí tiene mucho sentido, hay continuidad y aparece más atrás, enlazando con el cristal trasero de forma tan simple como coherente. Por lo que respecta a la vista trasera, quizás pueda parecer brutal, desordenada y un tanto improvisada y “mecánica”, pero a mi me parece interesante porque su diseño parece dictado por la funcionalidad y es que hay que extraer el aire caliente del vano motor y radiadores… De nuevo me vienen a la cabeza los Stratos Zero y Abarth 2000 Pininfarina Scorpione.

Desde luego que el diseño general es casi industrial y huye de cualquier forma que sugiera rasgos humanos o animales, pero es que la idea aquí era diseñar una máquina (repito, una máquina, un artefacto) veloz, un aparato que ruja mientras corta el aire como una navaja. Es una máquina, sí, y por eso todas las rejillas son funcionales, y las traseras dejan ver unos descarados ventiladores verdes.

¿Verde? Pues si, hasta la elección de color de contraste es atrevida. Hubiera sido fácil elegir un rojo, bronce, naranja o titanio para el interior y detalles como los ventiladores… Por cierto, que la denominación “Kode 0” y la combinación cromática, también podría ser un guiño a uno de los coches japoneses más rarito y especial de todos los tiempos, el increíble Dome Zero…

Realmente fantástico el diseño de este Kode 0. Es cierto que el diseño tiene detalles que podrían pulirse y/o que no encajan al 100% en el diseño (pienso en las puertas del Aventador), pero teniendo en cuenta los condicionantes: empresa relativamente pequeña, tiempo de desarrollo, utilización de componentes existentes, funcionalidad real… Sinceramente, el resultado es tan fresco, innovador y descarado, que no puedo por menos que quitarme el sombrero.

Kode 0

Ojalá su afortunado propietario lo pasee por el mundo y nos dé la oportunidad de disfrutarlo algún día en directo.

  • Mariano O.

    Pues a mi me parece horrible.

  • Fix

    Me encantaría que se volviera a poner de moda el Wedge-Design. Suerte que, como tú bien dices, Lamborghini nunca lo haya abandonado del todo y así poder seguir disfrutándolo.

  • http://4wheels4fun.net/ Ander Arribillaga

    Me encanta, sobre todo el lateral. El morro también me gusta mucho, porque me recuerda a esos diseños que en su día eran futuristas y hoy se ven como retro-futuristas. La trasera es lo que menos me convence, pero tampoco me parece fea. Espectacular.

  • Nachotestarossa

    Obviamente se reconoce el Aventador en sus líneas el condicionante técnico determina el diseño. Parece una versión más límpia y angulosa del Veneno.Esa su característica más destacada, su angulosidad que es lo que le dota de dramatismo y el trunfo de la forma con un diseño muy diecto. Por otra parte, el lateral me recuerda al NSX actual en la solución triangular a la hora de dibujar las lineas de la puerta y ventanilla lateral. Como bien dice Jose Antonio muy mecánico-Industrial

  • MG_Speed

    Un poco desafortunado que la base acotara tanto el diseño, de bote pronto y de lejos cualquiera diría que es un Lambo… Siento que partiendo de cero hubiera logrado algo mucho más interesante… aunque tal vez no habría podido venderlo como algo funcional.

  • chris rock

    Si veo la inspiración wedge sin embargo a mi se me asemeja más a autos mucho más recientes, concretamente 3:
    -Lamborghini Sesto Elemento
    -Lancia Stratos (2010)
    -Lexus LFA

  • maikelcandanga

    El interior es de mal gusto, sobre todo el volante de terciopelo. No era necesario…

Fonts by Google Fonts. Icons by Fontello. Full Credits here »