El Circuito de Reims-Gueux con un SEAT León Cupra

by Daniel Murias Andrade on 7 agosto, 2015
Camino del Festival of Speed de Goodwood, teníamos que para en este circuito perdido en medio de la campiña francesa

El pasado mes de julio tuve la suerte de poder asistir al Festival of Speed de Goodwood. Sin duda es uno de los lugares de peregrinación que cada fiel quemado del motor tiene que visitar al menos una vez en su vida. Para que la experiencia fuese completa, tenía que ir en coche. No se puede ir a un sitio así sin marcarse un road trip.

Preparando el trayecto, me dí cuenta que tendría que pasar por Reims. Definitivamente, tenía que ser un road-trip. No, la capital de la Champagne no me atraía con el objetivo de conseguir Moët & Chandon o Veuve Cliquot a buen precio (algo imposible), ni tampoco sentía especial interés por su catedral donde coronaban los reyes de Francia al acceder al trono y donde Napoleón se coronó a él mismo -nadie quería hacerlo- Emperador. Mi interés por Reims está en realidad en un pequeño pueblo de las afueras, Gueux, y su histórico circuito de Fórmula 1.

DMA_LeonCupraReims_0022Así que tras tantear varias marcas, SEAT ha sido la que ha respondido con más entusiasma a mi locura. Tanto es así que me dejaban un León con volante con a la izquierda… Finalmente, como Goodwood está en el sur de Inglaterra, cerca de la estación del Eurotunnel, conduciría la mayor parte del viaje en Francia, así que decline la propuesta y me consiguieron una montura mucho más acorde con el evento: un León Cupra SC. Por cierto, tanto en el Eurotunnel como en el parking del Festival of Speed, el Cupra ha sido todo un éxito. Me esperaba más enemistad por la matrícula española (ya sabes, España es uno de los “PIGS”) cuando ha sido todo lo contrario.

La gracia del circuito de Reims-Gueux es que una asociación sin ánimo de lucro ha conseguido que se conserve la mayor parte de las infraestructuras del circuito al lograr que el estado francés las incluyera en la lista de monumentos históricos del país en 2006. Y es que la gente de la zona no querría ver su circuito desaparecer como ocurriera con el de Rouen Les Hessards, del cual no queda nada tras su demolición en 1999.

 

Estar en el mapa

DMA_LeonCupraReims_0072

A principios del Siglo XX el automóvil es algo muy nuevo. Lógicamente, las primeras competiciones no tardan en aparecer. Los circuitos permanentes, en los años 20 son todavía una rareza. Por ejemplo, en 1923 sólo existían los circuitos de Indianapolis, Brooklands, Monza y el recién construido trazado de Sitges-Terramar.  Por aquel entonces, si querías que tu pueblo o ciudad fuese conocida en el mundo, tenías que organizar una competición. Lo habitual era unir 3 o 4 pueblos mediante las carreteras de la zona cerradas al público; por eso todos esos trazados históricos no permanentes suelen tener la forma de un rectángulo ovalado (Le Mans) o de un triángulo, como el de Reims-Gueux.

El circuito tuvo varias configuraciones. Inicialmente se componía de tres rectas, peor en 1952 se decidió evitar de entrar en el pueblo de Gueux y se modificó la curva sur para tal fin. En 1953, se finalizan las obras de la carretera de circunvalación de Reims en la curva Norte, la de Muizon, por lo que el trazado llega a tener entonces 8,347 km.

La primera competición en celebrarse en este circuito fue el 2º Gran Premio de la Marne (Marne es el nombre del departamento/provincia donde está Reims). 13 años después, en 1938, el circuito se usa por primera vez para el Gran Premio de Francia y en 1950 celebra su primer GP de Fórmula 1. Ese año vería el astro argentino, Jean Manuel Fangio ganar la carrera con el Alfa Romeo 158. A lo largo de 4 años, Fangio ganaría allí 4 veces (una de ellas junto a Luigi Fagioli), 3 veces con Alfa Romeo y una, en ’54, con el Mercedes W196. La excepción la tenemos en 1953; ese año ganó Mike Hawthorn con Ferrari. Fangio y José Froilán Gónzalez terminarían en segunda y tercera posición, respectivamente, ambos al volante de un Maserati.

DMA_LeonCupraReims_0017La última carrera de Fórmula 1 en celebrarse allí fue en 1966, ganando ese gran premio Jack Brabham al volante de un Brabhma-Repco. Y ese día fue la primera vez que un piloto ganaba una carrera de F1 con un coche de fabricación propia. Los otros dos que lo han logrado desde entonces fueron Bruce McLaren y Dan Gurney. Pero Jack Brabham sigue siendo el único que ganó el título mundial, también en 1966, con su propio coche. Por cierto, ese año se estableció el récord de vuelta en 2’11”3 por Lorenzo Bandini al volante de un Ferrari 312.

 

En la actualidad

DMA_LeonCupraReims_0095 Hoy en día, el circuito ya no se usa. Dejó de utilizarse en 1972 por problemas financieros. De forma ocasional se celebran competiciones históricas y eventos de coches clásicos. El circuito se ha convertido en lugar de peregrinación y de parada obligada si tienes gasolina en las venas y pasas por la zona. Los fines de semana, la recta de meta, con sus tribunas que esperan su turno para ser restauradas y el edificio de boxes, es el escenario de idas y venidas de toda clase de máquinas. Resulta tentador liberar un poco el motor de tu coche o moto en esa recta. Y aunque nunca llegues a experimentar lo que sintieron Fangio, Hawthorn o Brabham, resulta un momento muy especial pensar que el gran Fangio compitió ahí mismo, donde circulas. Cabe destacar que, por haberlo presenciado, que la Gendarmerie hace la vista gorda. Saben perfectamente que en esa recta donde no hay más que campos de cereales a cada lado, la gente se pasa un poco. Pero siempre y cuando nadie intente un récord de velocidad, no dicen nada. Eso sí, no cambies al corte justo cuando pasa la patrulla…

Captura de pantalla 2015-08-07 a la(s) 09.54.34

Con el tiempo, una parte del circuito ha desaparecido. La recta que lleva a la curva de Muizon se pierde en un campo de cebada, mientras que la recta norte -entre MUizon y  Thillois- es ahora una autovía. Curiosamente, en Google Maps o Google Earth se puede cómo la tierra conserva la memoria del trazado y se aprecia parte de la recta y curva de Muizon.

 

SEAT León Cupra SC

Tras un par de horas en este templo de la velocidad que se erige en medio del campo como una burla a una sociedad que parece querer olvidar el automovilismo es hora de volver a Barcelona. A lo largo del periplo, el Cupra se ha comportado como un compañero de viaje excelente. Refinado y cómodo a ritmo normal, se mostró simplemente soberbio en las carreteras secundarias británicas: preciso, ágil, extremadamente rápido, seguro y comunicativo.

DMA_FOS15_0841

Incluso se ha mostrado cómodo a pesar del ritmo frenético al que se conduce por las pésimas carreteras del Reino Unido. No me extraña que, en las manos adecuadas, pueda ser un coche de récord en el Nürburgring. Además, no ha sido tragón como muchos nos decían que sería. A lo largo de los casi 4.000 km que hemos hecho, el consumo medio ha sido de 9,8 l/100 km, incluyendo los 200 km de Goodwood a Folkestone hechos como si aquello fuese una Autobahn para no perder el tren. Después de este periplo, no veo la gracia que puede tener un VW Golf GTI frente al Cupra. Sinceramente, no puedo dejar de recomendar el León Cupra. Y el Festival of Speed. Eso sí, para el ciruito Reims, si puedes ir entre semana estarás mucho más tránquilo que en un sábado, como nos ocurrió. Sin embargo, el fin de semana podrás ver toda clase de máquinas.

DMA_LeonCupraReims_0105

DMA_LeonCupraReims_0068

DMA_LeonCupraReims_0022

DMA_LeonCupraReims_0072

 

Bonus track

  • Albert Ferrer

    Gran artículo y grandes fotos.

    Y un poquitín de envidia sana… 😛

  • Feisar

    Buena lectura, buenas fotos y pedazo de viaje/coche 😉

  • Germán Mateo Hernández

    Envidia sana Mode “on”. De mayor quisiera ser periodista/probador de coches como vosotros… aunque aquí siempre nos mostréis la parte bonita del asunto.

    • Guille Garcia Alfonsin

      La parte “no bonita” es la de hacer dinero de currar de esto…

      • Germán Mateo Hernández

        En todas partes cuecen habas, sí es verdad.

  • Ander Arribillaga

    me sumo al grupo de “envidiosos” XD. precioso lugar (y qué decir de las fotos, ya no tengo calificativos, Daniel). me alegra mucho saber que se conservan (al menos en parte) lugares como este. yo, al menos, tengo el consuelo de que por mi pueblo también discurría un circuito del cual se conserva gran parte del trazado (aunque no los edificios) y que de vez en cuando lo recorro por el simple hecho de recorrer las carreteras que vieron circular bólidos en su día.
    PD: es mi primer comentario en mucho tiempo. es lo que tiene vivir “desconectado” durante semana y media y tener que ponerse al día XD

Fonts by Google Fonts. Icons by Fontello. Full Credits here »