Contacto: Mazda MX-5 RF 1.5 y 2.0

by José Antonio Aranda García on 24 enero, 2017
EL MX-5 SE REFINA Y SE VUELVE MAS UTILIZABLE

Mazda nos ha sorprendido a todos con un MX-5 de techo rígido, que con este cerrado podría pasar perfectamente por coupé, pero a toque de botón se convierte un una especie de targa sin cristal trasero. El objetivo de toda esta ingeniería cinemática aplicada era mantener las mismas sensaciones de conducción que su hermano de techo blando… ¿Lo habrán conseguido?

Mazda afirma que el nuevo RF (por Retractable Fastback) pretende ser un coche más refinado que su hermano roadster y para ello, añade nuevos insonorizantes en piso, puertas, pasos de rueda, vano motor… además de tarados de suspensión específicos, con el objetivo doble de compensar el ligero aumento de peso, y de aumentar el refinamiento en el rodar… ambicioso.

Con este modelo la marca piensa en un cliente que quizás nunca se había planteado comprar un MX-5, y por eso han añadido refinamientos extra, como un techo que no necesita ser desbloqueado a mano (tal y como si ocurría en el MX-5 de techo duro de la generación anterior, el NC) o una pantalla TFT en color en el cuadro de mandos, que -entre otras cosas- nos muestra una animación del proceso de apertura-cierre de la capota en tiempo real… También añaden la opción de transmisión automática para el motor 2.0 (no disponible en el roadster) y opcionalmente, una atractiva tapicería napa en color marrón teja.

Mazda MX-5 RF

¿Y todo eso, cómo afecta al peso del ligero MX-5? Pues el RF pesa 45 kg más que su la variante de techo blando equivalente. Hay algunos refuerzos estructurales en el centro, más material insonorizante, y evidentemente, lo que implica el mecanismo y el techo duro en sí.

¿Y cómo afecta el aumento de peso a las prestaciones? De acuerdo con los datos oficiales, el RF 2.0 cubre el 0-100 km/h en 7,4 segundos, es decir, solamente una décima más que el 2.0 Roadster, mientras que el 1.5 RF emplea 8,6 segundos en el mismo ejercicio, es decir, tres décimas más que el 1.5 Roadster. El consumo medio homologado del 1.5 es de 6,1 litros/100 km (0,1 litros más que el roadster) mientras que el del 2.0 homologa los mismos 6,6 litros que la variante equivalente de techo blando. Hay que destacar que en estos coches es relativamente fácil conseguir reproducir los consumos homologados, y que en conducción espirituosa tampoco se disparan demasiado.

Lo admito, he de reconocer en primer lugar que soy “miatero” desde hace bastantes años, y que ya voy por mi tercer MX-5. Siempre los he usado a diario y para viajar, por lo que entiendo que cuestionéis mi imparcialidad. Sin embargo, creo que esto me aporta cierta ventaja a la hora de comparar el nuevo RF con la versión roadster, sus pros y también sus contras.

Y para aumentar el aspecto comparativo, mi amigo Xavier y yo nos dirigimos a recoger el RF en mi MX-5 2.0 pack Sport, siempre con la sana intención de tener referencias frescas y así poder comparar mejor. Además, aprovechamos el viaje para medir la sonoridad del roadster -con el móvil- a diferentes velocidades y con la capota abierta y cerrada, para luego poder comparar con la del RF. Desde luego, la versión de techo blando no es especialmente silenciosa, pero ha mejorado mucho con respecto a generaciones anteriores, y ahora permite hacer viajes largos con un razonable confort. Además, yendo descapotado es proporcionalmente más silenciosa, incluso a velocidades de autopista.

Mazda MX-5 RF

Los cambios entre el MX-5 y el MX-5 RF

Pocos cambios en el habitáculo, que -hay que reconocerlo- sigue siendo justito y poco apto para los más altos o anchos- No pudimos comprobarlo, pero quizás el RF pierda uno o dos centímetros de altura libre con respecto al MX-5 de techo blando, un punto a tener en cuenta. Por otro lado, los huecos para guardar cosas no abundan, y la “guantera” situada entre los asientos pierde algo de capacidad, además, pierde una de las dos cajuelas que hay detrás de los asientos. Vale, uno acaba encontrándole hueco a lo más necesario, pero tampoco estaría de más algún huequecito más.

La posición de conducción es -como siempre- excelente, y los asientos de serie son muy cómodos. Los Recaro del pack Sport son estupendos, pero recomiendo a los interesados que los prueben, pues -como todos los asientos firmes y deportivos- a algunos les pueden resultar incómodos. El maletero -pequeño, pero completamente independiente de la capota- sigue siendo prácticamente el mismo, y puede alojar dos maletas de tipo cabina y algún bulto más. Curiosamente, el del RF tiene una extraña cajuela de plástico (ver foto) que le hace perder algo de practicidad, me pregunto si puede desmontarse…

Evidentemente, lo primero que llama la atención es su diseño, que -dicho sea de paso- gana mucho al natural. Cerrado podría pasar por coupé, y pulsando un botón, se convierte después de 13 segundos en un falso targa. ¿Falso targa? Pues diría que sí, porque en primer lugar, el arco que queda tras los asientos no es solidario con la carrocería, y en segundo, porque el cristal trasero también desaparece cuando descapotamos, por lo que en realidad, cuando rodamos sin techo, el aire y el sonido del escape nos llegan prácticamente de la misma forma que en su hermano con techo de tela. ¡Bien!

Preguntando a la gente, queda claro que el coche gusta, y personalmente, lo único que a mí no me convence es el tamaño y forma del falso cristal lateral. Es cierto que contribuye al aspecto de coupé que Mazda ha querido buscar, pero hubiera preferido una solución un poco más discreta, más “targa”. También diría que le favorecen los colores menos oscuros (la forma y diseño gráfico de las ventanillas gana presencia) y la opción de techo en negro brillante me parece de lo más atractiva.

Abrimos la puerta y nos sentamos, miro hacia arriba y el techo se ve bien acabado. Pulsamos el botón, y una vez descapotado, todo me resulta muy familiar, y las sensaciones son muy similares a las de la versión roadster, pues incluso al mirar por el espejo retrovisor, o al girarnos, el arco targa resulta mucho menos intrusivo de lo que suponía.

Prueba del MX-5 RF 2.0 Style+

Cae una fina lluvia, por lo que arrancamos nuestro RF Machine Grey con interior negro (lo hubiera preferido con la tapicería napa color teja) en modo coupé y en seguida apreciamos que el coche es mucho más silencioso que mi soft-top. No se aprecian ruidos en el techo, y no acierto a apreciar diferencias en el tacto aunque eso sí, el silencio general y las suspensiones “normales” -algo más suaves que las del pack Sport hacen que en conjunto se aprecie refinado. El RF también ofrece la opción de suspensión Sport y asientos Recaro del roadster, pero diría que la suspensión estándar y los asientos normales encajan mejor con la filosofía de este coupé descapotable.

Empiezan las curvas, y el coche muestra un equilibrio perfecto, diría que balancea un pelín menos que la versión roadster, y es de esos coches que te da confianza y diversión a partes iguales. ¡Sigue siendo un MX-5! Se inscribe en las curvas con naturalidad, y aunque la carretera está húmeda, inspira confianza a la entrada de las curvas, a la salida, mejor tenerle respeto, pues aunque el ESP está ahí para evitar males mayores, no es cuestión de ponerlo a prueba…

En cuanto deja de llover, paramos junto a la carretera -en teoría se puede descapotar en movimiento siempre que no se superen los 10 km/h- pulsamos el botoncito, y en 13 segundos hemos cambiado nuestro MX-5 “coupé” por un auténtico MX-5. Arranco y todo me resulta familiar, de hecho, apenas noto diferencias con mi MX-5 roadster, y aunque él se muestre un poquitín más refinado en estas condiciones, sigue siendo todo un MX-5, tal vez balancee un pelín menos, pero, en cualquier caso, las diferencias no son muy significativas.

Mazda MX-5 RF

A velocidades de carretera secundaria y rodando descapotado no apreciamos apenas diferencias en sonoridad entre el RF y el roadster, pero estas empiezan cuando abordamos un tramo de autovía. Entonces, un zumbido tras nuestras cabezas empieza a dejarse oír, y va aumentando con la velocidad. Sin duda, es un sonido proveniente del arco targa, y no desaparece si subimos las ventanillas. Podríamos decir que hasta 80 km/h no se aprecia en absoluto, entre 80 y 100 km/h se deja oír un poco y a partir de ahí, empieza a ser cada vez más evidente a medida que aumentamos la velocidad. ¿Es muy molesto? Pues yo soy de esos que conduce la mayor parte del tiempo descapotado -incluso con frío y rodando por autopista-, y mientras que en mi soft-top nunca he cerrado el techo para evitar el ruido, no tengo claro que me apeteciera hacer un viaje largo por autopista con un RF descapotado. Por supuesto, un trayecto corto por autopista en un RF no es problema alguno.

La revancha se la toma el RF cuando nos apetece cerrar el techo para rodar por autovias y autopistas, porque entonces se convierte en un cómodo y razonablemente silencioso coupé con el que es un placer hacer viajes largos, no es que la cuarta generación del MX5 roadster sea muy ruidosa -para el tipo de coche que es-, pero sí claramente más que su hermano de techo rígido.

Prueba del MX-5 RF 1.5 Luxury

Nuestro RF 1.5 es de color Ceramic Metalic, un color un tanto especial, pero que combina especialmente bien con su tapicería napa de color teja, el interior resulta muy agradable con esta combinación, y al ser algo más luminoso, incluso parece algo más espacioso que el de nuestro oscuro RF 2.0.

¿Se notará el aumento de peso con el motor pequeño? Un poco, pero menos de lo que pudieras pensar. Al fin y al cabo, son 45 kg, es decir, bastante menos del peso que añade llevar acompañante. Para más inri, nuestro RF 1.5 tenía que transportar dos ocupantes y su equipaje para un fin de semana, pero la verdad es que se comportó con la misma suavidad, solvencia y alegría que el 1.5 soft-top que pude probar hace poco más de un año.

Con este motor, sus suspensiones suaves y sus llantas de 16”, el MX-5 RF resulta sencillamente delicioso. La ligereza del MX-5 ayuda, pero es que además este es un motor que arranca desde muy abajo sin rechistar -aunque sin demasiada fuerza-, que acelera de forma lineal, y que una vez llegamos a las 6.000 RPM, nos regala unas gloriosas 1.500 vueltas más, de lo más progresivas, hasta que llega el momento de pasar a la marcha superior y volver a disfrutar viendo como sube de vueltas… ¿Un motor radical? En absoluto, también se puede conducir suave y relajadamente, y sin estar tan pendiente del cambio como pudiera pensarse. Podéis recordar el análisis de Javier Costas del MX-5 1.5 de techo blando.

Vale, no es que sea súper-eficaz, pero es divertidísimo, y -sobre todo- relativamente fácil de conducir para un conductor medio con un mínimo de sentido común.

Mazda MX-5 RF

¿1.5 o 2.0?

De momento, y gracias a la escala impositiva española, la diferencia de precio entre ambos motores no es demasiado grande, y tampoco es importante la diferencia de consumo, por lo que la decisión parece fácil… Pues no, no tanto, porque el 1.5 es perfecto para usar a diario, para viajar, para divertirse… y el 2.0 por su parte convierte al MX-5 en un coche algo más serio. Su mayor par lo hace muy agradable en el día a día y para una conducción relajada, y los que tengan buenas “manos” sabrán apreciar la pimienta que aporta ese extra de potencia y par, sus suspensiones algo más firmes, y sus neumáticos más adherentes.

¿Con cuál motor me quedo? Pues tengo un MX-5 2.0 y estoy contentísimo con él, pero también sería perfectamente feliz con un MX-5 1.5.

Mazda MX-5 RF

¿MX-5 RF o MX-5 soft top?

Es evidente que con el RF Mazda pretende dirigirse a un público diferente al del MX-5 tradicional de techo blando, y los de Hiroshima se han esforzado en refinar el coche para llegar a aquellos que hasta ahora nunca se habían planteado comprar un roadster. Por otro lado, su diseño muy “coupé” -cuando está cerrado- no es casual, y consigue que que el coche se perciba como un coupé que puede descapotarse, aunque lo mejor es que en su faceta de descapotable cumple perfectamente, y sinceramente, solo los “roadsteros” más puristas le encontrarán pegas al nuevo MX-5 RF.

Como decía más arriba, en carreteras secundarias no se aprecian diferencias significativas entre ambos, pero los trayectos por autovía o autopista marcan grandes diferencias, con un MX-5 RF mucho más cómodo cuando se rueda con el techo puesto, y un MX-5 soft top más silencioso con el techo replegado.

¿Qué carrocería elegiría yo? Un RF para usar a diario y para viajes largos, y un soft-top para los fines de semana 😉

Conclusión

Con el MX-5 RF, Mazda se dirige a un nuevo público, ha hecho bien los deberes y gracias a ello, es más que probable que el conjunto de las ventas del MX-5 aumente. Evidentemente, el nuevo modelo cerrado canibalizará en parte a su hermano de techo de lona, pero quizás no tanto como lo hizo su precedesor, y es que esta filosofía más coupé resulta perfectamente complementaria y deja espacio a su hermano el MX-5 Roadster.

A continuación, las mediciones de ruido (sonómetro no calibrado):

Velocidad / Ruido MX-5 2.0 Roadster (abierto) MX-5 2.0 RF (abierto) MX-5 2.0 Roadster (cerrado) MX-5 2.0 RF (cerrado)
80 km/h 68 dB 70 dB 68 dB 64 dB
100 km/h 70 dB 73 dB 70 dB 66 dB
120 km/h 76 dB 78 dB 72 dB 70 dB

Vale, tanto el MX5 soft top como el RF siguen siendo coches relativamente poco prácticos, pero aportan un placer de uso que a muchos les hará olvidar sus pequeños inconvenientes, y es que hay quien no cambiaría un MX5 por ningún otro coche del mundo…

  • Cavallino

    Creo que el mejor resumen que se puede hacer de esta comparativa es la conclusión de la conversación que tuve con mi padre mientras veíamos las imágenes de la presentación de este modelo:

    Yo me compraría el Roadster.
    Mi padre el RF.

    • http://www.mx5forum.es goseatonio

      Yo si pudiera, me compraría los dos, bueno, cuatro… 0;-)

      • Fabrizio

        Para el roadster, la versión 1.5 podria ser…
        Pero para un RF, seria 2.0 sin dudarlo.

        • http://www.mx5forum.es goseatonio

          Es lo mismo que he pensado, pero imagino que debe de existir un cliente para el RF que tenga suficiente con el 1.5.

        • Kampa120

          Eso tiene sentido, lo que no tiene sentido que las opciones del 2.0 en roadster no estén disponibles para el 1.5.

          • http://www.mx5forum.es goseatonio

            Diría que si, que el 2.0 RF dispone de las mismas opciones de configuración que el 2.0 Roadster, e incluso alguna más, como la tapicería napa marrón y el cambio automático.

          • Kampa120

            Me refería que el 1.5 roadster no puede tener extras del 2.0 cuando es un motor totalmente valido.

          • http://www.mx5forum.es goseatonio

            Entendido,

            En principio, ni al MX5, ni al MX5 RF se le pueden añadir “extras”, pues el equipamiento va agrupado en niveles de equipamiento. El 1.5 siempre lleva llantas de 16″, frenos algo más pequeños, y -creo- que unos tarados de suspension ligeramente menos firmes.

            Por otro lado, el 1.5 puede pedirse con el acabado Luxury, pero no con el acabado “Luxury + pack sport”, es decir, el 1.5 no puede llevar los Recaro, Bilstein y LSD.

            Imagino que Mazda ha pensado que apenas habría mercado para un 1.5 con todo ese equipamiento “prestacional”, lo cual, y dicho sea de paso, me parece entendible.

            De todas formas, el 1.5 con el tren rodante standard es absolutamente delicioso, y personalmente, no echo en falta ni más firmeza, ni más rueda, ni más frenos, y lo de los Recaro es muy personal.

  • Marcos Truchado

    me pone un RF 1.5 por favor?

    • Fabrizio

      Pues que sean dos.

  • Fèlix Badosa

    Tiene tela que dentro se vea tanta chapa en la puerta.. tiene mucha tela.

    • http://www.mx5forum.es goseatonio

      Par tu información, no es chapa sino una compleja pieza modelada y pintada a juego con la carrocería.

      El objetivo es que las aletas delanteras tengan una continuación visual en las puertas, una idea tremendamente original y que desde el interior resulta muy interesante y atractiva.

      • Fabrizio

        Se nota el ‘designer’ !
        Pues, qué opinas del ‘falso’ cristsl lateral? Sur forma?

        • http://www.mx5forum.es goseatonio

          Pues entiendo que se han diseñado para subrayar la estética coupé del RF, y separarlo así visualmente de la versión soft-top, pero yo hubiera preferido un tratamiento visual mas “targa” con un “falso” cristal más pequeño. o quizás algún tipo de rejilla (falsa) más discreta.

          Algo así como esto https://uploads.disquscdn.com/images/c782c743c6bdab2e90e10af6c755c9cee750e92b207e94272fcb56fcc767a4ca.jpg

          • Fabrizio

            Nada mal!

          • Kampa120

            ¡¿Pero esa continuación del cristal es un plástico negro brillante opaco?! Tendría que verlo en vivo pero espero que no.

            Que queréis que os diga, el coche es genial pero siendo un mx5 hubiese preferido un targa de verdad. Si la barra del techo siempre esta ahí mejor que hubiese servido de refuerzo estructural, el techo a desmontar a mano y a guardarlo detrás de los asientos o al maletero o donde sea.

          • http://www.mx5forum.es goseatonio

            Si, la “ventanilla” del pilar B es de plástico negro opaco.

            No debes de ser el único que hubiera preferido la rigidez de un auténtico targa, pero al final, la mayoría prefiere la comodidad de un descapotable automático.

            De todas formas, el RF hace de una rigidez sobresaliente, y no se aprecian ruiditos parásitos.

      • Fèlix Badosa

        :O Retiro lo dicho.

    • Carlos Carreton

      La pieza pintada en color de la carrocería, tiene más sentido del que parece para darle más amplitud al interior pequeño y si te digo la verdad funciona.

  • Fabrizio

    Artículo interesante!
    Gracias.

    Cuesta creer el tema ruido en abierto.
    3dB son tantos.
    Teneis datos de ruido del RF cerrado?

    MX5 RF o R:
    Un coche equilibrado, fiable y bonito…

    ‘Chapeau’ Mazda por seguir haciendo este tipo de Juguetes!

    • http://www.mx5forum.es goseatonio

      ¡Oops!

      En la tabla se nos han caido las mediciones del RF cerrado, dentro de un rato editamos el artículo añadiéndolas.

      ¡Gracias por el apunte!

  • Matt

    Gracias por este artículo, es la palanca que me faltaba para decidirme por un RF 😊

  • Fix

    Muy buen artículo, muy bien explicadas las sensaciones de uno y otro y pienso que muy esclarecedor para el que tenga dudas entre RF y capota blanda, aunque me parece que no tanto para el que tenga dudas sobre el motor 😀
    La verdad es que si me tuviera que comprar uno… tendría que probarlo… pero ese molinillo de 1.5 litros subiendo hasta más de 7.000 vueltas… ¡uf!

    Pero bueno, todos los aficionados que durante tantos años han suspirado con una versión coupé del MX-5… ¡por fin la tienen! Y es un coupé precioso. Y además con posibilidad de quitar el techo.

  • Dinesh Harjani

    Hola José Antonio,
    Me ha encantado tu artículo. Quería preguntarte – un buen amigo mío tiene un ND 2.0, y la impresión que tengo del coche viéndolo coger curvas desde fuera (conduciendo yo con mi León detrás de él), es que su chasis no es muy rígido (lo cual es obvio, porque subsanar esto añadiría peso). Mi pregunta es: ¿notas al RF más rígido? ¿Notas que el coche “empieza a girar” antes tras haber dado la orden con el volante y que incluso, va más “plano” en una sección de sucesivas curvas enlazadas? Sé que en esto influyen más elementos como el tarado de las suspensiones y demás, pero me encantaría escuchar tus sensaciones comparando ambos modelos.

    Gracias, y de nuevo, excelente trabajo.

Fonts by Google Fonts. Icons by Fontello. Full Credits here »