Contacto: Mazda CX-5 2017

by José Antonio Aranda García on 30 mayo, 2017
EL SUV MEDIO DE MAZDA EVOLUCIONA Y APUNTA A LOS PREMIUM

Cinco años después de su aparición, Mazda renueva su CX-5 a fondo. A medio camino entre el habitual restyling y la renovación total, el nuevo CX-5 conserva la plataforma, batalla, esquemas de suspensión y motores del modelo anterior. Sin embargo, es 3,5 cm más bajo, el parabrisas se retrasa otros 3,5 cm, su capó es 10 cm más largo, y su carrocería e interior son completamente nuevos. La renovación le ha llegado pronto -en solo 5 años- y a algunos les ha cogido por sorpresa, pues el modelo “antiguo” era perfectamente válido, pero es que además de estar en un segmento muy competitivo, el CX-5 es un coche importantísimo para la marca.

El SUV medio de Mazda supone el 25% de sus ventas mundiales, y nada menos que un 40% de las ventas en nuestro mercado -esta diferencia merecería ser estudiada-. La competencia aprieta fuerte, y es evidente que los de Hiroshima no querían quedarse atrás, y han optado por mejorar su modelo estrella -al menos en ventas- en los aspectos que más valoran los clientes de este segmento: comodidad, refinamiento, y seguridad activa y pasiva. Y sin olvidar un aspecto que decide muchas compras: la calidad percibida.

Lo primero que llama la atención del nuevo CX-5 es un sutil pero importante cambio en las proporciones, se ve más bajo, con un capó delantero más alargado, y con una trasera más compacta. La reducción de altura, el retrasar el parabrisas y el alargamiento del capó ayudan a que se perciba más estilizado, pero hay más. El lateral es ahora mucho más simple, y en lugar de las tres lineas curvadas de carácter laterales -dos nervaduras superiores, y una inferior-, ahora solo hay una linea de carácter, una linea tensa que empieza en los grupos ópticos delanteros, para dirigirse e irse difuminando hacia el paso de ruedas posterior. Además, la linea inferior del acristalamiento pierde su curvatura para pasar a ser recta y más horizontal…

Mazda CX-5 2017

La vista lateral es ahora más dinámica a la vez que elegante. Menos SUV y más “de asfalto”

El frontal también evoluciona buscando un mayor impacto visual, con una parrilla y faros muy tridimensionales, con una rejilla de diseño muy elaborado y unos grupos ópticos estrechos y anchos. La parte trasera es algo más continuísta, pero igualmente resulta interesante, con una nervadura curvada que empieza y acaba en uno y otro paso de rueda, y que viene a dar continuidad visual a la mencionada nervadura lateral.

En general, el nuevo diseño sugiere sofisticación, tensión, dinamismo y madurez, y los comentarios que pudimos oír durante la toma de contacto fueron muy positivos. No quisiera pasar por alto que Mazda ha conseguido un diseño “deportivo y dinámico” sin necesidad de recurrir a las hoy omnipresentes -y ridículas- rejillas falsas. Bien por el equipo de diseño de Mazda.

Especialmente atractivo resulta con el nuevo color Soul Red Crystal, una evolución del color “pseudo oficial” de Mazda de los últimos años. El nuevo color consigue mediante un complejo proceso de tres capas y sofisticada composición química que que las diferentes superficies cambien la forma en que reflejan la luz de forma más acusada, subrayando de forma muy clara el diseño de superficies del nuevo CX-5. No es que los otros colores que ofrece Mazda para el CX-5 sean feos, al contrario, algunos me encantan, pero en este rojo, el coche es espectacular. Si te lo compras en este color, lávalo a mano con cuidado, y no lo metas en un tunel jamás, porfa.

Mazda CX-5 2017

La evolución estética y de calidad es casi más evidente en el interior. Empezando por el tablier, que tiene ahora un diseño más horizontal y visualmente ligero, con una nueva pantalla -panorámica- colocada en una posición más alta, y un diseño de aireadores, embellecedores y mandos que sugiere calidad y tecnología. Mazda ha hecho un gran esfuerzo para que el coche se preciba más Premium y lo ha conseguido, tanto por diseño como por elección de materiales. Además, la calidad de los acabados es muy alta.

En conjunto, resulta distinguido y elegante, a la vez que acogedor, con un gran cuidado por el detalle; un par de ejemplos: ahora el marco interior de las ventanillas está guarnecido en negro -como en los premium de verdad-, y ahora ya no queda ni un solo centímetro de chapa desnudo en el interior, y los guarnecidos de las plazas traseras se han tratado con los mismos materiales, disponiendo las puertas de un tratamiento estético y embellecedores similares al de las puertas delanteras.

A nivel ergonómico, se ha elevado la palanca de cambio 4 cm y se ha rediseñado el acolchado de los asientos, de forma que la -elevada- posición de conducción resulta más natural, y los mandos quedan más a mano. La visibilidad es bastante buena en general, pero puestos a buscarle alguna pega, la cúpula que aloja los relojes y el head-up display me ha parecido un poco demasiado alta para mi corta estatura. Por lo demás, el CX-5 adolece del problema de la mayoría de SUVs, y es que la alta linea de cintura limita mucho la visión de guardarailes, pilonas, bordillos… Paradójico en un modelo que “vende” mejor visión del entorno.

Mazda CX-5 2017

Por lo que respecta a la comodidad de las plazas traseras, las laterales son muy amplias y cómodas -la central no tanto-, y siguen teniendo buena visibilidad hacia adelante y hacia los lados. Los asientos ahora pueden ajustar su inclinación, tienen salidas de aire independientes, conexiones USB… En teoría, tus hijos no deberían de tener excusas para estar incómodos y darte la tabarra en largos viajes, pero ya se sabe…

Por lo que respecta al maletero, aumenta ligeramente y sus 477 litros dan mucho de sí, pues tiene formas muy regulares, y además, dispone de otros 20 litros debajo de su bandeja inferior, que no aloja de serie rueda de recambio. Pregunté a la gente de Mazda si estaba disponible como opción, y me dijeron que la rueda de recambio era un accesorio que podía montarse en el concesionario.

Un consejo, si vas a meter algún día a tu CX-5 por caminos sin asfaltar, pide a tu concesionario que te monte el kit de rueda de recambio y gato, no es cuestión de quedarse tirado en un camino que no aparece en los mapas, y/o al que no pueden acceder las grúas. Es más, algunas pólizas de seguro excluyen la cobertura fuera de caminos asfaltados.

Mazda CX-5 2017

Un salto importante en confort y un comportamiento mejorado

Mazda ha hecho un importante esfuerzo en mejorar la insonorización y reducción de vibraciones que llegan a los ocupantes, especialmente las frecuencias debidas al ruido de rodadura y aerodinámicas. Por ejemplo, el nuevo CX-5 equipa ahora cristales delanteros especiales con más cantidad de material fonoabsorbente, una carrocería un 15% más rígida, estabilizadora delantera hueca… todo ello ha aumentado el peso en unos 40 kg, pero ahora el comfort acústico y el nivel percibido de vibraciones son realmente buenos, mejor incluso que el de algunos premium europeos.

El ruido del motor sigue estando presente en fases de aceleración -curiosamente, más en el caso del 2.0 gasolina- pero no resulta desagradable en absoluto -al menos para un conductor pistonudo-. De hecho, resulta hasta sorprendente que el motor 2.2 de gasóleo tenga un sonido bastante agradable, al que cuesta identificar como diésel, pero ya hablaremos de los motores un poco más adelante.

El tacto de rodadura es ahora algo más refinado, muy Premium, y -como es habitual en Mazda- el conductor tiene mucha información sensorial de lo que está pasando y de lo cerca que se rueda del límite. En este sentido, la nueva tecnología G-Vectoring que actua sobre la fuerza que llega a las ruedas en curva pone su granito de arena, especialmente cuando el conductor comete pequeños errores de apreciación a la hora de acelerar en una curva.

Mazda CX-5 2017

A pesar del aumento de peso de 40 kg, el coche sigue siendo relativamente ligero -entre 1.360 y 1.536 kg- y ello explica en parte lo ágil de su comportamiento, que es -si cabe- todavia un poquitín mejor que el del anterior CX-5 -toda una referencia en la categoría-. Es un coche que se mueve con soltura, que no se inclina demasiado en las curvas y que se muestra mucho más dinámico de lo que su volumen y altura sugieren. Y todo ello, manteniendo un nivel de confort de bacheo también por encima del de la media en su categoría.

La única pega en este sentido es un tacto un poco extraño en el pedal de freno, parece como si haya que pisar el pedal con más o menos intensidad en las diferentes fases de frenado, pero después de un rato al volante, uno se acostumbra y en seguida nos olvidamos es esa primera impresión, y aprendemos a modular perfectamente la frenada. Por supuesto, no es tan bueno como un Mazda3 o Mazda6, pero es que la física es la física.

Diría que a este coche le iría genial una suspensión neumática con dos alturas asfalto-camino, y le pregunté a Masaya Kodama (Program Manager del CX-5) si Mazda había pensado en una suspensión neumática para el CX-5, y me dijo que no podía decirme nada al respecto, pero sin perder una sonrisa natural…

Mazda CX-5 2017

Los motores ya conocidos, y uno más

El 2.2 Diesel sigue ofreciéndose en dos variantes de 150 y 175 CV, pero se beneficia de algunas mejoras encaminadas a la reducción de vibraciones como por ejemplo un ingenioso rediseño de las bielas, que añaden un inserto de un material especial que amortigua las típicas vibraciones de motores de encendido por compresión. Pude probar la variante de 150 CV asociada al cambio manual con tracción 4×4 y me gustó mucho, tanto por suavidad, elasticidad, potencia… y todo con unos consumos de lo más razonables, muy cercanos a los homologados. La diferencia de precio con la variante de 175 CV no es mucha, aunque los compañeros que pudieron probar la versión más potente comentaban que el ligero aumento de par y potencia se nota y agradece.

Por lo que respecta al cambio, el manual tiene un tacto delicioso, y en esta elástica variante diesel apenas necesitas jugar con la palanca, no pude probar el automático, pero los que han podido probarlo estaban encantados con él. El cambio automático es de convertidor de par.

El 2.0 atmosférico de gasolina es un gran motor, pero lo cierto es que no me convenció su asociación al CX-5. Es un coche bastante voluminoso y relativamente pesado -en comparación con un turismo o compacto-, y que pide una conducción relajada. No es que esté falto de potencia, pero obliga a estar muy pendiente del cambio. Es un motor suave y voluntarioso desde el ralentí, pero le falta fuerza a pocas vueltas para acelerar el coche sin no hacemos un uso frecuente y acertado del cambio. Por otra parte y debido a que debemos de visitar con cierta frecuencia la parte alta del cuentavueltas, es un poco más difícil conseguir consumos cercanos a los homologados.

Mazda anuncia para septiembre un nuevo y moderno 2.5 gasolina atmosférico de 194 CV y 258 Nm a 4.000 rpm; incluye un sistema de desconexión de dos cilindros, y que homologa consumos solo un poco superiores a los del 2.0. Sería interesante probar este motor, pues es probable que en la práctica, y asociado al CX-5, no consuma más que su hermano pequeño el 2.0. Lo que si tengo claro es que será más agradable montado en este coche.

A pesar de que la mayoría de clientes de esta categoría eligen su SUV con tracción delantera, Mazda sigue ofreciendo la opción de tracción total con cambio automático para todas las motorizaciones del CX-5, aunque las versiones más potentes solo estarán disponibles como 4×4. Mazda asegura haber rediseñado su tracción total de forma que las fricciones se han reducido en un 30%, y según dicen, el sistema de tracción total de la marca es proactivo, es decir: se anticipa a las pérdidas de tracción, aumentando la seguridad activa. Para ello, la centralita toma información de diferentes sensores y parámetros -incluso el sensor de lluvia-, y la idea es conectar la propulsión trasera antes de que la delantera pierda tracción.

La tracción total añade unos 50-60 kg -dependiendo de motor y transmisión-, aumenta el consumo homologado en 0,2-0,4 litros/100 km, y supone un incremento de precio de unos 3.000 euros. De acuerdo, la mayoría de potenciales clientes acabará comprando su CX-5 con tracción delantera, y creo que el motor 2.0 de gasolina no casaría muy bien con un uso campero o con la tracción 4×4, pero me parece estupendo que Mazda ofrezca la tracción total en toda la gama del CX-5.

Mazda CX-5 2017

Niveles de acabado y equipamiento de seguridad

Mazda ha cambiado el nombre de sus acabados, y ha evolucionado o añadido nuevos elementos de seguridad y ayuda a la conducción. Los niveles de equipamiento parten de un más que razonable Origin, pasando por un atractivo Evolution y culminan en un Zenith que puede completarse con un pack Cuero y un pack Cruise.

El Origin ya incluye casi todo lo razonable, y añade sobre el equipamiento del antiguo Style+ (la versión equivalente del anterior CX-5): sistema de frenada con detección de peatones, función auto-hold para el freno en atascos, asientos traseros reclinables, salida de aire en las plazas traseras… pero, a decir verdad, y teniendo en cuenta la visibilidad trasera de este tipo de coches, echo en falta los sensores de aparcamiento y alguna que otra ayuda a la conducción que si están presentes en el Evolution.

Además de los sensores de aparcamiento, el Evolution añade: cámara de visión trasera, reconocimiento de señales, aviso de cambio de carril, faros Full LED de iluminación adaptativa, detector de angulo muerto, head-up display en color, detector de fatiga, frenada automática en marcha atrás, retrovisores con plegado automático… De todas formas, y para dejarlo redondo, al Evolution habría que añadirle el navegador, que cuesta unos razonables 400 euros.

El Zenith -acabado tope de gama- añade: faros Smart Full LED con matriz de 12 diodos y un sofisticado sistema que permite circular permanentemente con las luces largas encendidas, apagando selectivamente el numero de leds necesario de forma que no deslumbremos a los coches que ruedan delante nuestro o con los que nos cruzamos, un interesante avance en seguridad. Las llantas pasan de 17” a 19”, el equipo de sonido es Bose, equipa el navegador de serie, un portón trasero eléctrico…

Mazda CX-5 2017

Y si nos ponemos un poquitín más caprichosos, podemos aumentar el equipamiento del Zenith con un Pack Cuero, -eligiendo los asientos en negro o color hueso-, asientos eléctricos con memoria y calefactables y head-up display con memoria. Y si ya nos ponemos muy pijeras, podemos añadir además el Pack Cruise, con Head Up Display proyectado en el parabrisas, control de crucero adaptativo con función Stop&Go, y frenada de emergencia pre-impacto.

Si tienes claro que necesitas un SUV, este CX-5 es una de las mejores opciones, no es barato, pero si lo comparamos con lo mejor del segmento tiene un precio muy razonable. Su comportamiento es de lo mejorcito que hay en su categoría, sigue siendo muy amplio, ahora es todavía más cómodo, y a bordo se respira un ambiente de lo más Premium, con unos acabados, comodidad y refinamiento al nivel de los mejores.

Si aplicamos la actual promoción de 2.000 euros de Mazda, el abanico de precios va desde los 24.600 del 2.0 Gasolina Manual 2WD Origin hasta los 39.610 del Diesel 175cv 4WD Automático Zenith+ Cruise+Techo+Cuero. Para hacernos una idea, uno de los que probablemente sea más demandado será el 2.2 Diesel 150cv 4×2 Evolution+Navegador, que con la promoción saldría  por 29.350 euros.

Mazda CX-5 2017

¿Qué CX-5 me compro?

El motor de gasolina 2.0 cumple perfectamente, ya que es muy agradable y sus prestaciones son suficientes, pero a poco que viajes cargado, circules por carreteras reviradas o con fuertes desniveles, vas a tener que ir jugando continuamente con el cambio. Por otra parte, si haces bastantes kilómetros al año tendrías que hacer números, pues el consumo real de la versión de gasolina va a ser fácilmente de un par de litros más a los cien que el de su hermano de gasóleo.

La versión de 150 CV del 2.2 SKYACTIV-D es mucho más resolutiva y es que está entre los mejores motores de su categoría, además, suena sorprendentemente bien -a menudo ni dirías que quema gasóleo- y tiene un consume de lo más razonable. Como decía más arriba, tendría que probar el de 175 CV para decidir si merece la pena la diferencia de precio.

El cambio manual -marca de la casa- es delicioso, pero todos los que han probado el automático dicen que se funciona genial y que lo prefieren al manual… .Para ser honestos, y en este tipo de coches, entiendo que casi lo mas adecuado es un buen cambio automático, y este del CX5 lo es. Por lo que respecta a la tracción, personalmente no entiendo un SUV sin su tracción 4X4, pero la diferencia de precio entre los dos sistemas de tracción es considerable, así que la decisión es tuya.

Y por lo que respecta al equipamiento, solo elegiría el Origin si anduviera muy justo de presupuesto, pues por los 2.000 euros que cuesta de más el Evolution, añade elementos de seguridad muy interesantes, por no hablar de los sensores de aparcamiento y cámara de marcha atrás, elementos casi imprescindibles si ponemos un coche de este tipo en la mayoría de ciudades españolas. El Zenith añade elementos interesantes como los faros de matriz de LED y chucherías de esas que molan, y todo ello a un precio relativamente razonable -sobre todo si lo comparamos con sus competidores centroeuropeos- por lo que si te llega el presupuesto… ¿por qué no?

  • http://4wheels4fun.net/ Ander Arribillaga

    Me gustan mucho los diseños de Mazda, y éste no es una excepción (otra cosa bien distinta es que me comprase un crossover/suv).

    Lo que más me choca es que tengan un capó tan largo equipando motor transversal. Son capós dignos de BMW (ojalá significase que tienen pensado pasarse a los coches que empujan en vez de seguir con los que tiran).

  • Smat

    Mazda tenía un gran producto, aunque este no parta de cero lima defectos, con un nivel superior de calidad y detalles, mejor aislamiento acústico y confort y mantiene virtudes con su buena dinámica y motores lo que le sitúa a un nivel muy alto de un segmento muy importante.

    En el artículo se comenta que el gasolina en uso real será un par de litros superior al diesel, creo que habrá mucha menos diferencia, por dar un dato spirtmonitor en el actual (mismos motores) hay 0.7l de diferencia (6’8 frente a 7,5) por lo que lo veo más cuestion de estilo de conducción y necesidad de par.

    Me gustaría conocer algún dato más sobre el renovado 2.5 que ahora llaman g1+ con 194cv y desconexión de cilindros, un 6 2.5g es de esos coches que me interesan y esta evolución le llegará y lo del 1+ me lleva a pensar que el anunciado skyactiv 2 queda lejos…

  • Nachotestarossa

    Me molan más estéticamente el Stelvio y el Cherokee pero eso morro largo curvo y tendido esta muy logrado, pena que el resto del diseño en sis diferentes partes sea tan convencional. Eso es para mi lo que hace mejor el look del SUV, lo veo más poderoso pero a la vez más tectónico desde más ángulos aunque no tenga un morro tan logrado (aunque también muy atractivo con su faros tridimensionales). En el Cherokee su morro es muy original y me encanta

  • Germán Medina Pérez

    Lo mejor de la categoría junto al Honda CR-V. No le consigo ninguna pega, me encanta. Lo único sería agregarle un techo solar-quemacoco. Manejé la versión anterior y me agradó mucho en todos los aspectos.

Fonts by Google Fonts. Icons by Fontello. Full Credits here »