Contacto: Kia Rio 2017

by Javier Costas on 8 febrero, 2017
Llega en primavera, pero ya lo hemos catado

Este año Kia actualiza el Picanto, renueva el Rio y estrena el Stinger. La marca surcoreana ha sabido resistir a la crisis no bajando su cifra de ventas en ningún año desde 2008 en Europa, y sigue creciendo. En nuestro país el resultado es similar, los coches son cada vez más atractivos para nuestros gustos, y se está notando. El Kia Rio es un modelo bastante global, pero se ha pensado con el europeo en mente. De hecho, es uno de los pocos coches del segmento B que no se fabrican aquí, viene de Corea.

La cuarta generación del Kia Rio adopta un diseño más atractivo, que adopta las proporciones que se están imponiendo: es más bajo, más ancho y más largo, y la distancia entre ruedas se ha elongado. El resultado es un coche más espacioso -de los mejores de su categoría-, con un maletero más grande y una sensación de conducción mejorada. Además, si se le mira con cuatro o cinco cubatas puede parecer un Clase A, al menos de perfil. Recuerda poderosamente al Auris (E150) con ese pilar C tan fuerte, aunque tiene menos presencia que el Rio anterior.

Todos los Rio tienen la parrilla superior tapada, así como paneles en los bajos para mejorar el Cx (0,316)

La tercera generación me la perdí, pero me acuerdo perfectamente el modelo de segunda generación. Entonces Kia aún se atrevía a traer versiones sedán a España, como con la primera generación. Esos modelos se han perdido, como lágrimas en la lluvia. El nuevo Rio es un coche mucho mejor colocado en su categoría, con argumentos de venta más sólidos. Existe una versión sedán pero no vamos a verla por aquí. Tampoco veremos un tres puertas, ya que la generación previa tenía solo un 10% de cuota y se ha descartado. Eso sí, veremos versiones más interesantes dentro de unos meses, eso sí, con cinco puertas.

Kia Rio

Kia ha querido darle un aspecto más robusto, de más calidad, de mayor presencia en la carretera. Diversos detalles dejan claro que ese esfuerzo se nota, como la carrocería un 30% más rigida al incrementarse a más del 50% la cantidad de aceros de muy alta resistencia. Hay que recordar que Kia pertenece al Grupo Hyundai, y entre otras cosas, tienen siderúrgicas, el acero se proporciona internamente. También se ha mejorado la insonorización en general, así como la calidad percibida. A la hora de rodar todo esto se nota.

Ese esfuerzo queda totalmente desmerecido con otros detalles. La guantera cae como un plomo, sobre todo si tiene los manuales de instrucciones en todos los idiomas europeos y de la Tierra Media, y hace daño si uno no está al loro, puse un tuit sobre eso (con vídeo). Los parasoles, al cerrarse, dan un golpe en el techo, muy Dacia todo. En el mismo coche el portagafas tiene apertura retardada y un hueco para colocar el móvil, con superficie de goma, que lo mantiene muy bien sujeto. ¿Quién lo entiende?

Dispone de 1.070 mm para las piernas, 1.375 mm para los hombros y 1.020 mm para la cabeza en las plazas delanteras. En las traseras estas cotas son de 850, 1.355 y 964 mm, respectivamente. Me parece muy habitable en general, si en las plazas delanteras no se echan los asientos a su posición más retrasada voy cómodo con una estatura totalmente media. En las plazas laterales se tiene una sujección aceptable, en la central no, pero esto es muy común, no un defecto de este modelo. Las plazas delanteras me parecieron estupendas.

Tiene una capacidad de maletero de 325 litros, es decir, 37 más que el modelo previo, aunque tiene un voladizo trasero más corto

Kia Rio

Hay dos tableros de instrumentos, dependiendo del acabado, el más simple parece diseñado hace 10 años, y el más moderno tiene una pantalla de 3,5 pulgadas con diversas informaciones, colores y animación. En este coche es un detalle a su favor, pero no es imprescindible que digamos. En el primer trayecto de prueba el maletero no cerró bien (hay que darle con un poco de ganas) y la advertencia de maletero abierto fue tan discreta que ni el primer conductor ni yo nos dimos cuenta en un buen rato. No había pitidos, pero sí una animación a la que no prestamos apenas atención.

¡Un detallazo lo del volante ajustable en altura y profundidad desde el modelo básico!

A partir de la versión intermedia tiene una pantalla táctil para el interfaz hombre-máquina (HMI) para gobernar el sistema de sonido, navegador y algunas aplicaciones integradas. El sistema requiere de una conexión WiFi para poder funcionar a tope, como obtener la localización de atascos en tiempo real o conocer la previsión del tiempo. Tendremos que compartir la conexión de datos del teléfono. Los que tengan un Android 5 (o superior) o un iPhone compatible con CarPlay, dispondrán de funciones adicionales. Así podrán usar algunas aplicaciones directamente con esa pantalla, y dejar el móvil fuera de la vista, para una mayor seguridad.

Este coche tiene un detalle tecnológico muy cachondo, y es que tiene un conector USB para las plazas traseras, solo para cargar. En un coche moderno eso es más importante que un cenicero, los tiempos cambian. Me gusta cómo se ha resuelto la orientación de los mandos, y que no haya que meter la mano dentro del aro del volante para tocar el ordenador de a bordo. Ergonómicamente me convence, es un coche cómodo y agradable de llevar, y con los mandos del volante muchas funciones no implican quitar las manos de donde deben estar. La pantalla táctil está muy bien ubicada, se nota que es un diseño moderno.

Kia Rio

En el mercado español los interiores van a ser o negros o negros/grises, es decir, tan tristes como siempre. En las unidades de prueba desplegadas en Portugal hubo algunos bitono con piel sintética, muy chulos, pero que no se ofrecerán en España. Es una pena, hay muchos modelos del segmento B que ofrecen un toque de alegría y colorido en los interiores, y aquí el Rio es demasiado racional. Por cierto, la palanca de cambios del gasolina básico tiene forma de pelota, me ha gustado más que el pomo de seis marchas, más cuadriculado.

Hay huecos por doquier para vaciarse los bolsillos. En las puertas delanteras caben bebidas de litro y medio, en las traseras de medio litro. Dispone de dos huecos para bebidas entre los asientos delanteros también. En la guantera hay un único compartimento, y aconsejo no colocar nada pesado para evitar una bajada violenta de la misma, no está retardada. Debajo del climatizador se puede acomodar el teléfono móvil de forma que no se vaya moviendo, cerca del cable para poder cargarlo.

La mayoría de los materiales son duros, es lo habitual del segmento, aunque empezamos a encontrar modelos en la competencia que colocan acolchados en las zonas más evidentes. Los ajustes parecen buenos y no hay defectos evidentes de terminación. Eso contrasta con que a veces las puertas o el maletero no terminan de cerrar con la fuerza habitual. De todas formas, la impresión general que da el Rio es buena, sobre todo si se mira hacia atrás. El Kia Rio de segunda generación me pareció más descolocado frente a lo que se ofrecía entonces.

Kia Rio

Comportamiento y tacto de conducción mejorados

Los ingenieros han echado horas para que el tacto de conducción sea más europeo, más preciso. Como la carrocería es más rígida, con especial atención al subchasis delantero, se ha reajustado la suspensión para ser más dócil. Ciertamente el Rio maniobra bien y rápido, comprobado en el paddock del Circuito de Estoril en recorridos de conos que hicimos a toda leche con un espacio mínimo. Por cierto, Pistonudos marcó el mejor tiempo en la prueba del circuito de habilidad con chut de balón gigante incluido, 32,3 segundos. En esa prueba comprobamos la maniobrabilidad y agilidad del coche.

Por cierto, sí, es muy ágil, pero la dirección me pareció muy blanda a baja velocidad, tanto, que en uno de los manotazos hice fuerza de más y me di un meneo en el testículo derecho. A velocidades superiores la dirección se endurece un poquito, aunque no me termina de convencer a baja velocidad. Eso sí, para aparcar es una ventaja evidente. Preferiría un botón que alterne la dureza, como el CITY de Fiat. El volante traza con precisión y no se tiene la sensación de ir aislado de la carretera, aunque puntualmente me dio esa sensación.

Tiene una suspensión cómoda y sujeta bien el coche cuando se conduce como una persona normal. Se acusa algo de balanceo cuando se rueda a cuchillo, pero hay que tener en cuenta que este coche se hace pensando en gustar a todo el mundo, ya que el segmento B abarca todos los grupos de edad, y no pretendían hacer un purasangre. Para lo que es un coche de este tipo me convence, va muy bien. La suspensión trasera es algo más seca que la delantera, pero eso es normal en coches con McPherson delantero y eje torsional trasero.

Kia Rio

Una de las pruebas de la zona de circuito incluyó una frenada de emergencia con esquiva. Me sorprendió el poco espacio que necesitó para frenar y la estabilidad en el busco giro, realizado a algo más de 70 km/h con tres personas a bordo. De hecho, frenó tan rápido que no llegué a pisar el pedal a fondo la primera vez. En una segunda repetición conseguí una detención más contundente, pero tuve que hacer más fuerza de la habitual al frenar. Creo que al servofreno le tendrían que poner unos cuantos newtons más de asistencia. En la realidad esto tiene que salir a la primera, no hay tiempo para prácticas.

El secreto de la suspensión del nuevo Rio incluyen columnas McPherson nuevas, eje torsional elevado, amortiguadores traseros verticales, y amortiguadores delanteros con válvulas lineales precargadas. Según el fabricante se mejora la respuesta de la dirección y el agrado de conducción sobre firme bacheado. En general el Rio es muy cómodo.

En cuanto al control de estabilidad, VSM en esta marca, funciona en tiempo y forma. No es un coche de reacciones extrañas, hace lo que se espera que tiene que hacer. Próximamente habrá una versión más deportiva, GT Line, con motor 1.0 T-GDi de 120 CV y una estética más agresiva. Desde luego la base está más que bien. Puede que no sea el más deportivo del segmento, pero atraerá a gente que antes no se planteaba comprarse un Kia.

Kia Rio

Así van sus motores

Motor 1.25 CVVT

El benjamín de la gama es un atmosférico de 1.248 cc, la misma cilindrada que los 1.3 MultiJet de Fiat (no tienen nada más en común) y de cuatro cilindros. Es un tipo de motor en extinción, pero que va a dar un buen servicio en el Kia Rio. Con 84 CV de potencia y un cambio de cinco velocidades tiene lo necesario para un coche de esta clase, prestaciones correctas, mantenimiento sencillo y consumos muy razonables.

De hecho, es el gasolina más recomendable de la gama a mi humilde modo de ver, ya que está perfectamente equilibrado, es silencioso y no vibra. Cuando se le sube de vueltas para tener más aceleración obviamente suena más, pero no es un sonido feo. Motor atmosférico implica usar la palanca de cambios con agilidad para tener la mejor respuesta, porque a bajas revoluciones aguanta pero acelera poco.

En el breve recorrido de prueba, con dos ocupantes y algunas rampas a 80-90 km/h, el Rio sube con ganas suficientes y si la quinta se le atraganta, se baja a cuarta y sube. Cuanto más rápido vayamos, mejor lo soporta, ya que el par máximo está a 4.000 revoluciones. Me parece muy destacable el hecho de que el consumo es muy contenido con este motor, mi compañero de pruebas y yo hicimos una media de solo 5,1 l/100 km de gasolina habiendo rodado al mismo ritmo que el tráfico lisboeta, y mentiríamos si dijésemos que no se llevó ningún acelerón.

Kia Rio

Motor 1.4 CRDi (90 CV)

¿Qué tal va el calderillo? Mucho mejor de lo esperado. Con un par máximo de 240 Nm entre 1.500 y 2.500 RPM, es un motor muy elástico que reduce mucho la necesidad del cambio de marchas, y response sorprendentemente bien en cualquier régimen de revoluciones. Aun saliendo desde poco más de 1.000, gana velocidad sin protestar, sin vibraciones molestas y sin ruido desagradable. Es más, me parece el motor más recomendable de toda la gama.

No solo se lo recomiendo a quienes busquen el consumo más bajo -pues sigue pidiendo menos que un gasolina- sino a los que quieran un motor con buena respuesta en general. En algunos modelos elegir gasolina o diésel es como rubia o morena, es decir, que es totalmente en función de gustos, sabiendo que una rubia no es per se mejor que una morena y viceversa. Quien dice rubia o morena también dice azul marino o negro, que nadie se sienta discriminado.

La versión de 77 CV de este motor tiene el mismo par máximo, pero turbo de geometría fija en vez de variable (WGT)

Conduje con este motor con tres adultos a bordo, poco habitual en una presentación, pero nos juntamos tres colegas que sintonizamos bien. Incluso con el incremento de peso el coche va como un tiro con 90 CV, y permite hasta divertirse en tramos de curvas -como uno de rally local- sin tener la sensación constante de que el motor se queda muerto. Aquí no puedo hablar de consumos, porque le dimos tanta zapatilla que la media subió de 6,5 l/100 km y eso no es nada representativo. Eso sí, puedo deciros que conduciendo con suavidad saqué 3,8 l/100 km sin dificultad alguna.

Kia Rio

Motor 1.0 T-GDI (100 CV)

Por último, el tricilíndrico de nueva generación. Tuve el primer contacto con esta familia de motores de nuevo desarrollo en el Kia cee’d y debo recordar que no me convenció en absoluto. Me pareció poco elástico y con un consumo muy variable al uso. En el Rio pienso lo mismo. Las marchas son más largas que una década sin tener sexo, baste mencionar que la segunda corta a casi 110 km/h, y que las tercera, cuarta y quinta pueden dejarnos vendidos como no cambiemos rápidamente. Al igual que el 1.25, el cambio es de cinco marchas. El año que viene estará disponible un automático con doble embrague robotizado.

A bajas revoluciones este motor se ahoga, algo obvio si consideramos su baja cilindrada. Le pasa lo mismo al EcoBoost de Ford, solo que la versión de 140 CV salva la situación a base de soplar más la turbina. Se siente cómodo a mayores revoluciones. Los 1.0 tricilíndricos de Volkswagen (1.0 TSI) y de Opel (1.0 SIDI) me han parecido mucho más satisfactorios en elasticidad, y por qué no decirlo, en agrado de uso. Este es el típico tricilíndrico que vibra, traslada las vibraciones al interior y reduce la calidad percibida del coche entero. Ya le gustaría ser tan refinado como el diésel. Además, tiene el problema de que apenas retiene cuesta abajo, por lo que hay que utilizar los frenos con mayor frecuencia, ¡incluso en segunda puede embalarse a poca velocidad!

Gastó entre 7 y 9 l/100 km (peor caso), eso un atmosférico lo puede mejorar con mucha facilidad

Lo siento, no me gusta. Es más, considero un error por parte de Kia no ofrecer el 1.4 CVVT atmosférico de la misma potencia -en el cee’d sí se ofrecen ambos motores- ya que el tetracilíndrico es más agradable de usar, vibra mucho menos y en ciertas circunstancias me juego el pellejo a que gasta menos gasolina. Eso sí, este motor homologa menos CO2, así que el debate se termina aquí. En el papel es un motor que conviene vender porque beneficia al fabricante. Al medio ambiente desde luego no, el CO2 no lo baja, pero la emisión de partículas sube tela, ya que no le han puesto filtro a pesar de tenerlo desarrollado, para Euro 6b no hace falta. Inyección directa, turbo y baja cilindrada es una combinación fatal para calidad del escape.

Kia Rio

Gama española

Hasta abril no va a llegar a los concesionarios, pero podemos dar precios. La gama arranca con el 1.25 Concept, 10.909 euros con un descuento promocional de 2.300 euros y una rebaja de 750 euros a cambio de financiar (que es una reducción de intereses encubierta). Tres niveles de acabado: Concept, Drive y Tech, asociados a todos los motores, con la única excepción del acabado superior para el diésel de 77 CV. El motor 1.4 CVVT no se ofrece en España, tampoco carrocería sedán. No hay automáticos. El más caro sale a 16.209 euros (1.4 CRDi 90 Tech), en las mismas condiciones de descuento promocional y financiación.

En el acabado Concept se cuenta con neumáticos de 15″ con llantas de aleación (el 1.25 va con tapacubos), rueda de repuesto temporal, sensor de luces, sistemas básicos de seguridad, conectividad básica (Bluetooth, auxiliar y USB), aire acondicionado, retrovisores exteriores eléctricos, volante ajustable en profundidad y altura, y asiento del conductor regulable en altura. Los 1.0 T-GDI y los 1.4 CRDi añaden, además, las luces diurnas de LED y los faros antiniebla delanteros.

El Rio está disponible en ocho colores muy habituales de ver

En el escalón siguiente, Drive, la parrilla tiene un borde cromado, y los retrovisores y tiradores de puertas van en color de carrocería. En el interior encontraremos sensor de lluvia, sensores de aparcamiento, elevalunas eléctricos atrás, climatizador automático, volante y pomo del cambio con piel, cargador USB trasero, conectividad para smartphones (Android Auto y Apple CarPlay), cámara de aparcamiento trasera, servicios conectados TomTom (7 años), navegador con pantalla de 7″ y retrovisores exteriores plegables eléctricamente con intermitente integrado.

Kia Rio

Por último, los Tech completan la dotación con neumáticos de 17″ con llanta de aleación, red de sujección en el maletero, tablero de instrumentos con pantalla TFT de 3,5″, lunas tintadas, ópticas traseras LED, retrovisor antideslumbrante automático y los sistemas de mantenimiento de carril y asistente de frenada de emergencia con detección de peatones. Más adelante estará disponible el aviso de tráfico transversal trasero (RCTA) y el aviso de vehículos en ángulo muerto (BSM).

El Kia Rio tiene siete años de garantía o 150.000 kilómetros, y el fabricante asegura que hace honor a esa garantía incluso si el cliente nunca pisa un servicio oficial. Eso sí, el taller de turno tendrá que seguir todos los procedimientos de la marca -no necesita el mecánico una formación específica- en tiempo y plazo. Siempre había creído que esa garantía casaba al cliente con Kia durante siete años, pero no, la legislación europea les obliga aunque sea una garantía por encima de lo que exige la ley.

Mientras no lleguen los nuevos Rio, Kia tiene stocks suficientes del modelo saliente para atender la demanda.

  • Marcos Truchado

    Pues si el 1.4 CRDi es lo mejor que pueden ofrecer… triste, ¿no?. En un segmento en donde los diésel tienden a desaparecer kia no es capaz de ofrecer ni un solo gasolina decente, da mucho para hablar y no precisamente bueno. ¿entre 7 y 9 l/100 en conducción real la versión en gasolina? gracias pero no, me voy a por el 2 de mazda y su 1.5 o a suzuki a por el baleno shvs

    • http://www.javiercostas.com/ Javier Costas Franco

      El 1.25 también es un motor “decente”, anda lo que tiene que andar un motor con esa potencia. El 1.0 TGI es muy sensible al uso, no es un buen motor, pero los atmosféricos sí lo son.

      • Marcos Truchado

        El 1.25 es el motor de acceso por lo que cuentas, lleva hasta tapacubos de serie. Me pregunto si no es más que un gancho comercial para ofrecer un “modelo desde”, seguro que dicho modelo al que me refiero es el 1.25 con acabado concept. Habría que ver a la hora de la verdad su disponibilidad, que debe ser muy limitada por no decir inexistente, y visto así ¿por qué complicarme la vida cuando los 2 que he mencionado antes tienen ya de por si un motor resultón con un nivel de acabo acorde a nuestros tiempos?, he leído varias pruebas del Rio de la generación anterior, y todos lo criticaban por el motor, este veo que va por el mismo camino… y en serio, es una pena, porque los chicos de Frankfurt (cerca de la sala de exposiciones donde se celebra el IAA es donde Kia tiene su estudio de diseño) se están currando unos diseños muy buenos, pero las mecánicas lamentablemente no acompañan.

        • http://www.javiercostas.com/ Javier Costas Franco

          Es el motor de acceso en gasolina, el diésel de 77 CV tiene menos potencia. Los tapacubos son exclusivos de los Concept para lijar el precio un poco más, pero puede optar al nivel intermedio y alto de equipamiento sin ninguna diferencia respecto a motores superiores. Nos estamos volviendo locos con el tema de la potencia. Para el día a día no hace falta tanto motor, sobre todo si no se va a pasar de 4.000 RPM. Para ir con mucha prisa va muy justo, sí, pero ya va mejor que por ejemplo el Polo 1.0 MPI de 75 CV. Y ojo, que con esos caballos se puede ir a 140 y tener un susto con Pegasus, simplemente hay que saber usar el cambio de marchas.

          • Marcos Truchado

            No me obsesiono con la potencia sino por el cómo va. Mi anterior coche fue un colt 1.3. Descarté el 1.5 por considerarlo demasiado para lo que quería, y el 1.1 por ser tricilíndrico y no ir ni de lejos tan fino como el 1.3. Al final probé toda la gama, desde el 1.1 con el que hice la prueba antes de comprarlo junto al 1.3 hasta el 1.5 que me lo dieron un día como vehículo de sustitución cuando dejé el mío pasando la revisión. También, y lo he reiterado varias veces por aquí, soy de los que se quedan con el mx-5 con el motor pequeño antes que con el grande, porque me gusta más el “cómo va” al “cuánto tira”. Lo que estoy poniendo en énfasis es que Kia lo ha vuelto a hacer con el rio, ha vuelto a tener una gama interesante, un diseño bonito (aunque hay cosas que reprochar como esas llantas opcionales de 17″ que no pintan nada en ese segmento, pero como son opcionales, a quien le guste que lo ponga) pero una mala elección en cuanto a motores. Primero tenemos un diésel en una categoría donde casi no interesan, luego un gasolina que en un tamaño del río gasta entre 7 y 9 litros en conducción normal (!!!) y luego un 1.25 que por lo que leo en tus impresiones me dan ganas de ir a rescatar mi colt 1.3 antiguo allá donde esté. Estamos en un mercado con amplias opciones, y ante lo que veo, lo siento de veras kia, me quedo antes con el baleno, el yaris que tienen mis padres (que por cierto se acaba de renovar) pero sobre todo con el 2 de mazda.

            Nos vemos en la próxima generación.

          • http://www.javiercostas.com/ Javier Costas Franco

            Pues no sé si me has entendido bien, porque he dicho que el 1.25 va como tiene que ir un motor de la misma potencia en un coche de esta categoría, y con eso no quiero decir que vaya mal ni que sea un cepo. El Mazda2 1.5 75 CV es ligeramente más rápido, cosas de más cilindrada, pero al Yaris 70 le pega una paliza. Volvemos a lo de siempre, motor atmosférico implica usar adecuadamente el cambio de marchas, y esos modelos que te he mencionado son atmosféricos también.

            Es el 1.0 T-GDi el que tiene una entrega potencia irregular, marchas demasiado largas y un consumo impropio de las bondades mecánicas de un motor nuevo.

            En cuanto a lo de las llantas, los fabricantes -no solamente Kia- tienen de lo suyo, pero los clientes son igualmente culpables porque es lo que acaban eligiendo. No mates el diésel en el segmento B todavía, en el caso del Rio aún cubre la cuarta parte de las ventas.

          • Antonio Merino Barriento

            es una pena que aquí en españa no traigan el 1.4 cvvt manual, yo personalmente lo prefiero a los 1.0 tricilindricos turbo, en el ceed aun lo ofrecen aunque para un segmento c no sea tan recomendable como para este segmento donde los coches pesan menos

          • Marcos Truchado

            Y ahora lo que me faltaba por ver, estoy mirando el configurador en Alemania, puedes acceder aquí:

            http://www.kia.com/de/modelle/rio/konfigurator/#

            El 1.4CVVT (99cv) se vende en exclusiva con el acabado platinum que trae si o si las llantas de 17″, vamos, el motor más interesante que tiene lo echan a perder con una montura que no le va nada.

            Como curiosidad, en el mercado Alemán el diésel no aparece.

  • Niccok

    Bonito. a ver cuando saquen un gasolina algo mas prestacional.

  • Smat

    Tengo la sensación de que el grupo hyundai-kia está haciendo coches muy competentes en todos los frentes pero que en motorizaciones no acaban de estar a la altura del resto del coche, en este kia, por ejemplo, el coche es uno de esos utililitarios que bien sirve para uso unico (por dinamica, amplitud…) pero resulta que el motor mas interesante es el gasolina basico que solo servirá para uso urbano de segundo coche y cuando veo el nuevo i30 pienso igual, sólo ofrecen gama baja y media-baja, teniendo en cuenta lo que han subido los precios deberían desarrollar motores más interesantes y cubrir mayor rango de potencia.

    • http://www.javiercostas.com/ Javier Costas Franco

      Vale para mucho más que “uso urbano de segundo coche”. No hay que ir a todas parte atiborrados de potencia que no necesitamos. El conductor típico de este tipo de coches tiene de sobra con 84 CV, tiene para ir a cualquier ritmo legal y que le pongan una multa por pasarse. Kia es una marca que ataca por calidad/precio con el Rio, su posicionamiento es coherente.

      • Smat

        Efectivamente kia se posiciona en el mercado buscando calidad/precio y para ello uno puede ajustar mas el precio prescindiendo de versiones minoritarias, de acuerdo, pero lo cierto es que en precio de kia está en línea con cualquier generalista europeo y éstos ofrecen por lo general una gama con motores que cubren un abanico más amplio y como bien señalas en el artículo el segmento B se dirige a un público muy diverso.

  • Oliver

    ¡Qué cosas! Dos reportajes casi al unísono sobre un Kia que parece un Toyota (discreción, tratar de gustar a todo el mundo, seriedad, buenas calidades) y sobe un Toyota que parece un Kia (estética estrafalaria llena de cosas raras, un Yaris muy estilo China).

  • Jose Escanilla

    En general parece un buen coche, y más sabiendo lo bien que salen los coches del grupo. No es ninguna alegría estética, pero yo casi prefiero eso a los diseños estrafalarios. En cuanto a los motores, efectivamente es una pena que no se utilice el 1.4 atmosférico, creo que son los motores perfectos para este tipo de coches. Y entiendo perfectamente que no desarrollen motores más potentes; al final los que se venden son los que son (90-100CV), dado que motores más grandes harían que el precio se vaya a niveles de compacto y ante eso, salvo en casos como el Polo o versiones claramente deportivas de Fiesta o Ibiza, el cliente opta por el burro grande (que además anda)

  • Tomás

    Después de leer varios comentarios sin sentido acerca del motor 1.2 del Rio, expongo mis experiencias como propietario de uno (Rio 1.2 3ra generación (UB) acabado de entrada). Mi trayecto diario se compone de unos 85Km por sentido de los cuales, unos 20Km son con limites de 80Km/h, 4Km 50Km/h, y el resto es carretera de120-130Km/h. El consumo ronda entre 5.5L y 6L a los 100Km no teniendo muchas consideraciones con el acelerador y con atascos en la carretera (modo estacionamiento, y 20-40Km/h). El auto lo he manejado en Alemania, con 4 ocupantes (peso completo) y maletero a tope, a 150-160Km/h y todo bien. Obvio que debido a su potencia no tiene buenas recuperaciones, no se trae un 6 cilindros!. La tapa de la guantera si baja lentamente, no de golpe. las viceras o parasoles si cierran de golpe. El auto me parece igual o más espacioso que un Seat Leon, solo que el Leon tiene mas area de carga. Me tocó manejar un VW Polo de alquiler en Islandia por más de una semana y no cambio al Rio por el Polo (muy reducido el espacio para los ocupantes y el motor sin fuerza). En dicho Polo no se notaba el cache del que tanto se habla, tal vez porque era de gama baja. Si lo comparo contra un clio 1.2 2008. El clio es mas pesado, mas gastalon, y mas “burro” con sus 75CV. Los únicos problemas que tengo con el auto son: es muy bajo (pega la fascia delantera en las banquetas, y el auto en los topes/badenes cuando va cargado), y el costo de las bujias en el concesionario ca. 150eur a los 60 mil Km, debido a que son de iridio (aunque se supone que dichas bujías aguantan unos 80 mil Km). Mi experiencia y mi humilde opinion. Por ultimo, muchos se quejan de marquitis, pero no han probado el auto y ya estan despotricando…

  • Abes

    Me llama la atención q se critique tanto al 1.0 ecoboost siendo el motor de esa cilindrada más premiado y de manera consecutiva. Y se alabe tanto al 1.0 de VAG… 😐

    • http://www.javiercostas.com/ Javier Costas Franco

      Abes, si te soy sincero, esos premios no tienen por qué significar nada, como coches del año. Son noticia, sí, pero no establecen de forma rotunda la superioridad de un coche, sino el consenso de jueces (que son periodistas de motor). Ten en cuenta que el 1.0 TSI no había salido todavía, el EcoBoost tiene ya unos añitos. Aplicando tu razonamiento, fíjate quién se ha hinchado a ganar entre 1 y 1,5 litros: 1.4 TSI ganó de 2006 a 2014.

      • Abes

        Es cierto Javier! Gracias x la rta! 🤙

Fonts by Google Fonts. Icons by Fontello. Full Credits here »