Andrea Lattanzio, alias Norton74, es un crack del Lego

by Guille on 13 mayo, 2015
Sus Volkswagen y su Hot Rod te dejarán sin palabras

Andrea es un italiano peculiar. Diseñador de profesión, regenta una tienda de scooters donde vende Vespas customizadas y también se dedica a montar bicicletas hechas al gusto del cliente, todo con un regusto retro encantador.

Pero no es esa su única afición. Como tantos otros locos del diseño, Lego es para él otra válvula de escape. Lattanzio, bajo su alias de Norton74, se ha ido ganando un sitio entre los creadores más famosillos de la escena de los bloques de plástico dedicados al mundo del motor, gracias a una colección de Volkswagen Camper, y también a su reciente Hot Rod Ford.

Lattanzio venía de montar una colección de cabezas tractoras bastante impresionante, pero fue el lanzamiento de la Volkswagen T1 lo que realmente alimentó su creatividad. A partir del kit original de Lego, ensambló una T1 “pick up” con cama de carga plana y una curiosa lona azul, dedicada a “mantenimiento de carreteras”.

14051817491_2d61fbc309_o

Tras montar semejante cucada, Andrea se dedicó a crear un taller a la misma escala para poder acoger a la Volkswagen. Se trató de un detalladísimo taller, con herramientas, con un soldador de acetileno, con un polipasto para sacar el motor, con luminarias colgadas del techo… Toda una obra de arte.

13946184350_ece445baa5_o

Tras el taller, llegó el desarrollo de una nueva Volkswagen. En este caso, Norton74 pasó a crear una T2 azul, también de cama de carga descubierta, con un aspecto algo más “racing”, con faros auxiliares y un toque surfero aplicado a base de una tabla.

14000128667_e574b589ff_o

La penúltima iteración del concepto de las Volkswagen le llevó a recrear una peculiar T2 creada por Volkswagen a petición de la ÖAMTC, la asociación de automovilistas de Austria, equipada con sendas orugas, y transformada en una suerte de furgoneta de fiestas poco después, con baffles y una mesa de mezclas.

15450848975_5591c1409d_o

La trilogía de las Volkswagen la concluyó esta semana pasada con el desarrollo de una graciosa carrocería pulida sin montar de otra T2, que aposentada en el taller invita a soñar con la restauración típica que hoy en día se les da a estos apreciados mitos de las cuatro ruedas.

Pero no todo iban a ser Volkswagens. Andrea también se ha ganado su momento de fama últimamente con un precioso Hot Rod Ford T de 1923. Creado originalmente en rojo, fue tal su atractivo que la tienda especializada en motos preparadas Deus Ex Machinna le encargó una variante en azul, con sus logos, que está expuesta en su tienda, y corona este reportaje.

16658155396_88a6978456_o

  • Daniel Aguilar

    el hot rod es una pasada

  • Ander Arribillaga

    qué nivel

Fonts by Google Fonts. Icons by Fontello. Full Credits here »